Golpe a las Farc no fue fortuito, sino sistemático: analistas

Septiembre 23, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Analistas coincidieron en que el presidente Juan Manuel Santos aclaró todas las dudas que se habían cernido sobre la continuidad o no de la política de seguridad democrática del actual mandato.

La muerte en combate del cabecilla de las Farc Jorge Briceño, alias Mono Jojoy, representa el mayor golpe militar del actual Gobierno en contra de esa estructura subversiva y abre el camino para que el Ejecutivo explore caminos de diálogo con ese grupo armado ilegal.Así consideraron expertos consultados por este diario, quienes coincidieron en que el hecho de ayer es, sin duda, un éxito para el presidente Juan Manuel Santos, que aclaró todas las dudas que se habían cernido sobre la continuidad o no de la política de seguridad democrática del actual mandato.El ex ministro de Defensa y jefe del Partido Liberal, Rafael Pardo, calificó el hecho como “supremamente importante para el país”, al considerar que no fue un hecho fortuito sino “una operación bien realizada, que no es casual, es sistemática”.Para Pardo es evidente que “es la continuación de la Seguridad Democrática” y enfatizó en la necesidad de “darle un reconocimiento al Gobierno y a la Fuerza Pública”.Insistió en que el Ejecutivo “debe mantener esa política”, toda vez que lo de ayer significó que “la guerrilla en lo militar está golpeada, en lo político es inexistente y cuenta con el rechazo social de los colombianos”.“Es una conquista militar”A su turno, el ex comisionado de Paz, Daniel García-Peña, el hecho de ayer “es el golpe más fuerte para las Farc, superando incluso lo de ‘Raúl Reyes’ y la misma operación Jaque”.Sustentó que “primero es una conquista militar y, segundo, por el símbolo que significaba militarmente el ‘Mono Jojoy’ y su muerte en combate”.García-Peña consideró que el presidente Santos demostró que “puede superar los logros de su antecesor (Álvaro Uribe)”, por lo que cree que “esto, sin duda, lo fortalece”.Consideró que el golpe militar puede ser un paso para las eventuales negociaciones, porque “el presidente Santos tiene una agenda ambiciosa de proyectos, como el de tierras, que son elementos que podrían generar una negociación”.“Es una ofensiva de tiempo atrás”El politólogo Alejo Vargas tiene dos visiones de los hechos.En una primera instancia, Vargas reconoció que “es un gran éxito, representa un gran golpe y demuestra que es una ofensiva que viene de tiempo atrás”. Además, aseguró que el Gobierno “dejó claro que se trata de una política que está a todo vapor y que demostró en el mediano plazo resultados concretos”.No obstante, hizo un llamado a la prudencia, en la medida en que cree que “a pesar que es una victoria importante, el Gobierno debe tener cuidado con los triunfalismos y no entrar al escenario de posiciones de que la guerrilla está ad portas de su derrota. Falta mucho para eso”.Vargas sostuvo que, indudablemente, “para las Farc es un golpe muy duro y ya es historia, mucho más que ‘Reyes’, porque ‘Jojoy’ era un símbolo subversivo y eso puede afectar las bases de la guerrilla”.El politólogo insistió en que “el Gobierno debe mantener la ofensiva y, al tiempo, como lo ha manifestado el presidente Santos, mantener la vía del diálogo, pero solamente con gestos unilaterales de la guerrilla como la liberación de la totalidad de los secuestrados”.Un Gobierno con capacidadEl analista León Valencia insistió en que los hechos de ayer dejaron en evidencia que el actual Gobierno tiene las capacidades para mantener la política de seguridad democrática. “Creo que se rompió con lo que se venía diciendo de que la seguridad democrática sólo funcionaba con Uribe y que por eso había que reelegirlo”, dijo.Vargas reconoció que “Santos demostró que la persecución dio resultados y aclaró cualquier duda de que este gobierno había bajado la guardia”.Para el analista, los hechos demostraron que el Gobierno, que aún no cumple sus primeros cien días en el poder, ya empezó a generar “confianza”, lo que determinará resultados positivos en la consecución y adelanto de las políticas que se ha trazado.Al hacer referencia a los riesgos del triunfalismo que puede surgir con el golpe propinado ayer a las Farc, Valencia enfatizó que “es un peligro y el Gobierno lo sabe, eso es un buen indicio”. Al retomar el tema de la confianza, el analista insistió en que con ésta “el Ejecutivo tiene un campo de maniobra en lo ofensivo y en el escenario del diálogo, ya que demostró, incluso, a la opinión pública que una eventual negociación no significa debilidad por parte del Estado”.Otros sectores consideraron que el golpe a las Farc debe ser el principio del Gobierno por hacerle entender a la guerrilla que pueden ser derrotados militarmente, en la medida en que ya se han dado duros golpes que han minimizado a este grupo subversivo.Los analistas consideran que el Gobierno debe trabajar en doble vía, toda vez que no puede quedarse en el escenario militar sino que debe buscar la salida negociada para acabar con la guerrilla más antigua del continente.En el Gobierno, según fuentes, la orden es de prudencia, en la medida en que los ojos del mundo están puestos en el país y, de acuerdo con lo conocido, todo el manejo sólo estará en manos del Ejecutivo.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad