“Esperamos que la paz inicie en Colombia”: Vicealmirante de Ecuador

Septiembre 27, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Andrés Felipe Becerra | Reportero de El País

El vicealmirante Homero Arellano, ministro Coordinador de Seguridad de Ecuador, habla de la seguridad y la defensa fronteriza.

El vicealmirante Homero Arellano, ministro Coordinador de Seguridad de Ecuador, estuvo ayer en Cali reunido con el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, revisando los programas de cooperación en materia de seguridad y defensa fronteriza entre ambos países. Arellano, encantado con la capital del Valle, no dudó en decir que espera que el segundo gabinete binacional, con fecha y ciudad por definir en Colombia, pueda tener como sede otra vez a la “bella Cali”. ¿Cuál es la importancia de esta reunión binacional?Es que antes de que termine este año debemos efectuar el segundo gabinete binacional, que es una creación del Gobierno de Ecuador muy bien acogida por el Gobierno de Colombia. Ya desarrollamos un primer gabinete binacional en Tulcán y estamos pendientes del segundo. Vamos a concluir el Plan Operativo Anual (POA), que supone algo más allá de los discursos y de los indicadores de gestión. Esto nos permite ser mucho más pragmáticos con la cooperación, por ejemplo: si estamos hablando de pasos ilegales, hay que saber cuántos son los pasos ilegales que hay que destruir, fortalecer,  hacerlos legales, cuántos son los pasos oficiales y así será más fácil evaluar la gestión, pero también más comprometedor.¿Cuántos pasos ilegales hay en la frontera Colombia - Ecuador?Son once pasos ilegales que hay y que serán destruidos como parte de los acuerdos con Colombia, pero en total son 43 pasos que están tabulados. De esos once pasos, seis les corresponde a la acción por parte de Ecuador  y cinco a Colombia.Nosotros ya lo iniciamos y entiendo que Colombia los iniciará pronto, por eso queremos conocer las hojas de ruta que tiene este país para acabar con los pasos ilegales, porque esto es un tema de corresponsabilidad de todos.¿Cómo son esos pasos fronterizos?Aparte de los de tierra, hay otros que son por mar y por eso estamos haciendo patrullajes marítimos en la frontera para controlar también el paso de mercancía de un país a otro.Con esto lo que queremos es proteger a las poblaciones de la frontera, de construir una paz, de apoyar los esfuerzos de Colombia en la construcción de esa paz, de entender la realidad de los dos países  y sobre todo de cooperar en los temas que nos corresponden de acuerdo al sello de cada Gobierno.¿Cómo va la lucha contra las drogas ilícitas en ambos países?Entendemos la realidad colombiana y la nuestra. Celebramos que hayamos podido erradicar los cultivos de coca y amapola, los hemos erradicado de manera manual, también hemos destruido laboratorios. Claro que hay paso de droga entre las fronteras, estamos dentro de esta triste historia de pueblo latinoamericano, en donde la droga siempre se penetra en la juventud y también corroe a la autoridad. Todos los esfuerzos que se hagan son bienvenidos y el tema de la lucha contra la drogas es importante.¿Qué tan grave fue el daño por las fumigaciones que realizó Colombia en áreas de Ecuador?Eso es una página que se ha cerrado. Ecuador ha entendido la realidad del país y ha podido buscar caminos para que esa página se cierre. La Cancillería y el Gobierno de Ecuador han considerado que hubo suficientes justificaciones y que se ha resarcido el tema. El caso de La Haya es prácticamente para la historia.¿Qué tan alta es la presencia de las autoridades ecuatorianas en la frontera con Colombia?La frontera nuestra es una que está acompañada siempre por las autoridades porque la población vive muy cerca de ella. Tenemos contemplado un Plan Ecuador que incluye la seguridad en toda la frontera.¿Por qué la necesidad de las Farc de pasar la frontera con Ecuador?Es evidente que ellos hacen esas actividades para abastecerse. Es imposible controlar a cada ciudadano que pasa a Ecuador, así como también es muy fácil que esas personas tengan papeles falsos. La realidad es que del lado ecuatoriano hay tiendas, hay proveedores y gente ilegalmente armada. Ese el drama que se vive en la frontera y por eso es tan importante los controles, compartir inteligencia, base de datos, para poder entender esa lucha colombiana que lleva más de 40 años. De alguna manera estamos esperanzados de que la paz inicie en Colombia.El mes pasado capturaron en Ecuador a uno de los jefes de la banda criminal 'los Rastrojos'. ¿Cómo se han dado este tipo de resultados?Son trabajos operativos de las autoridades. El Gobierno de Ecuador siempre ha dado muestras de ser muy radical en cuanto a permitir el ingreso de miembros de grupos ilegales al país. Colombia debe reconocer que Ecuador ha tenido una política frontal contra estos grupos, cada ilegalidad que se encuentra la investigamos, incluso poniendo en riesgo la vida de policías y soldados. Otro de los problemas de la frontera es la minería ilegal. ¿Qué se ha hecho para detener esta práctica ilegal?Hemos destruido maquinaria potente y hemos incendiado elementos que solo sirven para agredir al medio ambiente y para provocar discapacidades en la población. Necesitamos seguir luchando porque son actividades que van ligadas al lavado de dinero, al narcotráfico. Estamos transformando la minería ilegal en artesanal.Ecuador tienen una gran cantidad de colombianos desplazados por la violencia. ¿Cómo es la atención que se les está prestando a estas personas?Ecuador es reconocido en las Naciones Unidas como uno de los países de más cooperación, Casi el 90 % de la población desplazada en Ecuador es colombiana y a todos les hemos abierto las puertas, las brindamos educación y salud gratuita. ¿Y con el contrabando de combustible en la frontera que se está haciendo?El contrabando de combustible supera los 50 millones de dólares anuales, pero lo más importante es que detrás de esto hay delitos como el narcotráfico y eso lo estamos controlando y tratando que la gente de bien no se involucre con esta actividad.¿Qué les dice el presidente Correa?Que tenemos que hablar de la cooperación, de la seguridad en la frontera, reconocer las diferencias y construir una paz en conjunto.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad