¿Entró en su etapa decisoria el proceso de paz con las Farc?

¿Entró en su etapa decisoria el proceso de paz con las Farc?

Agosto 24, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Argemiro Piñeros Moreno | Enviado especial de Colprensa
¿Entró en su etapa decisoria el proceso de paz con las Farc?

Los voceros del Gobierno continúan con las jornadas de diálogo con los representantes de las Farc en La Habana.

Aún faltan dos puntos por acordar: contar la verdad, reparar las víctimas y la terminación del conflicto. Se estima que los negociadores se tomarán, en el estudio de esos temas, seis meses más.

“Hemos entrado en momentos decisorios en el proceso (...) Hay posibilidades serias de terminar el conflicto”. Esas frases lanzadas por Humberto de la Calle, jefe negociador del Gobierno, al cierre del ciclo 27 de la mesa de negociación para la terminación del conflicto con las Farc, volvió a generar expectativa sobre qué tan cerca de culminar está el proceso. Sin embargo, el mensaje real del negociador oficial era que el proceso de paz si está bien encausado, aunque el país y el mundo debe entender que el mismo se tomará por lo menos seis meses más, a lo que el afán y las presiones de la opinión deberán seguir ajenas al mismo, así como de las preocupaciones del Gobierno Nacional.Las cuentas que le vienen a la negociación son claras: el histórico paso que se dio para empezar a escuchar a las víctimas se tomará por lo menos tres meses. Las audiencias iniciaron de manera exitosa el pasado sábado 16 cuando a La Habana llegó el primer grupo de doce víctimas, entre ellas, Constanza Turbay, a quien las Farc entre 1997 y 2000 le mataron a su familia en el Caquetá, en uno de los actos de violencia contra una familia política que más se recuerda en el país. Ella aseguró que el negociador de las Farc, alias Iván Márquez, le había pedido perdón de manera pública y “no un perdón mecánico”.Ese día no solo las víctimas de las Farc tuvieron la oportunidad de encarar a sus victimarios y reclamarles porqué habían matado a sus seres queridos, sino que también lo hicieron algunos de los paramilitares y de los llamados crímenes de Estado, en donde apareció el primer caso de falsos positivos, que fue uno de los escándalos más resonantes que afectaron al Ejército Nacional en la última década.El próximo grupo volverá a la isla para la mitad del ciclo 28, a inicios de septiembre.El viernes pasado, al cierre del ciclo, las partes resaltaron lo importante que es para la dinámica de la conversación que las víctimas hayan viajado a Cuba y empiecen a contar sus historias. “Las víctimas cumplieron con grandeza la visita a la mesa de conversaciones. Fue una jornada marcada por el respeto y la disposición a escuchar para entender mejor y construir acuerdos que les den respuesta”, dijo De la Calle, mientras que las Farc indicaron que “no vinieron a La Habana instigados por la vindicta, vinieron a exigir paz para Colombia, cese al fuego y dignidad humana”.Se calcula que los cuatro grupos que quedan por viajar, cada uno de doce personas, hagan sus intervenciones hasta mediados de noviembre, incluso dando el margen de tiempo que requieren los coordinadores de las visitas para que seleccionen a las víctimas.Avances en el tema militar El que terminó fue un ciclo de momentos fundamentales para el futuro de la mesa. La instalación de la subcomisión que se dedicará a analizar el tema del cese al fuego, la desmovilización y la dejación de armas, permite que se empiece a mirar de lleno en la mesa el tema militar y la justicia transicional que se le deberá aplicar a los miembros de las Farc, en caso de concretar una firma definitiva de acuerdo de paz.Aunque el grupo oficia como una subcomisión y las decisiones puntuales solo las concretará la mesa en su conjunto posteriormente, las recomendaciones a las que llegue la misma es seguro que se adoptarán como las conclusiones centrales. Las partes frente al tema expresaron lo que se puede esperar, pero también —como en el caso del Gobierno— advirtieron las decisiones que con antelación se sabe que no tomarán.De la Calle explicó que “no estamos negociando un cese al fuego ahora. La Fuerza Pública sigue actuando en todo el territorio nacional. La subcomisión se limita a preparar posibles mecanismos futuros que sólo entrarían en vigor en el momento en que lleguemos a un acuerdo final”. Y para las Farc “con la puesta en marcha de la subcomisión técnica se da inicio a otra faceta hasta ahora no explorada de las negociaciones. Se trata de aquella que en el sentido literal del termino pueda conducir a la finalización de la confrontación armada”. El Gobierno adelantará el trabajo en esta subcomisión bajo la orientación de sus negociadores plenipotenciarios generales Jorge Enrique Mora Rangel y Óscar Naranjo, con el acompañamiento de siete militares activos. Estos últimos son el general del Ejército Javier Alberto Flórez Aristizábal, Jefe de Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Militares. Igualmente están por el Ejército los coroneles Vicente Sarmiento Vargas y Saúl Rojas Huertas; por la Armada capitán Omar Cortes Reyes, por la Policía Nacional el teniente coronel Edwin Chavarro Rojas, por la Fuerza Aérea el mayor Rodrigo Mezú Mina y la teniente de Navío Juanita Millán Fernández. A ellos se suman tres civiles que son: Mónica Cifuentes Osorio, Directora Jurídica de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz; César Restrepo Flórez, Director Estudios Estratégicos del Ministerio de Defensa; y Alejandro Reyes Lozano, Asesor Oficina Alto Comisionado para la Paz. La guerrilla no entregó el nombre de quienes componen su grupo, pero según se conoció, estarán algunos de sus negociadores centrales como alias Pablo Catatumbo y Fabián Ramírez. Esta subcomisión tiene como mecanismo de trabajo la entrega de documentos de análisis, para lo cual no será necesario que se mantengan en La Habana, pero se reunirán cuando así lo consideren necesario las partes, así no estén en tiempo de ciclos normales. Si bien el tema se empezó a discutir, en este momento no se prevé que pueda avanzar tan ágilmente como se evidencia está pasando con las víctimas, aunque sus visitas se extiendan hasta noviembre como mínimo. Un paso para la verdadEl tercer gran momento que se dio en la mesa de negociación en este ciclo fue la instalación de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas, la cual si bien no es la comisión de la verdad que se deberá constituir como uno de los compromisos de la terminación del conflicto, se convierte en un insumo fundamental para que Gobierno y Farc sigan en la discusión del tema de las víctimas. La comisión la componen 12 personas y 2 relatores, 7 propuestas por cada lado y tienen la independencia de trabajar. Los investigadores son el padre Javier Giraldo, Daniel Pécaut, Renán Vegas Cantor, Francisco Gutiérrez Sanín, Darío Fajardo Montaña, Jairo Estrada Álvarez, Vicente Torrijos, María Emilia Wills, Sergio de Zubiría, Jorge Alberto Giraldo, Gustavo Roberto Duncan y Alfredo Molano. Como relatores ejercerán Víctor Manuel Moncayo y Eduardo Pizarro Leongómez. Al ser instalada la Comisión, sus integrantes explicaron su forma de trabajo y subrayaron que son independientes y pluralistas y que la comisión “no obedece ni a las expectativas del gobierno ni a las Farc, es tan independiente como académica, por eso mismo no va producir una verdad oficial del conflicto”. Este grupo, según lo recordó el viernes Humberto de la Calle, tendrá cuatro meses para entregar sus informes, uno por cada investigador y un gran documento que será recopilado por los dos relatores, es decir, que estarán entregando a mediados de diciembre esa información. Más tiempo Es claro que el año 2014 terminará y el proceso seguirá, en diciembre el ciclo muy seguramente se dedicará a discutir sobre ese documento que entregue la comisión histórica del conflicto.Como ya ocurrió en los meses finales de 2012 y 2013, el proceso entrará en un periodo de receso por las festividades de Navidad y fin de año y se retomaría el trabajo sobre la tercera semana de enero del 2015. Ya para mediados del primer mes de 2015 se prevé que las partes entrarían de lleno a dar las revisiones finales de los acuerdos a los que esperan haber alcanzado sobre víctimas, aunque las partes no hablaron de fechas, sería febrero el momento en que ese punto se convertiría en el cuarto gran acuerdo de la mesa. Sin embargo, los avances en el punto referente al cese el fuego y la discusión de la justicia transicional se podría demorar un par de meses más. Las Farc incluso el viernes al término del ciclo 28 pidieron que en este tema sea escuchada la “opinión pública” y reclamaron que sea un mecanismo original y no copiado. “Queremos contar con el apoyo de todos los colombianos”, fue la frase con la que cerró su declaración De la Calle el viernes en La Habana. Su mensaje realmente buscaba decirle a los colombianos que el proceso sí va bien, que el Gobierno está creyendo cada vez más en el compromiso de las Farc para firmar el fin del conflicto, pero esa decisión final se tomará varios meses más.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad