Generar confianza, principal reto de la negociación entre el Gobierno y las Farc

Septiembre 10, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Rafael Cerón | Colprensa
Generar confianza, principal reto de la  negociación entre el Gobierno y las Farc

La delegación de las Farc, conformada por Rodrigo Granda, Mauricio Jaramillo, Andrés París, Marco Calarcá, Hermes Aguilar y Sandra (ex compañera de Marulanda) propuso desde La Habana temas cruciales para el diálogo, entre ellos que esté ‘Simón ‘Trinidad’.

La forma en que Gobierno y Farc han guardado silencio frente a golpes que se han propinado uno al otro, cuando conversaban, hace pensar que el proceso será diferente.

A pesar de que son muy pocos los detalles que el Gobierno Nacional y la guerrilla de las Farc han revelado sobre la fase uno de la negociación. Lo que se ha adelantado es más que un simple documento con unos puntos a debatir. Más allá de eso está la confianza que se ha generado entre las partes, que es precisamente la que hace pensar que en esta ocasión los diálogos puedan llegar a algún punto.La prueba más reciente fue el ataque de las Fuerzas Militares a las Farc el pasado martes, cuando en medio de combates resultó abatido alias Danilo García, cabecilla de la columna móvil Ruiz Bari de las Farc y mano derecha del jefe máximo de esa organización alias Timochenko.A pesar del duro golpe, en el que además murieron otros dos guerrilleros, el proceso siguió su curso regular, incluida la conferencia de prensa de las Farc en La Habana para presentar a su equipo de negociación. La guerrilla entendió esa acción como un suceso regular dentro del conflicto armado.El reciente ataque no ha sido el único que han superado las negociaciones. Según el presidente Santos, “las conversaciones exploratorias, realizadas de manera directa y con toda discreción, se llevaron a cabo durante seis meses en La Habana, con el acompañamiento de Cuba y Noruega, después de año y medio de trabajo preparatorio”. Es decir, que las partes han estado en contacto casi desde que Santos asumió la Presidencia.Durante ese periodo se han producido hechos de relevancia militar que fácilmente habrían podido dar como resultado el rompimiento de los acercamientos; aun así, éstos continuaron. Se trata, por ejemplo, de la muerte de Víctor Julio Suárez Rojas, el ‘Mono Jojoy’, el 22 de septiembre de 2010, y la del máximo comandante de ese grupo guerrillero, Guillermo León Sáenz Vargas, alias Alfonso Cano, el 4 de noviembre de 2011. Sin lugar a dudas, dos duros golpes que, en el marco de otro tipo de acercamientos entre Gobierno y Farc, hubieran dado como resultado el rompimiento del proceso.No fue solo el grupo guerrillero el que antepuso la posibilidad de caminar hacia la paz a las derrotas en combate. Por parte del Gobierno también hubo que superar duros golpes en pro de seguir en el propósito de poner fin al conflicto armado.En los dos últimos años se han registrado acciones armadas en Arauca, Bogotá, Cali, Cúcuta, Florencia, Ibagué, Medellín, Neiva, Pasto, Popayán, Quibdó, Tunja, Valledupar, Villavicencio y Yopal.En especial, han sido dolorosos los ataques de las Farc en Cauca, causando muerte de civiles y uniformados. También el atentado al exministro Fernando Londoño, que aunque fue negado por los negociadores de esa guerrilla, las investigaciones apuntan a que sí pudieron estar involucradas.Ahora que ya se anunció oficialmente la ocurrencia de acercamientos de paz, comienzan a tener explicación distintas manifestaciones sucedidas en los últimos 48 meses. Una de ellas puede ser la liberación de los últimos diez uniformados que se encontraban privados de la libertad y el posterior anuncio del fin del secuestro extorsivo como herramienta de lucha por parte del grupo guerrillero, que sin embargo no ha sido posible verificar.Además hubo hechos simbólicos que también pueden hacer pensar que este proceso de paz ha tenido un comienzo diferente de los anteriores. Por ejemplo, los voceros de las Farc, con excepción de ‘Timochenko’, en sus apariciones no han usado uniforme militar, sino que se les ha visto de civil y sin armas, contrario a lo que sucedía en el Caguán.Asimismo, en el video de las Farc aparecieron imágenes de Simón Bolívar, Jorge Eliécer Gaitán, Manuel Marulanda y Jaime Pardo Leal, lo que hace pensar que en esta ocasión tienen mayor trascendencia las ideas que la fuerza. En el mencionado proceso en El Caguán, los videos de la guerrilla repetían una y otra vez imágenes de las tomas a Miraflores, El Billar y Mitú.Bien lo dijo el presidente Santos el día de su posesión: “A los grupos armados ilegales que invocan razones políticas y hoy hablan otra vez de diálogo y negociación, les digo que mi Gobierno estará abierto a cualquier conversación que busque la erradicación de la violencia, y la construcción de una sociedad más próspera, equitativa y justa” .Hablan los expertosEl excanciller, exembajador y especialista en negociación de conflictos, Julio Londoño Paredes, considera que “un elemento fundamental en una negociación y que además es necesario para la solución de controversias, es construir confianza. Ese aspecto es esencial y determinante para desarrollar fluidamente un proceso de paz; esas medidas son la garantía que los diálogos al final van a ser satisfactorios; mientras no exista esa confianza mutua será difícil lograr algo”.Por eso Londoño considera que “si el presidente Santos ha dado el paso de entrar en negociaciones y los representantes de las Farc también lo han hecho, tiene que haber ya un marco de confianza para iniciar la negociación”.No obstante, el analista de problemas políticos de la Universidad Externado de Colombia, Enrique Serrano, cree que “los discursos de ambas partes demuestran que el nivel de confianza es bajo. No se han puesto de acuerdo en lo fundamental. Las Farc dicen que no son narcotraficantes y que no secuestran. Sobre cosas muy importantes no parece haber consenso”.Serrano dice que no hay que confundir la voluntad, con la confianza: “Lo que ha habido hasta ahora son gestos de buena voluntad, pero nadie los cree, tienen que ser cosas verosímiles, no declaraciones vacías. De nada sirve que les creamos a las Farc que no tienen secuestrados, tienen que hacer cosas más eficaces, cambiar el lenguaje y hacer una agenda de paz que consista en mostrar algo concluyente que vaya a favor del proceso, sino todo se va a a quedar simplemente en declaraciones”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad