Farc denuncia casos de ataques militares en alianza con presuntos paramilitares

Febrero 03, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
Farc denuncia casos de ataques militares en alianza con presuntos paramilitares

Rodrigo Londoño Echeverry, alias Timochenko, jefe máximo de las Farc.

El grupo guerrillero indicó que este tipo de hechos muestran la actitud contradictoria del presidente Juan Manuel Santos en torno a un desescalamiento del conflicto.

A través de un comunicado, el secretariado de las Farc denunció varios casos de ataques realizados por presuntos grupos herederos de los paramilitares en posible alianza con las Fuerzas Militares. Lea también: Nuevo ciclo del proceso de paz llegaría con acuerdo sobre víctimas.Estas declaraciones las hacen en respuesta al pronunciamiento del Gobierno que niega la existencia de paramilitares y más aún su confabulación con organismo del Estado. Según las Farc, los paramilitares siguen existiendo y actúan en alianza con algunos agentes del Estado. El primer caso que denunciaron habría ocurrido el 30 de enero de este año, en que el dirigente campesino y líder, entre otras organizaciones, de la Zona de Reserva Campesina del Río Cimitarra, Jáminton Andrés Ávila, fue asesinado en el municipio de Yondó (Antioquia). Otro caso habría sucedido en Cumbitara (Nariño), el pasado 23 de enero, cuando se produjo un combate entre unidades del 29 frente de las Farc y los miembros de un supuesto grupo paramilitar que tenía ubicado un retén en el corregimiento de Remolinos y amenazaba con avanzar hasta Palo Grande. Según las Farc, el saldo de este combate fue de un paramilitar muerto y dos más heridos. Tras ese hecho, hizo presencia en Sidón, parte alta de Remolinos, una patrulla del Ejército que, según la guerrilla, “entró decididamente a apoyarlos”. El secretariado de las Farc denuncia que en este caso, “los paramilitares reforzados por la tropa oficial, penetraron hasta las veredas Palo Grande y La Perdiz, desde donde comenzaron a enviar citaciones a los comerciantes de Sidón, Sánchez y Remolinos, para que se presenten ante ellos con sumas que oscilan entre los 5 y los 20 millones de pesos, bajo la amenaza de morir en caso de negarse”. El tercer caso denunciado al parecer ocurrió también el pasado viernes 30 de enero cuando en altas horas de la noche, se presentó una patrulla de la Fuerza de Tarea Apolo del Ejército Nacional, a la vivienda de un poblador de la vereda El Tierrero, municipio de Caloto (Cauca), destrozando las puertas y volviendo todo un desorden, tras lo cual procedieron a arrancar de su cama por la fuerza al jefe de la familia. Según la denuncia pública de las Farc, “ante los gritos y ruegos de su esposa e hijos se presentó la comunidad, a la que las tropas intentaron rechazar empleando sus armas de fuego, fusiles y lanzagranadas MGL. Solo la valentía de la población decidida a impedir la arbitrariedad oficial, obligó al fin a retirarse a la tropa, que expresó abiertamente amenazas contra la población y sus habitantes”. En otra denuncia las Farc afirman que en el municipio de Chaparral (Tolima) se han incrementado las operaciones militares en el área rural, especialmente en los corregimientos de La Marina y León, donde según el secretariado “patrullas de 10 soldados profesionales que llevan consigo mujeres, envían a las casas de la comunidad pequeños grupos vestidos de civil, con una o más mujeres, a que se presenten como guerrilleros que reclaman remesas, dineros o cualquier otro encargo depositado allí para ellos”. El comunicado asegura que “cuando la población se niega a proveer esto, más tarde llega la tropa uniformada a las mismas viviendas, arrasando por completo su interior y llevándose hasta la más mínima de las provisiones de las pobres familias campesinas”. Al final del comunicado, las Farc critican al presidente de la República, Juan Manuel Santos, por permitir que las Fuerzas del Estado realicen estas acciones, aún cuando en La Habana (Cuba) “estamos al borde de asumir el tema de la disminución de la intensidad del conflicto, en medio de un cese el fuego unilateral rigurosamente cumplido por nuestra organización”. Para ellos, “discutir sobre asuntos como el desminado o la violencia sexual en medio de la guerra no representa para nosotros ningún problema, siempre que sean atendidas las dificultades presentadas en ambos bandos”. Las Farc aseguran que “nuestro cese al fuego y nuestra actitud actual han contribuido a que las víctimas de la confrontación sean cada día menos”. Por eso le dicen al Presidente que “una actitud similar por parte del Estado haría más prontamente realizable el viajo anhelo de poner fin a los sufrimientos del pueblo colombiano”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad