"Es mejor tener fama de jodida": Martha Mancera, jefe de la Fiscalía en el Valle

default: "Es mejor tener fama de jodida": Martha Mancera, jefe de la Fiscalía en el Valle

Martha Mancera lleva ocho meses como jefe de la Fiscalía en el Valle. Su principal reto es la lucha contra la violencia en Buenaventura. Dice que en sus 22 años en esta institución no ha visto una realidad tan compleja.

"Es mejor tener fama de jodida": Martha Mancera, jefe de la Fiscalía en el Valle

Marzo 08, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Ana María Saavedra | Editora de Orden.

Martha Mancera lleva ocho meses como jefe de la Fiscalía en el Valle.

Martha Mancera lleva ocho meses como jefe de la Fiscalía en el Valle. Su principal reto es la lucha contra la violencia en Buenaventura. Dice que en sus 22 años en esta institución no ha visto una realidad tan compleja.

A Martha Janet Mancera podrían decirle la Dama de Hierro de la Fiscalía. No mide más de un metro y medio, pero tiene la valentía de un gigante. Su carácter es fuerte, tiene voz de mando, enérgica. Es intensa, tanto que sus días de trabajo empiezan a las 6:30 a.m. y muchas veces terminan a la medianoche.Desde hace ocho meses, es la Directora Seccional Valle, pero lleva 22 años como fiscal en la región. Ha sido coordinadora de la Fiscalía de Vida; luego de la Unidad de Reacción Inmediata, URI, de Cali, donde realizan los levantamientos de cadáveres; de la Especializada, en la que se investigan las estructuras de narcotraficantes y terrorismo, y directora del Cuerpo Técnico de Investigaciones, CTI. En ese tiempo ha sido reconocida como una fiscal berraca, estricta y transparente. Ahora, como fiscal del Valle su reto primordial es Buenaventura, una de las ciudades más golpeadas por la violencia. Martha Janet, una bogotana, soltera, sin hijos y que vive con su perro, reconoce que su prioridad es llevar tras las rejas los autores de los desmembramientos de personas, de la violencia sexual contra las mujeres y de las extorsiones a los comerciantes del Puerto. Por esas paradojas de la vida, una de las fiscales más temidas por los delincuentes, es amante de los dibujos animados. En ocasiones, dice que se siente como Scrat, esa ardilla prehistórica de la Era del Hielo, que siempre está tratando de alcanzar una bellota. “Recuerdo cuando tiene esa bellota y con ella tapa un hueco, pero mientras tapa uno le salen cinco más. Así soy yo, pero sigo insistiendo”, dice en medio de risas.Usted tiene fama de jodida y transparente. ¿Cómo se ganó esa fama?(Risas). Es mejor tener esa fama. Creo que es porque me exijo demasiado, no quiero fallarle a la comunidad. Claro que Dios me ha dado la oportunidad de liderar muchos equipos. Y mi equipo de trabajo ha demostrado una efectividad impecable. En la Especializada llevó tras las rejas a decenas de narcotraficantes. ¿La han amenazado?Podría decir que sí he enfrentado amenazas no me he dado cuenta. Yo he entregado todo mi esfuerzo.Pero ha tenido momentos duros.Muchos. Uno fue la muerte del fiscal Jairo Martínez (en 2009). Lo que más me dolió fue ver su familia, sus hijas, su esposa. En ese momento me di cuenta que este trabajo es importante pero hay momentos que también hay que mirar a la familia.Mi compromiso en el entierro de Jairo fue investigar y dar los resultados que se dieron con la captura de su homicida.Al fiscal Martínez lo mató alias El Carnicero, él llevaba un proceso en su contra.A este hombre lo capturaron en un allanamiento cuando encuentran a un abogado, al doctor Valverde, muerto, con piedras en el estómago. Entonces, empieza el proceso y viene un tema de salud del ‘Carnicero’, le dan la libertad; Jairo apela eso, y luego llega una sentencia absolutoria. Él la apela porque considera que tiene todos los elementos para insistir en que se revise la decisión. Ahí es cuando creemos nosotros atentan contra la vida de Jairo.Pero ese no es el único compañero asesinado. Como fiscal en la URI le tocó participar en el levantamiento de su compañera María Victoria Madriñán, asesinada junto con su esposo el abogado Armando Moore.A mi me tocó recibirla herida en el HUV, estaba agonizando y verla en una camilla muriéndose, lo único que repetía era mis hijas, mis hijas. - Para de hablar. Hace un gesto con las manos, está a punto de llorar-.¿Ha tenido miedo?No –lo dice con vehemencia-. Cuando se habla de miedo, tengo que decirte que no lo siento. Todos los días le digo a Dios hoy es un día que tu sabrás que vas a hacer conmigo. Doy gracias por estar viva. Me levanto y salgo, sé que cualquier cosa puede pasar. No tengo miedo a morir porque creo que a nadie le debo nada, he hecho bien las cosas. Puedo levantar mi cabeza y andar tranquila.Creo que por esto es que tomé decisiones en mi vida. No soy casada y no tengo hijos. Mi ritmo es muy duro. Salgo a las 6:30 a.m. y puedo llegar a las 12:00 de la noche. Hace ocho meses asumió como directora de la seccional Valle, que cobija desde Buga hasta Cartago; y Buenaventura. ¿Qué encontró?Cuando me invitaron a acompañar este proceso, era consciente que era un gran reto. Me posesiono el 3 de abril y llega Semana Santa y el Miércoles Santo encuentran el cuerpo desmembrado de un adolescente en Buenaventura. En ese momento teníamos un equipo muy reducido, nos apoyó Cali porque las herramientas no permitían trabajar rápidamente.Era un panorama bastante preocupante, los quince fiscales que estaban tenían un promedio de 800 investigaciones cada uno.Human Right Watch presentó un informe en el que dice que allá hay una impunidad en homicidios del 98 %.En este momento estamos tratando de sacar adelante las investigaciones en las que se afecta los derechos fundamentales. Tenemos una prioridad en resolver los casos de desmembrados, en la violencia de género.Pero pedimos un fortalecimiento en los jueces, nosotros no somos los únicos actores en este proceso.Los fiscales aumentaron a 23, pero los jueces siguen siendo los mismos. Es una gran dificultad. Se le propuso al Consejo Superior de la Judicatura fortalecer a los jueces. Nosotros tenemos tres fiscales especializados y aquí no hay jueces especializados, sino que los juicios toca hacerlos en Buga.En el informe también se hablaba de que una sola fiscal tenía 400 investigaciones de desaparecidos, que es uno de los delitos que más preocupan a los bonaverences.Destinamos a una fiscal para desaparecidos, pero hay casos de hace más de una década. Esta semana, luego de una reunión de José Miguel Vivanco (director de HRW) con el señor Fiscal General se decidió fortalecer aún más los fiscales en ese tema. ¿Cuál es su radiografía de Buenaventura?Uno de los problemas más difíciles es la situación de los jóvenes, se necesita en ellos una verdadera inversión en su educación, en sus oportunidades de trabajo. El sector social de Buenaventura necesita mucho. Tenemos muchas capturas de menores y hemos observado que la mayoría de ellos no estaba estudiando. De los 18 capturados por casos de desmembramientos nueve eran menores de edad. Es un número muy alto y lo más preocupante es que muchos de ellos fueron los que ejecutaron los crímenes, mataron y desmembraron.¿Por qué esa sevicia? Cuando son capturados y hablan frente al defensor de familia dicen que se hizo porque fue algo que surgió en el momento. Uno no les ve que tengan un sentimiento de haber hecho algo malo. En uno de los últimos casos dos jóvenes van saliendo de un barrio y se pierden. Entonces, los sorprenden y piensan que son de la banda contraria, los interrogan y toman la decisión de matarlos y desmembrarlos.¿En estos 22 años de fiscal se había encontrado una situación tan compleja como Buenaventura?No, no. Nunca. Voy a ser franca, cuando me llaman ese Miércoles Santo, yo que soy súper Católica, a decirme que encontraron el cuerpo desmembrado de un menor eso me impactó. Yo me decía esto no puede pasar hay que darle una respuesta a la ciudadanía. Él trabajaba vendiendo agua de coco y ese día por la noche decide salir, se arregla y cruza a otro barrio. Dicen que no lo conocen, la gente les advierte que sí es conocido que es el hijo de una vecina, pero no entienden razones, llevan al muchacho a una casa y lo matan.Comenzamos la investigación, fue un trabajo intenso y a los cinco días teníamos las órdenes de captura.El Gobierno anunció en marzo del 2014 una intervención. Entre julio y octubre no hubo desmembrados, en noviembre hayan fosas en la Comuna 12, ¿se trasladó el fenómeno?Diría que si uno lo ve desde esa óptica sí se trasladó. Un mensaje es que estamos en este trabajo con toda las instituciones en pos de Buenaventura. El miércoles usted participó en una rueda de prensa con la Armada y la Policía, en la que se repitió que este año no ha habido casos de desmembrados. Pero dos ocurrieron en diciembre, ósea hace dos meses. Da la sensación que se tapa el sol con un dedo para mostrar que todo está bien.Podemos decir que falta mucho, pero queremos dejar visible es que los casos, si suceden los esclareceremos. Explicamos que los casos fueron de diciembre porque este año no han reportado ninguno. Como Fiscalía no queremos decir que haya una gran calma y que la situación ya se arregló, sabemos que falta mucho. Se ha hecho un esfuerzo, han bajado los homicidios. Las acciones que se hicieron el año pasado desde la Fiscalía, la Policía y la Armada tuvieron como objetivo golpear a unos grupos que estaban afectando a la población. Se hizo una investigación que permitió judicializar a los líderes de esas estructuras. Lo que pasa es que la situación es tan compleja que se captura uno y surgen otros.Las organizaciones han denunciado que en Buenaventura la violencia sexual contra la mujer es una forma de control de superioridad por parte de los grupos armados, ‘Urabeños’ y ‘Empresa’. Hablan de muchos casos.Tenemos dos fiscales en el tema de género. Una para violencia intrafamiliar, se han visto casos muy graves. Y otra para violencia sexual. Tenemos cien investigaciones, hemos avanzado en 20 casos con quince órdenes de captura, de las que 12 se hicieron efectivas. Pero son casos en que el agresor es un vecino o un familiar. Esa violencia sexual de la que se habla en los barrios de los grupos armados, de esa no hay denuncia. Sabemos que existe, pero hay miedo y es muy complicado. Queremos que las víctimas se acerquen y confíen en nosotros. Por eso es tan importante reforzar el Centro de Atención a Víctimas y que la Alcaldía nos apoye con el trabajador social, el psicólogo y el abogado.Su historiaCuando asumió la Especializada, en 2003, la Fiscalía pasaba un momento duro por el escándalo de la relación de fiscales con el Cartel del Norte del Valle, ¿cómo fue ese reto? Es un momento muy difícil, pues declaran insubsistentes a ocho fiscales y dos están condenados. Una tarde me llama mi jefe y me dice tienes que recibir la especializada.En esa experiencia le tocó la lucha contra el Cartel del Norte del Valle y luego contra las llamadas bandas criminales, ¿en qué ha cambiado el narcotráfico? Hoy en día es distinto. La metodología de investigación para los carteles de esa época era diferente, tenían unas estructuras jerarquizadas y ahora son muchas pequeños grupos delincuenciales que funcionan como un ‘outsourcing’.Este año se han presentado una serie de homicidios norte del Valle, ¿qué está pasando? Según investigaciones, lo que hemos podido avanzar probatoriamente es que están relacionados en algunos casos de ajustes de cuentas. Lo más claro es que hay unos temas que tienen que ver con líneas de microtráfico.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad