Farc y bacrim, grupos que más niños reclutan para el conflicto armado

Farc y bacrim, grupos que más niños reclutan para el conflicto armado

Febrero 12, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Farc y bacrim, grupos que más niños reclutan para el conflicto armado

Entre 1999 y 2014, se han contado 158 menores desmovilizados de origen vallecaucano, la mayoría, oriundos del Buenaventura. El Valle del Cauca es el undécimo departamento con mayor número de casos.

Se calcula que en Colombia hay al menos 15 mil niños en las filas de grupos armados al margen de la ley.

En la conmemoración del día internacional contra el reclutamiento infantil, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar reveló que entre 1999 y el 2014, la entidad atendió un total de 5.708 niños desmovilizados de organizaciones armadas al margen de la ley. Lea también: Las huellas del conflicto armado en los niños y adolescentes colombianos. La cifra, que es una de las más altas entre todos los países que tienen un conflicto armado alrededor del mundo, no dimensiona plenamente el verdadero alcance del reclutamiento infantil en Colombia, pues ese número solo habla de la cantidad de niños que han logrado salir del conflicto y no de los que actualmente hacen parte de organizaciones armadas o de los que han muerto en medio de la confrontación. A pesar de que los expertos afirman que es imposible tener un cálculo exacto del número de niños involucrados en el conflicto, organizaciones como Human Right Watchs y la Defensoría del Pueblo, calculan que la cifra puede oscilar entre los 12 mil y los 16 mil. “Es una cifra tentativa que en mi opinión no se aleja mucho de la realidad y que, por supuesto, es alarmante. Ahora, lo que más preocupa, es que el fenómeno del reclutamiento infantil se sigue dando tanto en las Farc y el ELN, como con las bandas criminales”, afirmó Jhon Arley Murillo, director regional del Icbf para el Valle del Cauca. De acuerdo con las estadísticas de la Defensoría del Pueblo, el año pasado se registraron 119 casos de reclutamiento infantil en todo el país. “Esta cifra indica que en promedio 10 niños son reclutados cada mes por grupos al margen de la ley en Colombia. Sabemos que los principales reclutadores son las Farc y las bandas criminales como ‘Rastrojos’, ‘Clan Úsuga’, ‘Aguilas Negras’ o ‘Autodefensas Gaitanistas’. Esto nos preocupa mucho, teniendo en cuenta que a pesar de que estemos en un proceso de paz, las Farc no han dejado de incluir a los niños en la confrontación armada”, manifestó el Vicedefensor del Pueblo, Esiquio Sánchez Herrera.La Defensoría del Pueblo advirtió además que, mientras en 2013 el total de departamentos en todo el país con alto riesgo de reclutamiento de menores era de 23, para el 2014 la cifra ascendió a 26. Entre los departamentos más afectados por esta problemática están Cauca, Arauca, Antioquia y Huila. El Valle del Cauca, aunque no tiene cifras altas de reclutamiento de menores por parte de Farc o ELN, sí es la zona con mayor riesgo de reclutamiento por parte de bacrim. Para Elmer Montaña, abogado experto en reconciliación y ex fiscal, otro de los aspectos preocupantes tiene que ver con la implementación de una política pública para la desmovilización de menores que el país debe contemplar, frente a una posible firma de un acuerdo de paz. “Colombia debe aprender de la experiencia del paramilitarismo, cuando se desmovilizaron menores y muchos de ellos fueron a parar a las filas de las bandas criminales. Debemos aprender de experiencias como la de El Salvador, donde muchos de los desmovilizados engrosaron las filas de las maras o pandillas de Centroamérica”, agregó. Por su parte, el director regional del Icbf, Jhon Arley Murillo, afirmó que el estado sí tiene un plan para atender a los niños desvinculados del conflicto, que está operando desde 1.999. “El Icbf está en plena capacidad técnica para atender a los niños en un eventual acuerdo de paz. Nosotros tenemos un proceso de mucho tiempo en este tema y toda la institución se ha venido fortaleciendo durante este tiempo”, dijo Murillo. De acuerdo con las estadísticas manejadas por la ONU, Colombia es uno de los países con mayores índices de reclutamiento infantil por parte de grupos armados, por encima de Malí, Costa de Marfil y Afganistán, y superado apenas por el Congo y Sudán del Sur.Martín, la infancia hecha de guerraYo vivía en una vereda de Toribío y desde niño siempre vi a los guerrilleros pasar con sus fusiles, comprar cosas en la tienda y hasta hablar con toda la gente, como si nada. Mi hermano mayor ya se había ido, ya se había puesto el camuflado, y pues a mí me empezó a llamar la atención, sobre todo cuando nos mostraban las armas y nos las dejaban coger. Pero cuando entré allá, cuando tenía 8 años, fue que me enteré de todo. Mucho maltrato, nos obligaban a trotar hasta tarde de la noche y luego nos hacían madrugar, para seguir corriendo con el fusil al hombro. Y el que no obedeciera, pues le cascaban, con una tabla, o con una correa. Pero lo más duro fue ir viendo cómo morían uno a uno mis amigos. En los enfrentamientos a nosotros nos ponían de primeros a disparar, y claro, pues éramos los primeros en recibir los disparos. ¿Cuántos murieron? No sé, porque todo el tiempo llegaban más, y todo el tiempo seguían cayendo.Jeni, la recuperación de la vida La guerrilla mató a mis papás y a mí me llevó a las filas. De mis hermanitos de cuatro, dos años y seis meses no volví a saber nada. En total estuve desde los 10 hasta los 23 años en las Farc, hasta que decidí fugarme. Yo estaba cansada de estar allá y quería salirme, pero no sabía lo duro que iba a ser volver a la vida normal. Imagínese, uno se acostumbra a estar en el campo, y se acostumbra a vivir con el miedo de los disparos y las bombas. Y no más sonaba algo parecido a un disparo, y yo quería esconderme debajo de la cama. Y en las noches soñaba con los ataques, con las niñas que vi morir, y pensaba que todo el mundo me iba a pegar o a tratar mal. Eso fue muy duro, vivir con miedo, despertarse en medio de las pesadillas. Pero bueno, ya todo pasó...Alex, víctima de la violencia de bacrim Primero me pusieron a hacer mandados: que lleve este encargo a tal parte, que vaya y reciba una plata en tal lado. Pero yo estaba muy pequeño, tenía como 7 años y no sabía bien qué era lo que pasaba. Ya con el tiempo me dijeron que si quería aprender a disparar y pues yo les dije que sí. Y me enseñaron, que para luego llevarme para Buenaventura, porque necesitaban gente allá. Pero yo ya no quería, yo me quería quedar en Cali, y además, me dijeron que ya tenía que matar a alguien si quería seguir con ellos. Y como yo ya decidí no volver, entonces empezaron a mandar a preguntar por mí y hasta me amenazaron, que porque me iba a volver un sapo y ellos mataban a los sapos. Entonces, por tantas amenazas, nos fuimos de ese barrio.Medidas contra la violenciaEl Ministerio de Defensa con la Policía Nacional, la Fiscalía, la Procuraduría General y Medicina, determinaron una serie de medidas para afrontar los niveles de violencia contra los menores en el país que se han incrementado en el último mes. Entre las disposiciones se destacan el aumento de pie de fuerza en 2.000 policías más para la Policía de Infancia y Adolescencia, la apertura de líneas telefónicas gratuitas de alcance nacional para recibir, tramitar y resolver las denuncias de los ciudadanos frente al maltrato y la violencia infantil, y el fortalecimiento de la presencia policial en escuelas y colegios públicos y privados. Las medidas fueron anunciadas en medio de la conmoción que ha causado la masacre de cuatro menores en Florencia, Caquetá, además de la serie de homicidios de niños que se han presentado en los departamentos del Valle y Cundinamarca. El último de los casos tiene que ver con la desaparición en Buga, Valle, de una menor de 12 años cuyos restos fueron identificados por la Fiscalía en la mañana de este miércoles.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad