Fuerza Pública retoma control de base militar de Toribío e indígenas se repliegan

Julio 18, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Andrés Felipe Becerra Ibáñez | Enviado especial de El País

18 personas heridas, de las cuales diez fueron trasladadas al hospital de Toribío, es el resultado del desalojo adelantado, desde la madrugada de este miércoles, por el Esmad de la Policía en la base militar de ese municipio.

Las tropas del Ejército retomaron el control en la base militar del cerro El Berlín, en el municipio de Toribío, luego de que recibieran apoyo del Esmad de la Policía que, desde la madrugada de este miércoles, desalojó a las comunidades indígenas que se habían tomado el lugar.Luego de enfrentamientos entre los agentes del Esmad y las comunidades, se llegó a un arreglo temporal con quienes habían ocupado las instalaciones de las antenas de comunicaciones. Ambas partes acordaron que las tropas retomen sus posiciones en lo alto del cerro y las comunidades indígenas se replieguen mínimo 200 metros alrededor.Las autoridades comenzaron a desalojar a las comunidades indígenas desde las 5:00 a. m. de este miércoles, cuando el Esmad de la Policía llegó al lugar y retomó el control del sitio mediante el lanzamiento de gases lacrimógenos, que extendió a lo largo de la mañana en la parte baja del cerro, donde continúan los indígenas.La misión médica de las comunidades indígenas reporta 18 personas heridas, entre los cuales hay uno de gravedad. Al hospital Álvaro Ulcué Chocué de Toribío llegaron diez personas con heridas leves, causadas por las esquirlas, al parecer, de los artefactos lanzados por los antimotines. Las otras personas lesionadas fueron atendidas por la misión médica de los cabildos indígenas en el cerro. Uno de los heridos, además, fue remitido al hospital de Santander de Quilichao por lesiones de esquirlas y una posible fractura. LoAlexandra Milena Ruiz de la Cruz, enfermera jefe de la IPS indígena de Toribío, que hace más de una semana fue atacada por las Farc, dijo que "se cree que son esquirlas de los artefactos que lanzan los antimotines en el cerro" y agregó que en la mañana de este miércoles las tropas que se encuentran en el cerro no permitieron el acceso de la misión médica, pero que la situación ya se solucionó con intermediación de la Personería, por lo que hasta el lugar se trasladó más personal de la misión.Horas antes, el secretario de Gobierno de Toribío, José Miller Correa, había confirmado tres personas heridas de gravedad. "Los heridos graves tienen lesiones en el abdomen y en la cabeza".Para Correa, los problemas entre las comunidades indígenas y las Fuerzas Militares no se van a solucionar si no hay diálogo, pues "están llegando más indígenas al sitio". Por su parte, el coordinador nacional de la guardia indígena, Luis Acosta, aseguró que los indígenas fueron lesionados con "las granadas aturdidoras que lanza el Esmad". Denunció, además, que "a los niños que se encontraban en el lugar también les tiraron gases". Este nuevo desalojo se suma al presentado el martes, en el que aproximadamente mil indígenas sacaron a la fuerza a las tropas del Ejército que se encontraban en la base militar que custodia las antenas del telecomunicaciones en el cerro Berlín. La tensión en esta zona del municipio de Toribío entre indígenas y Fuerza Pública persiste, pues las comunidades anunciaron que continuarán subiendo para volverse a tomar el sitio. El presidente de la República, Juan Manuel Santos, escribió en la mañana de este miércoles a través de Twitter que una vez cesen las agresiones de los indígenas contra los miembros del Ejército, autoriza al ministro del Interior, Federico Rengifo, para abrir una mesa de diálogo.Minutos antes, el Mandatario de los colombianos señaló en la red de microblogging: "No quiero ver un solo indígena en las bases militares. Esa es la orden desde anoche”. Luego, aseguró que visitará hoy al Cauca, después de cumplir una agenda en Vichada.Por su parte, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, en diálogo con Caracol Radio aseguró que la tropa tiene derecho a la legítima defensa y que aunque mantendrán el ánimo de no confrontación, tendrán que defenderse si los indígenas inician una agresión.“No vamos a tolerar que vuelvan a agredir a nuestros soldados, lo de ayer raya en lo criminal”, afirmó el ministro de defensa y agregó que ya se encuentra en camino la comisión del CTI y la Fiscalía para judicializar a las personas que agredieron al Ejército.Tensión en la vía Corinto-CalotoEntre tanto, las comunidades mantienen bloqueada la vía que comunica a Corinto con Caloto, exactamente en el corregimiento de Huasanó, para exigir de esta forma la salida de la Fuerza Pública del lugar. Los campesinos explicaron que rechazan que las tropas del Ejército se ubiquen en las fincas de este sector, pues ponen en peligro a la población.Sin embargo, el comandante de la Fuerza de Tarea Apolo, general Jorge Humberto Jeréz Cuellar, explicó que al lugar se están desplazando agentes del Esmad de la Policía para restablecer el paso por esta vía.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad