Gaula rescata en el Valle a ciudadano japonés secuestrado en marzo

default: Gaula rescata en el Valle a ciudadano japonés secuestrado en marzo

Masao Tsutsui, de 69 años, fue rescatado la madrugada de este domingo por miembros del Gaula de la Policía en una zona rural entre los Municipios de Florida y Miranda. El secuestrado permanecía en poder de guerrilleros del sexto frente de las Farc desde el 23 de marzo.

Gaula rescata en el Valle a ciudadano japonés secuestrado en marzo

Agosto 15, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Gaula rescata en el Valle a ciudadano japonés secuestrado en marzo

Masao Tsutsui, ciudadano japonés rescatado el 15 de agosto del 2010 por el Gaula de la Policía, tras ser secuestrado en marzo del mismo año.

Masao Tsutsui, de 69 años, fue rescatado la madrugada de este domingo por miembros del Gaula de la Policía en una zona rural entre los Municipios de Florida y Miranda. El secuestrado permanecía en poder de guerrilleros del sexto frente de las Farc desde el 23 de marzo.

Roberto Massao Tsutsui, un ciudadano japonés de 69 años que permaneció secuestrado durante cinco meses por las Farc, fue rescatado ayer en un operativo conjunto del Gaula de la Policía y la Fuerza Aérea, en límites de los departamentos de Valle y Cauca.El comandante de la Policía Metropolitana de Cali, general Miguel Ángel Bojacá, confirmó la liberación del ciudadano japonés quien había sido plagiado desde el pasado 23 de marzo en el corregimiento de Villagorgona, municipio de Candelaria.Bojacá indicó que las fuerzas oficiales bombardearon la zona donde había tres personas custodiando al secuestrado, dos de ellos guerrilleros del Sexto Frente de las Farc y un delincuente de la banda que lo plagió y lo vendió al grupo insurgente.Este último individuo cayó en los bombardeos y los dos guerrilleros, al parecer heridos, emprendieron la huida. Massao Tsutsui caminó durante varias horas por la montaña antes de llegar a un punto seguro, en zona rural de Miranda y Florida, donde fue recogido por las autoridades.La Policía indicó que tras el rescate del ciudadano nipón, fue capturada la señora Anyela Moreno Ortiz, quien habría tenido que ver con el secuestro.Ese 23 de marzo, ella llegó al vivero El Jardín, en Villagorgona (Candelaria), con la excusa de comprar algunas plantas y le pidió a su propietario Roberto Massao Tsutsui que se las llevara a un determinado sitio.El hombre aceptó y hacia las 5:00 p.m. de ese día las llevó en su camioneta Toyota Hi Lux. Pero el hombre no regresó y su vehículo fue encontrado incinerado posteriormente en inmediaciones de Villarrica, en el departamento del Cauca.Las autoridades indican que la señora Moreno Ortiz lo entregó a la columna móvil Gabriel Galvis de las Farc, que opera en los municipios de Pradera y Florida en el Valle, y Miranda en el Cauca.La señora fue capturada en el barrio El Paraíso, de Villagorgona, por miembros del Gaula y fue dejada a disposición de la Fiscalía 15 especializada para la investigación respectiva.ExigenciasMediante llamadas telefónicas a la familia del liberado los secuestradores exigieron primero mil millones de pesos por su rescate. Posteriormente y dado que la familia no tenía esos recursos, bajaron su exigencia a $500 millones y en las últimas semanas pedían $200 millones.La familia se comunicaba con alias Romel, segundo al mando de la columna Gabriel Galvis de las Farc.“No hubo un acuerdo económico ya que el ciudadano secuestrado no es un hombre rico y la familia no tenía cómo pagar semejante suma. Lo que se cree es que los delincuentes se lo llevaron creyendo que se trataba de un millonario, pero se equivocaron”, explicó un investigador del Gaula.Tras el rescate, Nelsy Jaramillo, esposa del liberado, dijo que “lo vi bien, no tengo palabras para decir lo que siento y le doy gracias a Dios y a las autoridades por traerlo vivo”.Ellos tienen dos hijos, pero Nelsy no sabe si su esposo retomará las actividades en el vivero o qué va a hacer.Masao Tsutsui era uno de los dos japoneses secuestrados en el mundo. El otro es un periodista que estaría en manos del talibán, en Afganistán.Tras su secuestro la prensa japonesa puso sus ojos en este caso, al punto que en junio pasado un grupo de periodistas de ese país estuvo en Cali indagando sobre el plagio y hablando con los familiares.Masao es miembro de la comunidad religiosa Tenrikyo, cuya sede en Colombia está ubicada en el barrio Ciudad Jardín en Cali.Dato claveDurante el cautiverio los secuestradores permitieron que se le enviara medicamentos ya que Massao padece de hipoglicemia y su salud se comprometía.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad