Escuche los principales apartes de la entrevista al exdiputado Sigifredo López

Mayo 28, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Escuche los principales apartes de la entrevista al exdiputado Sigifredo López

Sigifredo López, exdiputado del Valle.

En diálogo con Caracol Radio, el ex diputado Sigifredo López aseguró que el proceso en su contra sobre una presunta responsabilidad suya en el sucuestro de sus once compañeros es una lástima y tiene un componente de deshonra.

En diálogo con Caracol Radio, el exdiputado Sigifredo López aseguró este lunes que el proceso en su contra sobre una presunta responsabilidad suya en el secuestro de sus once compañeros es una lástima y tiene un componente de deshonra."Ver a mi esposa quebrada, a mis hijos tratados como hijos del principal criminal de este país ha sido supremamente duro, pero Dios ha estado con nosotros y nos va a sacar limpios en muy poco tiempo", dijo López, quien agregó que Colombia va a confirmar que ha sido víctima de un gran error judicial.El exasambleísta reiteró que la voz del video, que presentó la Fiscalía como prueba en su contra, no es suya y que la nariz que también aparece en el mismo tampoco, razón por la cual solicitó la entrevista con la emisora para que expertos del FBI puedan cotejar las voces y establecer que no coinciden."El Fiscal autorizó la entrevista. La voz no es mía y la nariz tampoco, la barriga que aparece ahí tampoco. Jamás he estado en esas circunstancias. Ojalá graben este video, porque mi voz es supremamente diferente. No entiendo cómo pudieron incurrir en esa confusión tan inmensa", expresó López, quien está detenido en el búnker de la Fiscalía.En ese sentido, el exdiputado manifestó que las Naciones Unidas están ejerciendo veeduría en el proceso, porque esta situación le puede estar ocurriendo a otros colombianos y se debe dignificar al ciudadano.Respecto a las pruebas, Sigifredo López dijo que solo se trata de un informe judicial que inicialmente señalaba que la nariz del video era de él, lo cual quedó descartado el pasado fin de semana, tras realizarse el cotejo grafológico."La prueba de la Dijín no es un dictamen pericial y va en contra de toda evidencia, porque la prueba morfológica dice que es mi nariz y colocaron un acetato linealmente en la parte baja y alta de la nariz, pero dejaron un vacío en el centro", dijo, al explicar que en Colombia hay cuatro millones de personas con nariz aguileña. Asimismo, dijo que la voz es totalmente diferente y explicó que, según el método utilizado, se tuvieron en cuenta el aspecto perceptual, linguístico y acústico en casi una hora de grabación."La grabación fue casi una hora explorada y solo seis vocablos se encontraron donde pueden haber coincidencia. En una hora de grabación se pueden decir entre 4000 y 4600 palabras por lo que solo el 0.001 por ciento corresponde a mi voz", aseveró.El exdiputado del Valle del Cauca agregó que prefiere pensar que la acusación que pesa en su contra solo se trata de un error judicial y no un complot en su contra. “Yo no quiero ser temerario, conmigo han sido temerarios y no voy a responder de la misma manera. No tengo argumentos para decir que se trata de un complot en mi contra, prefiero pensar que se trata de un error judicial”, dijo Sigifredo López, en Caracol Radio.Sin embargo, López cree que, aunque no tiene idea y no puede atreverse a hacer señalamientos, sí hubo complicidad por parte de alguien en la Asamblea del Valle para perpetrar su secuestro y el de sus once compañeros.Además, el ex diputado dijo que "va contra la lógica y la autoprotección de los seres humanos" que sea señalado como responsable del hecho, pues considera que nadie en el mundo pueda someterse a un autosecuestro, arriesgar su vida en un conflicto armado y alejarse de su familia."Un hombre a gracia de discusión, pues simplemente no va a la Asamblea. Qué persona en el mundo se somete a un autosecuestro, a arriesgar su vida en un bombardeo, a que lo humillen y lo traten a hijueputazos, a no ver crecer sus hijos ni tener una caricia de su mujer, tiene que ser un desquiciado mental, un psicópata, un monstruo", expresó, al añadir que sólo les faltó decir que era un "violador o de Al Qaeda".Durante la entrevista, López también aseveró que estaba convencido que si no se hubiera puesto a aspirar al Senado de la República, a la Alcaldía o a la Gobernación, estaría tranquilo en su casa."Todo se ha dado es por estar en la política y eso causa un dolor de patria muy grande, porque toda la vida he estado en contra de la violencia, soy un defensor de los derechos humanos. Yo sobrevivo y creo que mi misión es trabajar por la paz del país", señaló.Tras recordar el sufrimiento de los casi siete años de secuestro, el exasambleísta dijo que las Farc lo liberaron el 5 de febrero del 2009 no había una investigación en su contra, hasta el pasado 17 de mayo cuando fue capturado. "Yo no tengo antecedentes de ninguna naturaleza. Esto me ha traído problemas de salud, yo soy un hombre a quien no le duele nada, he gozado de muy buena salud y me gusta el deporte. Pero resulta que el jueves pasado desarrollé un preinfarto y he estado con la presión alta, baja", manifestó López, al agregar que solo piensa en volver a abrazar a su madre y volver con sus hijos. Finalmente, Sigifredo López reiteró que solo pide justicia y que el testimonio sea grabado por los colombianos para que lo comparen. "Solo quiero que la justicia diga que soy un hombre inocente y que los medios le den a mi libertad, el mismo despliegue que le dieron a mi captura", dijo el ex asambleísta, tras indicar que no ha contemplado la posibilidad de demandar al Estado cuando se demuestre su inocencia."Nunca había tenido contacto con guerrilleros"Sigifredo López insistió que, hasta antes de su secuestro y el de sus compañeros, asesinados en el 2007 por las Farc, nunca había tenido contacto con guerrilleros. "Ni aún cuando El Caguán, que se convirtió en un santuario de la impunidad, pues a mí ni siquiera me llamó la atención de ir por allá porque no estaba de acuerdo con eso", dijo.Además, el exdiputado del Valle del Cauca aclaró que solo había conocido a los miembros de esa guerrilla por fotos y que nunca lo contactaron o lo llamaron.Ante las dudas de algunos ciudadanos sobre el buen aspecto que tenía cuando fue liberado, el exdiputado anotó que en cuando fue secuestrado pesaba 123 kilos y que cuando salió, 100. "Eso fue porque no me dejaron mover. Estaban engordando la mercancía, pero antes (que se llevara a cabo su liberación) estaba pesando 80 kilos”.En cuanto a lo que representa Pradera para las Farc, Sigifredo López dijo que su municipio, del cual fue alcalde en 1992-1994, "ha sido estigmatizado", ya que queda cerca al Páramo de las Hermosas, sitio que separa en la parte más alta de la cordillera occidental a los departamentos de Valle del Cauca, Tolima, Quindío, Cauca y Huila e "históricamente ha sido un corredor de la guerrilla desde la época de Tirofijo"."Por ahí pasan muy rápido y ha sido un corredor estratégico desde hace tiempo. Se ha querido estigmatizar a Pradera y el municipio ha sufrido una desgracia, especialmente desde que se la tomó la guerrilla", afirmó López.Sobre el 11 de abril del 2002, día en que fue secuestrado junto con once de sus compañeros, el exdiputado recordó que los sacaron de Cali por los Farallones, luego los llevaron hacia Dagua para tomar el pie de monte de la cordillera occidental, entre Cauca y Nariño."Nos tuvieron en toda la costa Pacífica entre Buenaventura y Tumaco. Nunca estuvimos por la cordillera central (que es donde queda Pradera), sino en el Pacífico colombiano", rememoró.Alejarse de la políticaPor otro lado, Sigifredo López manifestó, también a través de Caracol Radio, que está harto y dolido por la situación que está atravesando y, en ese sentido, está considerando la posibilidad de alejarse de la política. “Es muy duro que la política haya llegado a estos niveles de mezquindad en los que le bajan la cabeza, a quien trata de levantarla", añadió López, quien está pensando dedicarse a la docencia y a ejercer su profesión como abogado.Además, López recordó que cuatro generaciones de su familia han sido víctimas de la violencia en Colombia, pues, cuando tenía un año, a su padre lo mataron, su abuelo también fue asesinado, y ahora sus hijos y él padecieron el flagelo de su sucuestro.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad