Ex jefe de inteligencia fue condenado por caso de falso positivo en Cali

Marzo 10, 2011 - 12:00 a.m. Por:
elpais.com.co

El sargento (r) Luis Eduardo Mahecha fue encontrado responsable de la muerte del campesino José Orlando Giraldo Becerra, en hechos ocurridos en marzo de 2006.

Para el Juzgado 19 Penal del Circuto de Cali quedó claro que el ex sargento Luis Eduardo Mahecha, quien fuera jefe de inteligencia del Ejército, participó de manera intencional y engañosa en el crimen contra el campesino José Orlando Giraldo Becerra, en hechos ocurridos en el 2006 en zona rural de Cali. Ese despacho no tuvo duda alguna al momento de declarar culpable al militar (r) que está recluido en la cárcel de máxima seguridad de Palmira. En los próximos días fijará los años de prisión que debe purgar. "El acusado actuó de forma intencional, dolosa, participó en la escena del crimen y el hecho no ocurrió durante un enfrentamiento armado", expresó el juzgado 19 Penal del Circuito. Sus palabras rebotaron en los oídos de Marta Giraldo, hija de José Orlando, quien desde hace cinco años libraba una dura batalla para que se hiciera justicia y para que el nombre de su progenitor fuera limpiado. "Esto era lo que estábamos esperando todos estos años. El fallo es importante porque pudimos probar que mi padre era un campesino y no un guerrillero", afirmó la señora Giraldo. Esa lucha por lograr justicia comenzó el mismo 11 de marzo de 2006 en que su padre, el labriego José Orlando Giraldo, fue sacado de su finca en el corregimiento de Golondrinas, en Cali, y posteriormente asesinado. Giraldo recibió varios disparos y su cadáver fue movido. Además los soldados alteraron la escena del crimen y le pusieron un pantalón de insurgente. De igual manera, el campesino fue presentado como un auxiliar de la Columna Móvil 'Libardo García'. El Fiscal de la Unidad de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario (que asumió el caso) encontró diez testigos y más de 30 documentos que validan la responsabilidad de Mahecha. Estos elementos probatorios convencieron al juez que lo sentenció por los delitos de homicidio agravado y ocultamiento, alteración o destrucción de elementos materiales probatorios.Durante estos cinco años el proceso sufrió varios tropiezos. En más de quince ocasiones las audiencias fueron suspendidas y el hermano de la víctima, José Wilson Giraldo, uno de los testigos de la Fiscalía, sufrió un atentado contra su vida, del que salió ileso.Marta Giraldo recibió amenazas de muerte y las autoridades tuvieron que asignarle un escolta. El ex sargento MahechaEl nombre de Luis Eduardo Mahecha salió a la luz pública tras la muerte de diez policías y un civil por parte de unidades del Batallón de Alta Montaña en el corregimiento de Potrerito (Jamundí), sucedido el 22 de mayo de 2006 . Mahecha era el jefe de inteligencia del Batallón de Alta Montaña No. 3, bajo el mandato del coronel (r) Bayron Carvajal (hoy condenado). Ese 22 de mayo Mahecha tuvo comunicación permanente con Carvajal y con un teniente minutos antes y después de la balacera que acabó con la vida de los uniformados y el civil. Sin embargo, durante el juicio la Fiscalía nunca llamó a Mahecha. Sólo hasta mayo de 2008 Mahecha fue capturado por el DAS en Apartadó, Antioquia, donde vivió siete meses. Además, “desde el 1 de enero de este año se desempeñaba como asesor de seguridad de la actual Administración Municipal, en temas relacionados con protección a miembros del Gabinete e instalaciones”, informó en ese momento el DAS. Mahecha figuraba como presidente de Proagrícola Campesina, asociación sin ánimo de lucro, encargada de gestionar recursos ante el Ministerio de Agricultura para el desarrollo de proyectos propios de esta materia. Por casos como este, más de 150 personas que integran el Movimiento Víctimas de Crímenes de Estado marcharon desde la Plaza de Caycedo, por la Calle Quinta hasta el Parque de las Banderas, al sur de Cali. Clamaron justicia y que cesen los casos en los que, según ellos, personas inocentes terminan siendo asesinadas por agentes del Estado.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad