En Valle del Lilí y el Buen pastor hay mayores de edad tratados como menores

Abril 29, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co

Miguel Medina, abogado del Sistema Penal para Adolescentes, habló sobre la situación en ambos centros de formación para adolescentes, de donde se han fugado más de ochenta jóvenes en las últimas semanas.

El pasado domingo, de nuevo, en el Centro de Formación Juvenil El Buen Pastor, un grupo de más de 50 adolescentes iniciaron un motín. Esta vez redujeron al encargado de la seguridad, robaron las llaves de las celdas y liberaron a los internos. Corrieron por los techos y los patios de las casas vecinas. Alguien disparó y asesinó a uno de ellos. Hasta ahora 33 están fugados. Se trata del tercer motín en menos de 20 días en los dos centros de formación para adolescentes de la ciudad. ¿Qué pasa en ellos? ¿Quiénes son los responsables? ¿Cuánto durará el problema? Para Miguel Medina, abogado del Sistema Penal para Adolescentes, el problema es de carencias de seguridad en los centros y de la legislación para menores.El pasado jueves el motín fue en Valle del Lilí. Ahora en El Buen Pastor. Ustedes han dicho que los problemas en Valle del Lilí son de infraestructura, ¿cuáles son los problemas en El Buen Pastor? En El Buen Pastor la situación es semejante. Faltan rejas de seguridad para los techos, que es por donde se realizan las fugas, así como en el Valle del Lilí, necesitamos más presencia judicial. El problema de la infraestructura ya se está resolviendo con la inversión de los $1750 millones. El problema de la vigilancia no depende de nosotros sino de la Policía. Se ha denunciado que en esos centros hay una alta población de mayores de edad. Según Jhon Arley Murillo, director regional del Icbf, en Valle del Lilí hay 150 adultos, de una población total de 350; y en el Buen Pastor hay 125...Esa es la otra causa de los motines, porque en la mayor parte de los casos, son esos mayores de edad quienes inician los actos de desorden. Sí es cierto que hay muchos mayores de edad en las instituciones, pero no podemos hacer nada respecto a eso, ya que la ley dice que quienes sean sancionados bajo el Sistema Penal para Adolescentes, deben cumplir sus penas en esas condiciones. Es decir, que si un joven de 17 años es llevado por homicidio al Buen Pastor o a Valle del Lilí, debe permanecer allí hasta un máximo de ocho años, es decir, hasta sus 25, porque así lo indica la legislación. Ellos, sin embargo, están separados de los menores.Bueno, y en esas condiciones, ¿cuáles van a ser las medidas de coyuntura ante la situación? Es muy probable que en pocos días haya otro motín... Pues por ahora se están acelerando las obras en las instituciones y se le ha hecho un llamado a la Policía para que aumente el pie de fuerza.Se conocen muchos casos de adolescentes que reinciden en los delitos. ¿Sí están dando resultado los centros como Centros de Formación? Es muy difícil llevar estadísticas al respecto y seguir los procesos de resocialización, porque muchos de quienes salen de los Centros son ya mayores de edad, de modo que ya no le corresponde al Icbf vigilar esos procesos. Nosotros llevamos unas estadísticas respecto a la reincidencia en los menores de edad, que es baja, pero eso, la verdad, está lejos de la realidad, porque no podemos seguir todos los casos. Ahora, la mayoría de los adolescentes tienen esposas e hijos, y necesitan trabajar pero tienen muy pocas oportunidades laborales. Eso ejerce presión para que vuelvan a sus actividades delincuenciales.Hay adolescentes que denuncian maltrato adentro de los centros de formación, especialmente en el Valle del Lilí en una zona llamada La Isla, en donde los encierran hasta por cuarenta días... En ambos centros existen labores pedagógicas llamadas 'espacios de reflexión' que son iniciativas para manejar los casos más difíciles dentro de las instituciones. Quienes aplican esas iniciativas son los operadores de los centros, en el caso Valle del Lilí, los Religiosos Terciarios Capuchinos. El Icbf está buscando que se eliminen esos 'espacios de reflexión', que no deberían ser usados para aislar y castigar físicamente a los adolescentes.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad