Familia de policía secuestrado por las Farc, a la expectativa por su liberación

Familia de policía secuestrado por las Farc, a la expectativa por su liberación

Febrero 13, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Familia de policía secuestrado por las Farc, a la expectativa por su liberación

Cristian Camilo Yate es uno de los dos policías secuestrados por las Farc en el sur del Valle.

A pocas horas de la liberación del patrullero, sus padres relataron los momentos más difíciles del tiempo que estuvieron sin su hijo. La última vez que supieron de él fue el pasado 22 de enero.

Que termine rápido la incertidumbre y la espera, es lo que piden los familiares del uniformado Cristian Camilo Yate, secuestrado por las Farc el pasado 25 de enero, junto al patrullero Víctor González, cuando se encontraban en zona rural entre los municipios de Florida y Pradera realizando labores de inteligencia en la zona. Que termine rápido, para sentir de nuevo la alegría de tener a su hijo en casa.Luego de anunciarse que el policía sería liberado y media hora antes de partir hacia Bogotá para trasladarse junto a las autoridades al lugar de la liberación, el padre de Cristian Camilo, Lubier Yate, relata que lo único que quiere es tener a su hijo en los brazos para abrazarlo y besarlo.“Estuvimos muy pegados de la mano de Dios a través de cadenas de oración. Familiares, amigos y vecinos nos acompañaban en los rezos por la vida de nuestro hijo. Todo este tiempo tuvimos mucho miedo, no sabíamos como se iban a dar las cosas, si se iba a demorar o si iba a ser más rápido de lo que imaginábamos”, afirma Lubier Yate.Cristian Yate, de 21 años de edad, se desempeña como patrullero desde hace dos años y escogió esa profesión antes de terminar el bachillerato en el colegio Técnico Industrial de Líbano, porque sus primos también pertenecen a la Policía.El curso de ingreso a la institución lo hizo en Bogotá. "Nosotros somos gente humilde y toda la familia aportó dinero para pagarle el curso", explica el padre.Su mamá Magda Sánchez, ama de casa, a diario le insinuaba que estudiara mecánica automotriz pero él se negó a dejar su vocación. De hecho, según su madre, “siempre contestaba que quería ser Policía para servirle a Colombia".Todos los días en la noche, Don Lubier y su familia cuentan que en medio de confusión y la angustia le imploraban a la virgen de Guadalupe y a la virgen del Carmen, que ablandara los corazones de los miembros de las Farc para liberar su hijo, “porque no queremos que ocurra lo de otros casos donde los secuestrados estuvieron hasta 14 años en la selva”.La madre dice que le quitaron un pedacito de vida, cuenta que muchas veces lloraba en silencio para no preocupar a nadie. Por eso, cuando su hijo regrese lo único que le tienen preparado es una misa en acción de gracias.“Mi muchacho es un hijo excelente, es un joven sano, responsable y querido por todos. Yo me siento feliz y orgullosa de él. Ahora me devuelven la felicidad”, cuenta doña Magda.Cristian Camilo visitó su pueblo natal El Líbano, en Tolima, por última vez el pasado 24 de diciembre; es casado y tiene un hijo de 18 meses de nacido.“Pasó la Navidad con su hijo, comió bastante tamal tolimense, yo lo vi muy contento, entusiasmado”, recuerda Lubier.Sus padres recordaron que la última vez que Cristian habló con ellos fue por celular el pasado martes 22 de enero y recuerdan que les dijo: "papá yo estoy bien, por mi no se preocupe, usted sabe que a mi me gusta mucho ser policía”. Desde ese momento no recibieron pruebas de supervivencia.“Ojalá liberen a todos los secuestrados, ojala nunca los olviden. Yo sé que hay familias que sufren por esta misma situación y los entiendo, esto es un calvario. A nuestra familia le tocó un calvario cortico, pero le tocó”, concluye Don Lubier.En contadas horas, el proceso de liberaciónA las 6:00 p.m. de este miércoles iniciará el cese de operaciones militares en el área donde se producirá la primera fase de las liberaciones de los uniformados secuestrados por las Farc. Fuentes del Comité Internacional de la Cruz Roja, Cicr, revelaron que hasta el momento el protocolo acordado por las partes marcha según lo pactado. Piedad Córdoba, vocera de la organización Colombianos y Colombianas por la Paz, llegó en la tarde a Cali, ciudad que será el centro de operaciones de esta nueva fase de liberaciones, para reunirse con miembros del Cicr e iniciar el proceso de liberación de los secuestrados en manos de las Farc. La guerrilla tienen en su poder a los policías Cristian Camilo Yate, oriundo de Líbano (Tolima), y a Víctor Alfonso González, de Anserma (Caldas); y al soldado Josue Álvarez Meneses, del departamento de Nariño.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad