¿Es el desarme una alternativa viable para reducir los homicidios en Cali?

¿Es el desarme una alternativa viable para reducir los homicidios en Cali?

Agosto 18, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Luiyith Melo García | Reportero de El País
¿Es el desarme una alternativa viable para reducir los homicidios en Cali?

Según las estadísticas del Observatorio Social de Cali, de las 1.541 armas decomisadas en el primer semestre del 2013 en la ciudad, 216 estaban en manos de menores de edad.

El impacto de la criminalidad en Cali revive el debate sobre las armas en manos de los ciudadanos. Algunos defienden la medida, otros la critican.

Lo advierte María Isabel Gutiérrez, directora de Cisalva, el Centro de Investigaciones sobre Violencia, de la Universidad del Valle: Si el atleta surafricano Óscar Pistorius no hubiera tenido un arma a su alcance, a lo mejor no hubiera asesinado a su novia de cuatro disparos como lo hizo, al confundirla -según dijo-, con un ladrón.O también -agrega-, si como ocurrió hace unos días al sur de Cali, un profesional que defendía la teoría de que las personas de bien tenían que estar armadas, no hubiera portado y accionado un revólver cuando lo estaban atracando para quitarle dos millones de pesos que había retirado de un banco, a lo mejor seguiría vivo entre nosotros. La víctima mató en defensa propia a quien lo asaltaba por la ventanilla del conductor, pero un segundo delincuente le disparó, a su vez, por la ventanilla del pasajero y lo asesinó.Gutiérrez pregunta si “¿es aceptable que, sin justificar el robo, la familia se quede sin un papá, sin un esposo, sin un abuelo y la sociedad sin una persona efectivamente productiva, por dos millones de pesos?”.Un exalcalde de Cali, por su parte, recuerda que ya como ciudadano del común y gracias a que iba armado logró evitar hace algún tiempo el atraco de dos individuos en moto a otro vehículo en el norte de la ciudad. Con ello el exfuncionario justifica que los ciudadanos porten armas amparadas para su defensa.No se sabe cuántas armas circulan en Cali, ni siquiera cuántas están con permiso en poder de los ciudadanos porque la Tercera Brigada del Ejército no suministró su número. Pero sí se sabe que el 90 % de los homicidios aquí se cometen con arma de fuego.En Bogotá los homicidios bajaron un 32 % durante el último año gracias al Plan Desarme implementado por la Alcaldía. Y en Medellín también hay resultados positivos. Por eso el debate sobre el desarme vuelve a la mesa. Según el Observatorio Social que hace seguimiento a la criminalidad, en el primer semestre de 2013 aquí hubo 954 homicidios, de los cuales 859 se cometieron con armas de fuego. En ese mismo periodo las autoridades incautaron 1541 armas de fuego, 803 de las cuales eran originales y 729 de fabricación artesanal. De ellas, solamente 222 tenían permiso para ser portadas y 216 estaban en poder de menores de edad.En otras palabras, hay una peligrosa circulación de las armas de fuego, no solo en manos de adultos con salvoconducto, sino en poder de menores de edad y sin amparo legal.Esta realidad, ha hecho que el Gobierno esté pensando en proponer un desarme general en la ciudad, tal como ha ocurrido en Bogotá, con el fin de reducir las posibilidades de que la gente que tiene un arma de fuego termine disparándola y matando a otro por cualquier circunstancia. Así lo señaló el secretario de Gobierno Carlos José Holguín, quien dijo que la medida se está madurando al interior de la Administración.Es que Cali tiene 60 homicidios por cada cien mil habitantes, mientras Bogotá bajó de 22 a 13 casos por cien mil habitantes con el desarme general. Ese es un buen referente.Sin embargo, el comandante de la Tercera Brigada del Ejército, general Luis Fernando Rojas, señala que el Ejército siempre ha tenido una posición frente al tema y es no negarles el amparo de un arma a los ciudadanos que la requieran y la necesiten. “Las armas con salvoconducto se les han dado a personas a las que se les ha hecho un estudio y muchas veces la necesitan por algunos factores de riesgo que tienen”, señaló el oficial.No descartó que algunos hagan mal uso de esas armas y agregó que “todos los días estamos decomisando armas sin el respectivo salvoconducto y muchas veces están en manos de las bandas criminales y de otras organizaciones delincuenciales”. Algunos usuarios de las armas, como empresarios y hombres de negocios, defienden el porte de las mismas. Rodrigo Velasco, presidente de la Andi, sostiene que el desarme “es una decisión muy complicada de tomar, porque cómo se protege a las personas que por la razón o por la fuerza han tenido que acudir a guardaespaldas que los están cuidando”.Lo ideal sería que todo el mundo estuviera desarmado, pero “cuando se toma esa medida también hay que tomar las previsiones necesarias y contundentes en favor de las personas que necesitan protección y eso implicaría una acción envolvente de una magnitud muy grande para desarmar la delincuencia”, dijo.El general Fabio Alejandro Castañeda, comandante de la Policía Metropolitana de Cali, por su parte, ha dicho que el plan desarme no se puede aplicar de manera global en Colombia (a raíz del caso de Bogotá), porque “cada ciudad tiene su propia problemática”.Considera que el plan desarme ayuda a reducir la comisión de los delitos en sectores donde hay presencia de delincuentes como en las comunas que se intervinieron en Cali. Pero, en su criterio, lo prioritario es desarmar a los violentos que utilizan armas ilegales para agredir a personas de bien.Mauricio Vásquez, coordinador del programa Cali Cómo Vamos, dijo que una medida de desarme general debe venir acompañada del pie de fuerza necesario para incrementar los operativos.“Si se quiere impactar a la delincuencia hay que hacer mucho trabajo, no solo con los usuarios de las armas, sino frente a las cadenas de comercialización, rutas ilegales y armas de contrabando, porque hay un mercado negro que nutre la criminalidad”, indicó Vásquez.Voces en favorEn la otra orilla hay voces que defienden el desarme general como medida para bajar los homicidios en Cali. El personero Andrés Santamaría dijo que en algunas ciudades hay aspectos positivos en la disminución de homicidios y que “Cali requiere un elemento de prueba. Si en el primer mes o las primeras semanas no funciona, que simplemente se cancele, pero Cali tiene que darse la oportunidad de tener un desarme”, sostuvo.“Muchos delitos se cometen con armas amparadas y en los asesinatos cometidos en los centros comerciales de Cali, los capturados tenían armas amparadas”, advirtió el Personero.María Isabel Gutiérrez, directora de Cisalva, defiende el desarme general “con base en la evidencia de varios estudios científicos que han demostrado que el hecho de tener un arma en la casa incrementa hasta diez veces el riesgo de morir por esa misma arma”.La académica precisa que “se ha demostrado, incluso en Colombia -y hay varias evidencias en Cali y Bogotá- que en los periodos en que hubo desarme se registró una disminución estadísticamente significativa de los homicidios y con datos se sigue corroborando esa hipótesis”.En ese sentido, las cifras del Observatorio Social de la Secretaría de Gobierno de Cali indican que en las comunas 13, 14, 15, 21, 6 y 20 intervenidas con el Plan de Desarme en los últimos dos años, antes y después de la temporada de fin de año, hay algunos resultados alentadores. Entre octubre 6 y diciembre 6 de 2012 hubo 17 homicidios menos en esas comunas, aunque en los meses siguientes, hasta febrero de 2013, se volvió a incrementar.Así lo hace notar el secretario de Gobierno Carlos José Holguín, quien destaca el resultado positivo del plan desarme en los meses previos y posteriores a diciembre, con la reducción o variación leve del total de muertes violentas y de los homicidios cometidos con arma de fuego. Pero explica que ese mismo resultado no se da durante diciembre (fin y comienzo de año), “porque esta suele ser una temporada con una clara tendencia histórica al incremento de homicidios, con énfasis en los cometidos con arma de fuego”.Con lo anterior, el experimento del desarme aún está por validarse en Cali porque los resultados aún no son consistentes y se requeriría, como piden algunos, un periodo de prueba para implementar la medida y ver sus resultados. El debate está sobre la mesa.Caleños lo apruebanEl 53.3 % de los caleños está de acuerdo con la implantación del desarme de los ciudadanos, mientras que el 46.7% % dijo que no lo aprueban.Así lo determinó un sondeo de opinión realizado este viernes 16 de agosto por elpais.com.co en el que se preguntó si estaban Sí ó No de acuerdo con que se imponga el desarme en Cali. El sondeo lo respondieron 694 ciudadanos. 367 dijeron SÍ estar de acuerdo con el desarme, mientras 327 respondieron que no estaban de acuerdo.Para algunos analistas, el resultado muestra técnicamente que las opiniones de la gente están divididas frente a la medida, pese a que hay más ciudadanos a favor del desarme.Eso se explicaría por la misma tesis que ha hecho carrera de que si los delincuentes están armados los ciudadanos no deberían estar desarmados, algo que para los epidemiólogos de la violencia resulta discutible.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad