Estas son las candidatas a negociadoras plenipotenciarias en La Habana

Noviembre 17, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa

Entre las posibles opcionadas al cargo se encuentran la exministra de Relaciones Exteriores María Emma Mejía y Alta Consejera Presidencial para la Equidad de la Mujer, Nigeria Rentería.

El presidente de la República, Juan Manuel Santos, anunció el pasado sábado que designará como negociadora plenipotenciaria de la mesa de diálogo entre el Gobierno y la guerrilla de las Farc a una mujer. Pese a que no dio nombres, se sabe que esta viene de una región afectada por la violencia. La baraja de nombres para estar en la mesa de negociación de La Habana es amplia, donde desde ya suenan nombres como el de la exministra de Relaciones Exteriores María Emma Mejía, quien hoy hace parte de la Fundación Buen Gobierno. La excanciller ha ostentado diversos cargos entre los que se destaca la secretaría General de la Unasur. La exministra cumpliría con el perfil de la mesa de diálogo, debido a que procede de Antioquia, región fuertemente afectada por el conflicto armado y que ha colocado una gran cantidad de víctimas. Mejía ya ha trabajado con población vulnerable en el gobierno del ex presidente Cesar Gaviria. Así mismo, suena el nombre de Nigeria Rentería, de ascendencia Chocoana y que proviene del Cesar, quien hoy se desempeña como Alta Consejera Presidencial para la Equidad de la Mujer. La funcionaria también se ha desempeñado como secretaria de Gobierno de la Alcaldía de Quibdó y secretaria General de la Alcaldía de Cali, además ha sido asesora Técnica para la Atención a la Familia y las Comunidades. El nombre de Gloria Cuartas, ex alcaldesa de Apartadó y representante de las víctimas también está dentro de esta baraja de nombres. La exalcaldesa nació en el municipio de Sabaneta, Antioquia, y ha trabajado como representante de las víctimas durante varios años. Cabe recordar que hoy, como parte del equipo de 10 negociadores, hay dos mujeres: Lucía Jaramillo y Elena Ambrosi, quienes no tienen funciones plenipotenciarias. Frente a la decisión del presidente Santos, de asignar a una mujer en el equipo negociador, el analista Armando Estrada Villa aseguró que esto implica llenar un vacío evidente de la mesa de negociación, “ellas han sido las principales víctimas de la violencia, de los delitos de abuso sexual, son personas que han sufrido mucho los conflictos. Por fin el gobierno entiende que la mujer debe estar en la mesa de negociación”. El académico agregó que la nueva representante del Gobierno debe poder aportar a la discusión de las víctimas y de todos los puntos que aún faltan por negociar en el proceso de paz. Hablan los partidosLuego de conocer la decisión del presidente, algunos miembros del Congreso hablaron sobre la decisión gubernamental. Según el presidente del Partido Liberal, Simón Gaviria, la decisión del presidente añade dinámica y legitimidad a la discusión. A su turno, la presidente del Polo Democrático, Clara López, dijo que esta fue una excelente decisión y añadió que fue una respuesta a la petición hecha hace un año por su colectividad, “cuando a razón de la visita de Michelle Bachelet nos ayudó a hacerle la solicitud al presidente Santos. Solicitud fue aceptada un año después lo cual agradecemos. La presencia de una mujer es una perspectiva distinta que se va a convertir en constructora de paz”. Para el expresidente del Congreso y miembro de la comisión de paz, Roy Barreras, esta es una decisión muy acertada, ya que las mujeres han sido víctimas más que los hombres en este país, “todos los negociadores tienen una responsabilidad inmensa en aportar a los acuerdos, eso sí, la decisión última sobre los acuerdos de paz la tomarán los colombianos en el mecanismo de refrendación”. Por último, el representante a la Cámara por el Partido Verde, Alfonso Prada, dijo que la nueva negociadora tendrá la responsabilidad más importante de la historia reciente del país, “la mujer es la mitad de la población y la víctima que más ha sufrido la violencia. Ella se convertirá en un complemento sin igual para el éxito de esta misión”. Todos los consultados aseguraron que el hecho de que una mujer ingrese a la mesa de diálogo es un acto simbólico que representa a gran parte de la población colombiana y a quienes más han sufrido los estragos de la violencia en el país.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad