Formulan cargos a cuatro militares por 'carrusel' de armas en la Tercera Brigada de Cali

Agosto 31, 2015 - 12:00 a.m. Por:
ElPaís.com.co | Colprensa

La Procuraduría General formuló pliego de cargos a dos oficiales y dos suboficiales del Ejército implicados en la venta de armas que fueron incautadas por las autoridades y luego eran vendidas a bandas criminales.

La Procuraduría General de la Nación formuló pliego de cargos a dos oficiales y dos suboficiales del Ejército por el caso de las armas incautadas por la Tercera Brigada del Ejército que luego desaparecieron y al parecer terminaron en su posterior comercialización a bandas criminales. 

Lea también: Así operaba la red que sacaba armas del almacén de la Tercera Brigada de Cali

El caso se remonta al año 2013 cuando se denunció la existencia de irregularidades que implicaron la sustracción de armas incautadas por el Batallón de Apoyo y Servicios para el Combate (BASPC No 3) en Cali.

Uno de los episodios recordados tiene que ver con la detención de una mujer que salía de la brigada con siete revólveres que habían sido decomisados anteriormente. 

Por estos hechos, el Ministerio Público investiga a un sargento viceprimero, a un cabo primero, quien era el almacenista y subalmacenista del depósito de evidencias y armas incautadas de dicha guarnición militar, por presuntamente sustraer armas de fuego del almacén, cuya administración les fue confiada con ocasión de sus funciones. 

La Procuraduría investiga igualmente a un teniente coronel  y a un entonces mayor (hoy teniente coronel) y segundo comandante del batallón para la época de los hechos, por el posible desconocimiento de las instrucciones de la Directiva Permanente 0265 de 2006 en relación con la administración y el control que debían ejercerse sobre el depósito de armas en custodia. 

En el caso del coronel, se tiene como prueba una inspección judicial que realizó el CTI al almacén en donde se encontró una “cadena de custodia del 2013 en total desorden, algunos contenedores y cajas vacías o con contenido diferente al relacionado en el rótulo, otras con signos de que fueron violentadas, un armario o estante metálico, el cual contiene armamento corto colgado sobre varillas sin embalar y sin ninguna identificación; en el escritorio que está al ingreso del almacén encontraron un rollo de cinta adhesiva con el logo de evidencia de la Fiscalía”. 

Las posibles faltas disciplinarias del teniente coronel y del mayor fueron calificadas provisionalmente como graves, a título de culpa, mientras que las de los otros suboficiales implicados fueron calificadas como gravísimas, a título de dolo, pues habrían incurrido en conductas penales como concierto para delinquir y tráfico de armas. 

Sobre uno de los suboficiales vinculados en la investigación, la Procuraduría señaló que este sabía que su comportamiento era irregular y que “desplegó su conducta con plena voluntad, porque, sabía que el omitir sus funciones esenciales de su cargo ponía en riesgo la custodía de las armas incautadas ya que debía velar por la seguridad de las mismas, así como debía hacer la inspección de las labores desempeñadas por los suboficiales encargados de esa dependencia".

La decisión disciplinaria de la Procuraduría Delegada para las Fuerzas Militares incluye el archivo de las diligencias en favor de un teniente coronel que para la época de los hechos se desempeñaba como jefe de Estado Mayor y segundo Comandante de la Tercera Brigada. 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad