Familiares identifican cadáveres hallados en el río Cauca

Familiares identifican cadáveres hallados en el río Cauca

Agosto 01, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Las víctimas, que presentaban señales de tortura y heridas de bala en diferentes partes del cuerpo, flotaron a la altura del sitio conocido como Charco de Oro, en el corregimiento de El Salto.

Por la indumentaria, por sus características físicas y por los tatuajes que tenían en sus cuerpos, fueron identificados por sus familiares los dos cadáveres hallados en la mañana de este viernes en aguas del río Cauca, en jurisdicción del municipio de Andalucía.Sin embargo, hasta que no se realicen los cotejos genéticos o se puedan descifrar sus huellas dactilares o la carta dental, oficialmente estas personas son consideradas como NN.Los cadáveres de Luis Carlos Ávila, un comerciante de 27 años, y del estudiante de séptimo grado del colegio Simón Rodríguez de Cali, fueron rescatados del afluente por la policía gracias al apoyo que les prestó el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Andalucía.Las víctimas, que presentaban señales de tortura y heridas de bala en diferentes partes del cuerpo, flotaron a la altura del sitio conocido como Charco de Oro, en el corregimiento de El Salto.Es de recordar, que estas personas, el pasado lunes hacia el mediodía fueron sacadas a la fuerza por hombres armados de una vivienda ubicada en el corregimiento de La Buitrera, en el sector de Miracali, en la zona suroccidental de la capital del departamento.Testigos del hecho les indicaron a las autoridades, que los raptores llegaron hasta ese inmueble a bordo de una camioneta supuestamente con los emblemas de la Policía Nacional.Luego de apoderarse de mercancía de propiedad de Ávila y de algunos objetos de valor que había en esa casa, el adulto y el adolescente fueron subidos a empellones al vehículo que partió con rumbo desconocido.Desde entonces, se desconocía de la suerte de estos jóvenes hasta este viernes que fueron avistados por un habitante del municipio de Andalucía que de inmediato dio aviso a la policía.Para los familiares del estudiante, el secuestro y posterior asesinato de este adolescente sigue siendo todo un misterio.Sobre Luis Carlos Ávila, se dijo que desde hacía tres meses esa familia le había alquilado una habitación a donde iba los fines de semana a descansar."De él sólo sabemos que vendía ropa de marca y relojes en varios almacenes del centro de Cali y en San Andresito, pero la verdad no le conocemos la familia”, indicó uno de los padres del menor.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad