¿Es la creación de un Ministerio la solución para la inseguridad ciudadana?

Junio 22, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Es la creación de un Ministerio la solución para la inseguridad ciudadana?

Uno de los opcionados como Ministro de Seguridad Ciudadana es el exdirector de la Policía, general (r) Óscar Naranjo, quien hace parte de los negociadores en La Habana. Naranjo ha sido uno de los directores mejor posicionado en las encuestas.

Sectores temen que con esta cartera se politice la Policía. Analistas creen que puede funcionar si maneja la seguridad de una forma integral.

El reto de la seguridad en los principales centros urbanos del país y el aumento en los índices negativos de percepción, pusieron el tema en boca de los sectores políticos que desde el año pasado emprendieron una cruzada para buscar salidas a este problema.Durante la pasada contienda electoral el tema estuvo en la agenda de los candidatos, quienes plantearon soluciones diversas para atender esta necesidad y para tratar de devolverle a la ciudadanía la confianza en sus autoridades.Las propuestas eran tan diversas como el problema mismo. Se habló del aumento del pie de fuerza de la policía, más cámaras de seguridad, la consolidación del programa de cuadrantes, las recompensas, los castigos...El reelecto presidente Juan Manuel Santos echó mano de una propuesta que planteó en agosto del año pasado el representante a la Cámara, Augusto Posada: la creación del Ministerio de la Seguridad Ciudadana.En ese momento las voces a favor y en contra no se hicieron esperar, pero con la llegada del fin de año el tema se diluyó y la iniciativa quedó engrosando los estantes de los proyectos que terminan empolvados en el Congreso.Sin embargo, la promesa del Mandatario reelecto volvió a darle fuerza a la idea. Incluso, se dice que Santos ya tendría definido quien sería el primer titular de esa dependencia: el exdirector de la Policía, general (r) Óscar Naranjo.El oficial prefirió no referirse al tema argumentando que, hasta hoy, no ha hablado con el presidente Santos. Pero la promesa de campaña del Presidente avivó nuevamente el debate sobre la conveniencia o inconveniencia de crear un nuevo ministerio en las actuales circunstancias del país.En este sentido, analistas dividen opiniones sobre el tema. Mientras algunos advierten que esta nueva cartera podría terminar por politizar la Policía y retroceder más de 60 años de evolución de esta fuerza, otro sector lo ve desde un ángulo diferente y asegura que para que el Ministerio funcione debe tener una integralidad en la atención del problema de la seguridad ciudadana.En la arena de quienes no comparten esta iniciativa se encuentra el general (r) Leonardo Gallego, quien aseguró que la mayor parte de los exdirectores de la Policía no comparten esta iniciativa.El retirado oficial sustenta su rechazo a la propuesta con el argumento de que “en estos momentos no existen las condiciones apropiadas para que se traslade la competencia de la Policía del Ministerio de Defensa a otra entidad”.Explicó que “ese fue un episodio que se vivió hace varias décadas cuando la Policía estuvo por fuera del Ministerio de Defensa y esto, lamentablemente, determinó una influencia política.Fue nefasto”.Una mirada similar a esta alternativa para atender la inseguridad que se vive en los centros urbanos la dio el exdirector de la Policía, general (r) Luis Ernesto Gillibert, quien dijo que “no veo conveniente que hoy salga la Policía del Ministerio de Defensa, porque quedarán muchos vacíos y uno de ellos es el fuero para el juzgamiento de los uniformados. ¿Será que se deberá crear un fuero policial especial? creo que eso complica las cosas”.El general Gillibert explicó además que hace apenas unos años se cambiaron las denominaciones de los rangos de la Policía y ellos aún no los han aceptado, por lo cual se cuestionó “¿cómo vamos a cambiar la mentalidad de la Policía que viene desde 1952?” al hacer referencia a que ya no dependerá del ministerio que maneja las fuerzas sino de uno aislado de todo lo que tiene que ver con el esquema operativo de las mismas.Por ello sentenció: “Cuando hay dos ministerios coordinando la acción de las fuerzas, las cosas se complican y por eso, creo, que si se quiere hacer un cambio sustancial pues es mejor crear el Ministerio de la Policía”.Posibilidad para el posconflictoNo obstante a las posiciones anteriores, existen sectores que desestiman, de alguna manera, la crítica que ha recibido la propuesta, ya que consideran que solamente se está viendo únicamente desde la óptica de lo que podría pasar con la Policía y no frente al tema de la integralidad de la seguridad ciudadana.Quienes defienden la propuesta indican que es una herramienta necesaria para el posconflicto, ya que el país se debe preparar para nuevos retos en materia de seguridad.El promotor de la idea, el representante Augusto Posada dijo que “cualquier país del mundo que viva un posconflicto tiene como reto consolidar la seguridad ciudadana, porque es claro que después de silenciadas las armas muchos de los militantes de estos grupos armados van a las ciudades, a los núcleos y algunos se acogen a esas políticas de resocialización y de reinserción, pero otros no”.Posada insistió en la necesidad del Ministerio, del cual aseguró “tiene dos columnas fundamentales: una es la Policía, donde se concentra la lucha contra la delincuencia común, y otro gran bloque es toda esa política de posconflicto que tiene que desarrollar el país y que desafortunadamente no ha coordinado bien en los últimos años”.Pese a esta percepción, el general (r) Gillibert indica que “si se firma la paz viene el posconflicto que requiere de unos ajustes muy difíciles para la paz y la seguridad” y añadió: “Es precisamente ahí cuando se requiere una fuerza pública cohesionada y que no se puede fisurar, más cuando es claro que las experiencias internacionales han demostrado que el posconflicto es de largo plazo”.Por esta razón, el oficial en retiro enfatizó que “nadie cambia de canoa a la mitad del río y no se pueden fisurar las fuerzas en los actuales momentos”.Pero el tema no tiene únicamente esta mirada, ya que especialistas en seguridad como Hugo Acero advirtieron que un ministerio de este tipo “ayudará a darle un manejo integral al tema de la seguridad”.Aseguró que “si el tema es solo policial no funciona, pero si atiende, incluso las acciones de prevención, no solo del delito, sino de emergencias, violencia intrafamiliar, convivencia ciudadana, entre otros temas, se pueden mejorar las condiciones de seguridad y acabar de plano con el concepto que la delincuencia solo se combate con más jueces y policías”.Así sería la cartera de seguridadSi bien en los actuales momentos la creación del Ministerio de Seguridad Ciudadana aún es un proyecto, ya hay un boceto sobre cómo sería el esquema de la nueva cartera.Según se pudo establecer, los lineamientos de este Ministerio serán trazados directamente por el Presidente de la República que se basará en la lucha contra el delito común y la propuesta integral y multisectorial con miras a mejorar la situación de seguridad de las ciudades.Se habla que esta cartera estaría compuesta por tres viceministerios: de reintegración social, de relaciones interinstitucionales y de convivencia.De tajo, este ministerio acabaría con las consejerías presidenciales de Convivencia y Seguridad Ciudadana; la de Reintegración Social y Económica; la Subdirección de Seguridad y Convivencia Ciudadana del Ministerio de Interior, además de la Agencia Colombiana para la Reintegración.Dentro de lo que se se pretende implementar, este Ministerio asumiría la Dirección de la Policía Nacional con todas sus dependencias: Interpol, Carabineros y Seguridad Rural, Inteligencia, Antinarcóticos, Protección y Servicios Especiales, Antisecuestro y Antiextorsión, Tránsito y Transporte, Escuelas de Formación, Talento Humano, Sanidad, Bienestar Social, Incorporación, Inspección General, Planeación, Secretaría General, Telemática y la Oficina de Comunicaciones Estratégicas.De la misma manera, no se descarta que la nueva cartera tenga el control de los organismos de socorro como la Defensa Civil y los Bomberos, que pasarían a engrosar el programa de prevención y atención de emergencias y desastres, lo que conllevaría a la eliminación de las direcciones que existen en el ámbito nacional y regional en manos del Ministerio del Interior y de las secretarías de Gobierno de los departamentos, los municipios y los distritos del país.¿Cómo se creará?Para la creación del nuevo Ministerio de Seguridad, el Presidente de la República tiene dos opciones: un proyecto de ley o la solicitud de facultades extraordinarias para modificar la estructura del Estado. Ambas alternativas tienen que ser aprobadas por el Congreso.En el primer caso, el Gobierno podría presentar el proyecto al Congreso, en el que le daría vida al nuevo Ministerio y en el cual se determinarían los cargos, las funciones y el presupuesto, entre otros, para que pueda entrar en funcionamiento luego de la aprobación en cuatro debates (dos en Senado y dos en la Cámara de Representantes).La otra posibilidad es solicitar las facultades extraordinarias que podrían ser hasta de seis meses para que, vía decretos, el Presidente cree la nueva cartera.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad