Generales en retiro testifican en caso contra ex gobernador

Julio 27, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa l Elpais.com.co

En audiencia pública en la Corte Suprema de Justicia, a los generales Luis Jacinto Mesa Contreras y Gabriel Eduardo Contreras Ochoa, miembros de la Policía y el Ejército Nacional, respectivamente.

Con la intención de esclarecer las supuestas relaciones entre el ex gobernador del Magdalena José Domingo Dávila Armenta con grupos armados ilegales, el abogado Iván Cancino, defensor del ex mandatario departamental, interrogó este martes, en audiencia pública en la Corte Suprema de Justicia, a los generales Luis Jacinto Mesa Contreras y Gabriel Eduardo Contreras Ochoa, miembros de la Policía y el Ejército Nacional, respectivamente.El primero de los testigos fue el brigadier general ( r ) de la Policía Nacional Luis Jacinto Mesa Contreras quien reconoció que durante su presencia en la dirección de la Policía de Santa Marta sí se dio una “guerra” entre las AUC que comandaba el extraditado Hernán Giraldo Serna, y el llamado ‘Clan de los Rojas’.Frente a estos temas el oficial en retiro reconoció que durante su presencia en la zona las autoridades cumplieron con el deber de judicializar a las personas que eran señaladas de estar al margen de la ley. De esta manera el oficial desestimó que en su área de influencia “no se moviera una hoja sin permiso de Hernán Giraldo” , aunque admitió “que el grupo de Giraldo Serna tenía gran presencia en la región, al igual que el narcotráfico” .Otra de las manifestaciones hechas por el general estuvo relacionada con el hecho de que para la época en que Dávila Armenta fue gobernador del Magdalena, él (el general Mesa Contreras) no conoció de denuncias ni manifestaciones acerca de nexos de políticos con grupos armados ilegales o irregularidades en temas de contratación.Frente a las declaraciones entregadas por un par de paramilitares acerca del intento de asesinato que se habría fraguado en contra de Dávila Armenta, el oficial manifestó que para esa época ya no estaba a cargo de la zona, pero advirtió que el esquema de seguridad del gobernador era normal para ese tipo de cargos.Otro de los testigos en este proceso fue el general ( r ) Gabriel Eduardo Contreras Ochoa, quien para la época de los hechos que se investigan (1999 - 2001) se desempeñaba como comandante de la Primera División del Ejército cuyo en cuyo territorio está entre otros departamentos el de Magdalena.“El problema en la zona era Córdoba, Chocó y Antioquia” –dijo-, y agregó que “en Magdalena la situación era mucho más manejable” . Esta afirmación la dio al señalar que dicha “tranquilidad” obedecía a la presencia de la Fuerza Pública y al liderazgo de las autoridades como el alcalde y el gobernador.“No, nunca tuve esa información. El gobernador fue un líder, respetuoso y querido por la comunidad” , dijo Contreras Ochoa al desestimar cualquier tipo de información acerca de los nexos o apoyos que hubiera recibido el ex mandatario departamental con grupos armados al margen de la ley y sobre los cuales fue interrogado por Cancino.Un criterio similar fue el que propuso la ex fiscal y ex procuradora regional del Magdalena Mercy Elena Díaz-Granados, quien también arribó a la diligencia por petición expresa de la defensa. “Nunca observe complacencia, ni le vi actitudes dubitativas frente a la manera de combatir los grupos ilegales” , dijo la testigo al desestimar el proceder por el que es judicializado en estos momentos el ex gobernador.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad