¿Estaría en vilo el apoyo de Estados Unidos al proceso de paz?

Abril 23, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Estaría en vilo el apoyo de Estados Unidos al proceso de paz?

El Departamento de Estado de EE.UU. ofreció hasta 5 millones de dólares por el máximo jefe de las Farc, Rodrigo Londoño Echeverry, alias Timochenko, así como Luciano Marín, alias Iván Márquez.

El ofrecimiento del Departamento de Estado de cinco millones de dólares por ‘Timochenko’ y otros jefes de las Farc podría, según analistas, afectar la negociación.

Como un mensaje negativo para el proceso de paz calificaron expertos en seguridad la millonaria recompensa que ofreció Estados Unidos por alias Timochenko, máximo jefe de las Farc, así como por otros cabecillas de este grupo subversivo. Según algunos analistas consultados por El País, este ofrecimiento de la justicia norteamericana pone en entredicho el apoyo que este país había manifestado a la negociación entre el gobierno colombiano y la guerrilla en La Habana, Cuba. Y es que el martes el Departamento de Estado de EE. UU. reveló los nombres de los miembros de las Farc declarados objetivos militares por las autoridades de ese país. En el listado aparece Rodrigo Londoño Echeverry, alias Timochenko, así como Luciano Marín, alias Iván Márquez, por quienes se ofrecen hasta 5 millones de dólares de recompensa (cerca de $10 mil millones) para quien entregue información que permita su captura. En total, trece guerrilleros de las Farc figuran en la lista. Ambos líderes subversivos son señalados por el Gobierno estadounidense de controlar el envío de drogas a ese país desde Colombia a cambio de armas y dinero. Asimismo, ‘Timochenko’ es acusado de atentar contra varios ciudadanos norteamericanos que desempeñan labores militares en Colombia. Entre los otros guerrilleros buscados se cuentan también ‘Pablo Catatumbo’, Miguel Angel Pascuas y Pedro Aldana.Para León Valencia, director de la Fundación Paz y Reconciliación, esta declaración del Departamento de Estado podría afectar el proceso de paz, pues significa un gesto de confrontación. “Es algo muy simbólico porque en este momento, cuando se espera un apoyo a la negociación, la torpeza gringa envía un mensaje contradictorio. Es decir, mientras el presidente Obama hace anuncios para facilitar el proceso e incluso guarda silencio en algunos temas del conflicto, la justicia norteamericana invita a la guerra. Eso es una postura de doble cara”, sentenció Valencia.Aunque el analista sostiene que el ofrecimiento de estas recompensas no perturbará a las Farc, “pues ellas han asimilado eso como una lógica del conflicto”, sí podría traer implicaciones negativas para la mesa de negociación en los temas que involucran a Estados Unidos, como los cultivos ilícitos y la cooperación contra el narcotráfico.“Esto podría hacer que las Farc radicalicen más su posición, al tiempo que aleja a Estados Unidos de una participación en la solución pacífica del conflicto”, explica León Valencia. Esto confirmaría los rumores que se han tejido con respecto a las dificultades que se han presentado en la discusión del punto tres del proceso de paz, que tiene que ver con el narcotráfico. Algunos analistas en seguridad sostienen que este es quizá el tema en el que es más difícil que el Gobierno y las Farc lleguen a un acuerdo. En ese sentido, el analista militar John Marulanda cree que la declaración del Departamento de Estado de EE. UU. sería en respuesta a las afirmaciones que hizo el presidente Juan Manuel Santos, quien le confesó al periódico The Wall Street Journal desde México que desea un acuerdo con las Farc en el tema de las drogas. “Espero que se llegue a un acuerdo y esta guerrilla se convierta en un aliado del Gobierno para erradicar la droga, lo cual tendría enormes implicaciones para Colombia y el mundo”, indicó. Santos, además, insistió en que la guerra contra las drogas ha fracasado y pidió un nuevo enfoque para enfrentar esa problemática. “En Estados Unidos y América Latina se ha suavizado la política antidroga. El mundo tendría que desarrollar vías más realistas y pragmáticas para combatir el narcotráfico”.Dichas declaraciones, según Marulanda, no habrían sido bien recibidas por la justicia norteamericana, que no estaría dispuesta a flexibilizar su lucha contra las drogas. “El poder judicial de Estados Unidos está mandando un mensaje claro con el ofrecimiento de la recompensa por los jefes de las Farc, pues ellos son solicitados por narcotráfico y con eso quieren decir que no piensan ceder en ese tema, ni mucho menos aceptar la legalización de las drogas”. Sin embargo, algunos sectores no creen que estas recompensas ofrecidas por la justicia de EE. UU. signifiquen que este país no apoya el proceso de paz. “No creo que ellos no estén comprometidos con la negociación porque saben que le sirve a Colombia, pero también a su país; lo que pasa es que Estados Unidos está tirando baldados de agua fría, pero también de agua caliente en este proceso”, afirma el experto en seguridad Fernando Giraldo.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad