Familia Aguilar espera que un milagro salve a militar con muerte cerebral

Familia Aguilar espera que un milagro salve a militar con muerte cerebral

Abril 17, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Juan Carlos Monroy El Colombiano-Colprensa
Familia Aguilar espera que un milagro salve a militar con muerte cerebral

En Antioquia una familia sufre ante la posibilidad de que el cabo Wílder Aguilar Sánchez se convierta en la undécima víctima del ataque guerrillero en Buenos Aires, Cauca.

El departamento de Cauca es una de las regiones históricas y una zona de retaguardia estratégica para las Farc. Los ataques a las tropas con explosivos son permanentes. 

Mientras los negociadores de las Farc niegan desde Cuba haber violado su tregua en Colombia, en Antioquia una familia sufre ante la posibilidad de que el cabo Wílder Aguilar Sánchez se convierta en la undécima víctima del ataque guerrillero en Cauca. 

El militar, de 28 años, y oriundo de Medellín es uno de los 20 uniformados que resultaron heridos en el ataque guerrillero y presenta muerte cerebral.

Según el dictamen médico de la clínica Valle del Lili, en Cali, sigue “en estado crítico con pronóstico reservado con una lesión neurológica severa producto de las heridas”. 

Lea también: Con honores fueron despedidos seis de los diez militares muertos en el ataque de las Farc en el Cauca.

Fuentes militares indicaron que sus parientes fueron informados de la gravedad de las lesiones, que en el peor de los casos y si no hay mejoría, obligarían a “desconectarlo” de los equipos que lo mantienen con vida asistida. 

Vea: Las dolorosas imágenes del lugar del ataque de las Farc a soldados en el Cauca.

En Andes, donde reside su familia, anunciaron una marcha en solidaridad con la familia del cabo Aguilar. Los altos mandos militares también reiteraron la continuación de los operativos militares y bombardeos contra el grupo guerrillero, tras la orden presidencial de reanudar los ataques aéreos. 

Así lo afirmó el comandante del Ejército, general Jaime Lasprilla: “se siguen realizando operaciones para salvaguardar la integridad de toda la población y usaremos la fuerza legítima del Estado para contrarrestar cualquier asomo de violencia en el país”. 

Reiteró que la muerte de los 10 militares en Buenos Aires (Cauca) “fue una acción terrorista premeditada, planeada y deliberada por parte de la columna móvil Miller Perdomo de las Farc, al tiempo que aseguró que la guerrilla “defraudó la confianza de los colombianos”. 

Tras practicarse las necropsias, el director de Medicina Legal, Carlos Valdés, descartó que los militares murieran por tiros de gracia de los subversivos. Seis de los 10 uniformados fallecieron por arma de fuego.

“No hubo disparos a corta distancia y hay lesiones por explosivos”, explicó. 

Un día y medio después del ataque en Cauca persiste el repudio por la acción guerrillera, que los negociadores de las Farc se niegan en reconocer y que consideraron “defensiva” y no violatoria de su cese el fuego unilateral. 

“Hubo un enfrentamiento militar producto de un asedio (del Ejército) que no es de ahora. Hace cuatro meses que viene este operativo contra esas unidades”, aseguró alias “Pablo Catatumbo”, jefe insurgente y negociador en los diálogos de paz. Y consideró que “la solución no es reanudar los bombardeos.

Por favor, en Colombia desde que comenzó la guerra están bombardeando y acaso eso ha servido para algo. Eso ha servido para aumentar los muertos”. 

Además, cuestionó al fiscal general, Eduardo Montealegre, quien calificó el ataque como un “crimen de guerra” contra militares que “fuera de combate o en una condición análoga gozan del estatus de persona protegida”. 

“¿De dónde saca entonces el fiscal Montealegre la tesis de que los miembros del ejército entran en la categoría de persona protegida? ¿De qué crimen internacional nos habla?”, cuestionó el jefe guerrillero desde La Habana. 

Y mientras ayer comenzó el traslado de los cadáveres de los nueve soldados profesionales y un sargento a sus municipios, surgen llamados de dirigentes políticos para que mantengan los diálogos con la guerrilla en Cuba, pero con condiciones para acelerar un acuerdo que ponga fin al conflicto. 

El gobernador de Cauca, Temístocles Ortega Narváez, rechazó “hechos de tan inusitada gravedad” que exigen se agilice la firma de acuerdos de paz en La Habana “porque si continúan van a generar una desconfianza muy grande al proceso y puede, infortunadamente, terminar con él”. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad