Guardia indígena entrega a policías retenidos en resguardo del Cauca

Guardia indígena entrega a policías retenidos en resguardo del Cauca

Noviembre 25, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa
Guardia indígena entrega a policías retenidos en resguardo del Cauca

Los policías fueron entregados a una comisión humanitaria después de una asamblea en el resguardo.

La comunidad indígena retuvo a los policías por hacer patrullajes en un resguardo, sin ofrecer explicación oportuna. Personería de Caloto participó de la entrega.

A disposición de una comisión humanitaria quedaron los policías Jhon Berlin Gómez Ocampo, Giovanni Bautista Calderón y un civil, quienes permanecían bajo custodia de la comunidad indígena del Resguardo de Huellas, del municipio de Caloto, luego de ser sorprendidos movilizándose, en una camioneta, por el territorio de dicha comunidad nativa. La entrega se realizó el jueves luego que los indígenas celebraran una asamblea, donde se tomaron una serie de disposiciones que, en criterio de esta comunidad, apuntan a responder la pregunta sobre qué realizaban los uniformados y el civil en la vereda Los Chorrillos en la noche del pasado martes, momentos en que fueron detenidos por la guardia indígena tras el llamado de auxilio de los pobladores de dicha localidad. “Estas decisiones de mi comunidad son la respuesta a la ola de violencia que se registra, no solo contra nosotros, sino también la que padecen los amigos campesinos, se han presentado muchos homicidios en la zona rural de Caloto entonces sorprender a esta gente, con armas y con prendas de la fuerza pública, no deja de ser un peligro para nosotros por eso se procedió según nuestra costumbre, que fue destruir los elementos que ellos portaban y salvaguardar a los dos policías y el civil para luego entregárselos a la Defensoría del Pueblo y a la Personería”, explicó el gobernador del Resguardo de Huellas, Nelson Pacué. Esta misma versión fue entregada por el personero de Caloto, Luis Arturo Moreno, quien indicó que los dos policías y el civil se encuentran en excelentes condiciones físicas, a pesar de permanecer largo tiempo incomunicados con sus familiares y de no tener contacto con los representantes del Ministerio Público y de la Defensoría del Pueblo hasta el momento de su entrega, registrada en la finca La Emperatriz. “Después de una larga asamblea, ya los dos policías y el ciudadano están en el casco urbano de Caloto luego que las autoridades indígenas facilitaran su entrega, tras tomar una serie de decisiones entorno a los elementos encontrados al interior de la camioneta donde se transportaban a estas tres personas. Una de esas determinaciones fue quemar las chaquetas, las gorras, los cargadores de celular, de computador, la ropa de mujer, 350 mil en efectivo, un machete, una loción, la munición, dos armas de fuego, entre otros elementos que los nativos encontraron en el vehículo”, explicó el personero de Caloto, quien no compartió la decisión de destruir las dos armas de fuego ya que considera que eran bienes del Estado y que no era competencia de las autoridades nativas tomar esta determinación. Sin embargo, el representante del Ministerio Público agregó que por fortuna se acordó que sea la Fiscalía General de la Nación la encargada de establecer, con más detalle, las razones que tenían los uniformados y el ciudadano en permanecer en los territorio indígena, disposición que nació de parte de los autoridades del Resguardo Huellas, al punto que exigieron un plazo de dos meses para tener los resultados de dichas averiguaciones. “Las pesquisas que adelante la Fiscalía serán acompañadas por nosotros para darle más trasparencia a este proceso, porque no vamos a permitir que gente armada venga a nuestros territorios para matar comuneros. Algunos elementos, como agendas, carnés, documentos y la camioneta quedaron como elementos para facilitar la labor investigativa. Si se comprueba de que ellos no son policías, o en el peor de los casos, que no estaban en sus labores como funcionarios de la Policía, exigiremos que el caso sea regresado a la jurisdicción especial indígena para actuar según nuestras costumbres”, acotó el gobernador del Resguardo de Huellas. Hay que recordar que Jhon Berlin Gómez Ocampo, Giovanni Bautista Calderón y el civil, el primero intendente y el segundo patrullero, están adscritos a la Unidad Antinarcóticos de la Policía Nacional. Mientras que del civil nunca se conoció su identidad porque los comuneros verificaron que no portaba documentación. En su momento, fuentes de la Policía indicaron a Colprensa que los dos funcionarios adelantaban labores de inteligencia en este punto de la zona rural de Caloto, en compañía del civil, labores que no solo desempeñan en el Cauca, sino en Valle y Nariño, ya que la misión de ambos es detectar rutas que usan los narcotraficantes para el transporte de sustancias ilícitas. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad