Gobierno espera alcanzar acuerdo con los campesinos del Catatumbo este viernes

Gobierno espera alcanzar acuerdo con los campesinos del Catatumbo este viernes

Junio 28, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AP
Gobierno espera alcanzar acuerdo con los campesinos del Catatumbo este viernes

Manifestantes en Bogotá apoyan las protestas en el Catatumbo.

Según informaron líderes campesinos del Catatumbo, representantes del Gobierno no han oído sus propuestas para detener los disturbios.

Luis Eduardo Garzón, Alto Consejero para Diálogos Sociales, y parte de la comisión enviada por el Gobierno Nacional llegaron con nuevas energías para reanudar las mesas de trabajo en Tibú, con los campesinos de El Catatumbo y con la firme intención de lograr este viernes un acuerdo para acabar con las protestas. La idea es que analizarán punto por punto para buscar un acuerdo y por ello fue invitado a la mesa el ministro del Interior, Fernando Carrillo, quien se unió a las conversaciones. Los representantes de los campesinos también están optimistas por estos diálogos y quedaron sorprendidos al ver que el ministro del Interior, Fernando Carrillo, llegó al colegio Francisco José de Caldas. Por su parte Carrillo, al entrar a la institución educativa de Tibú, señaló que su presencia es para que se den cuenta que el presidente Juan Manuel Santos quiere llegar a un acuerdo rápido. "La situación de El Catatumbo ha tomado unas connotaciones graves y no podemos dejar que siga avanzando y por eso es que estoy yo acá", sostuvo el jefe de la cartera del Interior. "La expectativa es que se logre algunos acuerdos, que sean la base para llegar a un acuerdo final" y se levante la protesta, dijo en diálogo telefónico monseñor Omar Alberto Sánchez, obispo de Tibú, localidad del departamento de Norte de Santander, a unos 380 kilómetros al noreste de Bogotá. Sánchez, quien es uno de los garantes de los diálogos que se desarrollan en Tibú, agregó que con acuerdos parciales se puede, primero levantar los bloqueos en las vías que mantienen los campesinos, y más tarde establecer mesas que traten tema a tema las demandas de los manifestantes. Masiva protesta Desde el 11 de junio pasado, al menos unos 10.000 a 12.000 personas obstaculizaron con piedras y palos carreteras en Tibú y Ocaña, dos de los siete municipios que forman la llamada región del Catatumbo, en Norte de Santander. El primer encuentro de las partes fue la víspera entre al menos una docena de delegados del gobierno de Santos, que encara en el Catatumbo la más fuerte protesta desde inicios de año y seis voceros de los pobladores de aquella región, que comenzaron su protesta para presionar por sus demandas. Los manifestantes exigen que se suspendan los planes de erradicación de coca, materia prima de la cocaína, que se financien programas de cultivos alternativos y que el gobierno apruebe que las 346.000 hectáreas de los siete municipios del Catatumbo se conviertan en una "zona de reserva campesina", una figura legal de 1994 por la cual los campesinos reciben sus títulos de propiedad de la tierra, en general producen de forma cooperativa y el Estado garantiza el financiamiento para carreteras, salud y educación. La víspera "logramos instalar la mesa...pero (los voceros del gobierno) no se refirieron a ninguno de los puntos del pliego de peticiones, sino que dieron una rendición de cuentas" de lo que se ha hecho en aquella región hasta ahora, dijo a su turno Juan Carlos Quintero, vicepresidente de la Asociación de Campesinos del Catatumbo, que encabeza la protesta. Quintero agregó en entrevista telefónica que en la nueva reunión de la jornada deben discutir la metodología de los diálogos, un punto que parece de honor para los manifestantes: mientras el gobierno quiere negociar de inmediato y debatir simultáneamente los reclamos de la comunidad, los voceros campesinos exigen discutir primero un tema y, cuando haya acuerdo en ese punto, pasar al otro. A pesar de tal desacuerdo, la protesta ha transcurrido en las últimas horas pacíficamente luego de que 25 de junio murieran dos manifestantes baleados en choques con la policía y el ejército en Ocaña. Los dos primeros manifestantes murieron el 22 de junio en una refriega con contingentes antimotines que intentaban impedir la toma del pequeño aeropuerto de Ocaña. En el Norte de Santander, donde tienen presencia guerrillas, grupos de narcos y contrabandistas, existen al menos 3.490 hectáreas sembradas de coca, según el informe de 2011 de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. El total de esos cultivos en el país era en 2011 de 64.000 hectáreas, según las Naciones Unidas, y de los cuales los quintos más grandes están en el Catatumbo. El gobierno asegura que este año ha destinado al menos 73.000 millones de pesos (unos 38,4 millones de dólares) a la región del Catatumbo, según Bruce Macmaster, director del Departamento de la Prosperidad Social, o encargado de los programas sociales, y uno de los delegados en la mesa de Tibú. Pero analistas del no gubernamental Centro de Recursos para el Análisis del Conflicto, Cerac, han calculado que la región requeriría al menos unos 350 millones de dólares para cubrir todas las demandas y sacar a la zona de sus problemas de cultivos ilegales, obras de infraestructura, entre otros.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad