General Óscar Naranjo pide por la libertad de los secuestrados

Noviembre 01, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Agencia AP

Los 12 años de cautiverio que cumplieron dos policías en manos de las Farc no tiene ninguna justificación y la guerrilla debe liberarlos de inmediato, reclamó este lunes el director de la policía, general Óscar Naranjo.

Los 12 años de cautiverio que cumplieron dos policías en manos de las Farc no tiene ninguna justificación y la guerrilla debe liberarlos de inmediato, reclamó este lunes el director de la policía, general Óscar Naranjo. El sargento César Augusto Lasso, de 46 años, y el intendente Luis Peña Bonilla, de 37, cayeron en poder de las Farc el 1 de noviembre de 1998 cuando unidades guerrilleras atacaron la población de Mitú, en el departamento de Vaupés, hostigando por casi dos días. Al menos medio centenar de policías fue retenido por los rebeldes. Con el paso de los años, algunos de esos uniformados fueron puestos en libertad por la guerrilla, al menos uno escapó, otro murió y en junio pasado un comando militar rescató al general más antiguo de la policía, Luis Mendieta, quien era coronel y estaba al mando del puesto de Mitú. Lasso y Pérez Bonilla son los únicos que quedan retenidos desde aquella toma guerrillera a Mitú. Al menos otros 20 uniformados, incluyendo nueve militares, también siguen en poder de las Farc de otros ataques. "Haremos todo lo que este a nuestro alcance para traer de regreso a casa sanos y salvos a todos los secuestrados", dijo Naranjo a los periodistas tras un acto en la academia policial. Pero, agregó el oficial, "lo digo de manera categórica los únicos responsables de la integridad de mis policías...son las Farc". "En sus manos esta la posibilidad de ponerlos en libertad", añadió. "Doce años de oprobio no tienen tiene ninguna justificación y por lo tanto su regreso a casa debe ser inmediato", aseguró. El general Mendieta, por su parte, envió un mensaje a sus hombres: "una voz de solidaridad allá a las selvas de Colombia...yo sé que a pesar de las cadenas y candados que en este momento deben de tener...deben sacar muchísima energía para seguir adelante". Las familias "lo están esperando, sus madres, sus padres", dijo Mendieta, de 53 años, que como otros ex retenidos han narrado que los rebeldes les ponen cadenas al cuello y con un candado los sujetan a los arboles para evitar un escape o castigarlos si han cometido lo que los rebeldes consideren una infracción.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad