Familia de Buenaventura entierra a joven luego de dos meses de ser asesinado

Familia de Buenaventura entierra a joven luego de dos meses de ser asesinado

Mayo 02, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Buenaventura
Familia de Buenaventura entierra a joven luego de dos meses de ser asesinado

Alexander Mina Mulato, joven descuartizado en Buenaventura.

El joven había sido desmembrado y encontraron su cuerpo sin la cabeza. El sepelio se llevó a cabo luego de que encontraran la cabeza y la cotejaran con el ADN.

El pasado miércoles, la familia de un joven de Buenaventura que fue asesinado y desmembrado dos meses atrás, pudo dar completa sepultura al cadáver luego de que encontraran la cabeza del cuerpo que había sido cercenada por los autores del crimen. Según informó Medicina Legal, a pesar de que el cuerpo fue encontrado el pasado 27 de enero y la cabeza al día siguiente en zona insular del puerto, no se pudo dar completa sepultura al cadáver pues fueron necesarias las pruebas de ADN para determinar que la cabeza correspondía al tronco hallado. Luego de conocerse que la cabeza sí correspondía al cuerpo de Alexander Mina Mulato Mina, los familiares exhumaron los restos, con todos los trámites dispendiosos del caso, hasta que por fin pudieron hacer el sepelio completo y el duelo respectivo.Mina vivía en el barrio Modelo y había ido a visitar la novia al barrio Pampalinda, cercano de allí, con un amigo, del cual tampoco se volvió a conocer su paradero.La muerte del joven causó en su momento una profunda consternación, por la forma como fue asesinado, con la práctica del desmembramiento, que pese a los esfuerzos de la militarización no se ha frenado. El 'Nene' como era conocido el joven brutalmente asesinado, se constituyó en otra de las víctimas de las llamadas "fronteras invisibles", es decir que un cuando un joven pasa de un barrio a otro puede ser víctima de los asesinos.Precisamente, una de las teorías que manejan los investigadores es que Mina habría sido victima de estas fronteras, pues era una persona muy dedicada a sus estudios que ya estaba terminando y en sus tiempos libres trabajaba en ocasiones como adicional en el muelle, donde también labora su padre.El caso de Mina ha despertado preocupación por las constantes desapariciones de jóvenes de los cuales se tiene un registro de 31 casos, aunque las mismas autoridades señalan que existe un subregistro porque los familiares no denuncian por temor a las represalias, pues en muchos de estos casos, los responsables de la desaparición llaman intimidando a los familiares.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad