‘Guerra verbal’ entre Farc y Gobierno enmarca al proceso de paz

‘Guerra verbal’ entre Farc y Gobierno enmarca al proceso de paz

Marzo 29, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Bogotá.

Pese a la ‘guerra verbal’ que enmarca al proceso de paz en La Habana, analistas insisten en que los diálogos no tienen reversa.

El proceso de paz de La Habana volvió a ser comidilla de la opinión pública debido a que, mientras el Gobierno y las Farc mantienen su hermetismo en la mesa, la ‘guerra verbal’ desató una nueva polémica sobre la suerte de estos acercamientos.Precisamente, la semana que termina fue enmarcada por enfrentamientos entre algunos negociadores de las Farc con sectores del Gobierno, que pusieron a pensar que el proceso podría estar pasando por un mal momento.Un primer episodio fue el que protagonizaron el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, y las Farc, debido a que el primero le solicitó a los negociadores de la subversión que entregaran a los guerrilleros responsables de la muerte de dos policías en Tumaco como un gesto de verdadera voluntad de paz.A esto, el jefe de la guerrilla Rodrigo Londoño Echeverri, alias ‘Timochenko’ se negó y dijo que la muerte de los uniformados era consecuencia del “conflicto armado”.De inmediato el ministro Pinzón reaccionó y calificó a la guerrilla de “cínica y mentirosa”.También ha sido muy cuestionado el ataque de la guerrilla a la estación de Policía de Toribío (Cauca), en donde los enfrentamientos se prolongaron por más de tres días; así como la detonación de un artefacto explosivo que había sido instalado en un bus intermunicipal y estacionado frente a la estación de policía de Valle de Toledo, en el norte de Antioquia.Estos hechos fueron condenados por las autoridades que cuestionaron el accionar de la guerrilla, de la que dijeron volvieron a poner en riesgo a la población civil.Pero los rifirrafes no se quedaron en este escenario, ya que también se trasladaron a lo político.No obstante y ante estos eventos, algunos sectores llegaron a especular que el proceso de paz de La Habana podría estar corriendo algún riesgo.Sin embargo, analistas consideraron que es apenas natural que en unas negociaciones de este tipo se presenten enfrentamientos, pero recalcaron que ven las negociaciones muy sólidas.En una primera instancia, el exmagistrado de la Corte Constitucional, Eduardo Cifuentes dijo que el Gobierno ha respondido con el propósito de buscar la paz y “se le abona tomar la determinación que un conflicto no pueda terminar en un baño de sangre”.Anotó que este proceso, a diferencia de los anteriores, tiene “mucha resonancia, incluso todos los candidatos presidenciales, exceptuando a Óscar Iván Zuluaga, ven la necesidad del proceso y garantizan su continuidad”.Por ello, agregó que lo que se observa “es una solidez del proceso que, además, está garantizada y no es un barco que amenace con hundirse”.Por su parte, el analista John Mario González aseguró que “veo una paradoja, pero no representa riesgo” y explicó que “se observa poco entusiasmo en la opinión pública por el proceso, pero al tiempo se advierten gestos de las Farc de querer llegar al fin del conflicto como el reconocimiento de atentados y las disculpas que han ofrecido. Esos son hechos históricos, nunca había ocurrido”.Sustentó la tesis anterior argumentando que “son rifirrafes normales y tanto guerrilla como Gobierno tomaron la decisión de dialogar en medio del conflicto armado, por lo que los atentados de las Farc y los golpes del Gobierno son producto de ese acuerdo”.Consideró que en el momento en que haya un acuerdo consolidado “va a cambiar la percepción de la opinión y comenzará el reto del posconflicto”.A su turno, el también analista Ancizar Marroquín observó que el proceso de paz “está blindado por parte del Gobierno y la guerrilla”.“Lo importante es que Gobierno y Farc distingan lo que se conversa en la mesa y lo que se dice fuera de ella, a fin de mantener intactos los acuerdos que se logren”, dijo Marroquín.Sobre los enfrentamientos verbales, el analista comentó que “en las técnicas de negociación se habla de la ley perversa, que consiste en que una de las partes sale a combatir fuerzas externas, con el propósito de desestabilizar y, de paso, ajustar y apretar los acuerdos”.El excontralor Carlos Ossa enfocó su punto de vista en la apuesta que hizo el presidente Juan Manuel Santos, de la que advirtió el Jefe de Estado “se jugó esta carta convencido de que las circunstancias eran propicias y con toda la información que tiene dio el paso, es decir que no está improvisando en materia de paz”.Ossa añadió además que “siempre he sido optimista en este proceso de paz y realmente, dentro de las dificultades que se han presentado, creo que los avances siempre han sido significativos para el país”.Puja políticaEn la conmemoración del sexto aniversario de la muerte de Manuel Marulanda, alias ‘Tirofijo’, los voceros de las Farc criticaron al expresidente Andrés Pastrana del que dijeron que “solo tenía en mente ganar tiempo para fortalecer su maquinaria de guerra” mientras se dialogaba en el Caguán.Pastrana ripostó y dijo que él le dijo siempre a ‘Tirofijo’ que iba a fortalecer al Ejército y añadió que “le advertí, a quien doblegaba militarmente al gobierno, de la inminencia de las Fuerzas Armadas y Policía más poderosas de nuestra historia a la vez que le tendía el ramo de olivo de la paz”.Estas aseveraciones fueron refutadas por las Farc.Jorge Torres Victoria, alias ‘Pablo Catatumbo’ respondió afirmando que Pastrana “es un hombre que respira por la herida”, puesto que “pudo haber concretado la paz con las Farc, de no ser por sus incumplimientos en el proceso”.En esta polémica surgió un comentario, vía Twitter, del expresidente Ernesto Samper, quien en tono irónico escribió: “Oyendo a Andrés Pastrana decir que el proceso de paz va mal, recuerdo lo que decíamos en el colegio: El que primero lo huele, debajo lo tiene”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad