Enfermedades generadas en servicio son responsabilidad de las FF.MM.

Enfermedades generadas en servicio son responsabilidad de las FF.MM.

Febrero 17, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Colprensa

Así lo indica una decisión de la Corte Constitucional sobre una tutela interpuesta por un exsoldado, al que le fue negado el servicio médico.

La Corte Constitucional determinó que las enfermedades originadas durante la prestación del servicio militar obligatorio sí son responsabilidad de las Fuerzas Militares, así la persona ya no esté en la institución, por lo que no se puede negar la atención médica a los exuniformados. En fallo de tutela, la Corte señaló que una vez una persona es seleccionada e incorporada al servicio militar, se materializa en cabeza del Estado, la obligación de prestar los servicios médicos requeridos mientras están activos.No obstante, “de manera excepcional se extienden más allá del retiro, cuando el soldado que se ha visto afectado por un accidente común o de trabajo o por alguna enfermedad durante la prestación del servicio”. Así, la persona puede reclamar a los organismos de sanidad de las Fuerzas Militares la atención médica, quirúrgica, de servicios hospitalarios, odontológicos y farmacéuticos necesarios para su recuperación, aún después del desacuartelamiento En el fallo de tutela, la Corte analizó el caso de un soldado regular que prestaba su servicio militar y, al ser retirado, se le hizo un examen médico insuficiente que no registró ninguna irregularidad. No obstante, cuando presentó examen para ser recibido en la Policía, la Institución le detectó una escoliosis en la columna vertebral, así como varicocele, por lo cual fue remitido a Sanidad del Ejército para ser atendido. No obstante, allí le dijeron que como ya no era miembro activo del Ejército Nacional, no podían atenderlo. De acuerdo con la Corte, “resulta evidente que la Dirección de Sanidad del Ejército Nacional ha vulnerado los derechos fundamentales del señor Jahnllier Benigno Mosquera Valoyes a la salud, al diagnostico y vida en condiciones dignas”. Esto, en atención del artículo 8 del Decreto 1796 de 2000 que consagra la obligación de practicar un examen médico de retiro, con la misma rigurosidad prevista para el examen de ingreso, a todas aquellas personas que van a ser dadas de baja del servicio militar activo, en aras de que regresen a la vida civil en optimo estado. “O en caso contrario, para determinar el tipo de asistencia médica, quirúrgica, hospitalaria y farmacéutica que requieran mientras se logra su recuperación; obligación que para el caso en cuestión reviste suma importancia ya que el accionante había desarrollado ciertas enfermedades (varicocele grado II y escoliosis en la columna vertebral) durante el tiempo de servicio y con ocasión del mismo. Razón por la que requería la práctica de un examen clínico que determinara la procedencia de un procedimiento quirúrgico, con el fin de contrarrestar las secuelas que se han generado a raíz de sus quebrantos de salud”, señaló la Corte. En ese sentido, la Corporación ordenó a la Dirección de Sanidad del Ejército que le realice un nuevo examen médico al exuniformado y le preste el tipo de asistencia médica, quirúrgica, hospitalaria y farmacéutica que requiera para su recuperación. Igualmente, la Corte previno al Ejército para que no vuelva a incurrir en este tipo de conductas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad