En Tuluá murió la cuarta víctima por consumo de licor adulterado

Septiembre 20, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
En Tuluá murió la cuarta víctima por consumo de licor adulterado

Al hospital San Rafael, en El Cerrito, llegó una de las víctimas mortales y las 17 personas que presentaban síntomas de ingesta de licor adulterado.

Cuatro personas fallecieron y otras 40 más resultaron intoxicadas tras haber ingerido licor fraudulento en hechos registrados en Palmira y El Cerrito. Las autoridades tratan de establecer la procedencia de las bebidas.

A cuatro habría ascendido el número de víctimas mortales por intoxicación con licor adulterado en el Valle del Cauca. Este martes murió en un hospital de Tuluá Juan Vicente Silva, de 38 años, y en Palmira se confirmó el fallecimiento de Jaime Enrique Durán, de 44 años. En este último municipio las autoridades reportaron el lunes la muerte de Kelly Johana Suárez y, en El Cerrito, de Liliana Murillo, quien estaba presente en la fiesta familiar donde se consumió el aguardiente de un porrón que se habría encargado de Palmira. Las autoridades informaron que ya son 50 las personas intoxicadas en dicha reunión, de las cuales 22 fueron trasladadas a centros asistenciales de Cali. Asimismo, en Palmira, donde otro grupo de ciudadanos se intoxicó en un bar, el número de afectados se incrementó a diez. Entre las nuevas víctimas está una mujer que fue remitida de urgencia al Hospital Universitario del Valle. De otro lado, la Policía del Valle ofreció ayer hasta $50 millones de recompensa a quien entregue información de los alambiques en donde se manipuló el licor.Siguen operativos para confiscar licor fraudulentoMiembros de la Policía y el Ejército continuaban ayer los operativos en Palmira para identificar los sitios donde se estaría produciendo el licor artesanal. Ayer se allanaron tres viviendas. En una de ellas, ubicada en el barrio San Pedro, fueron decomisadas 150 botellas, de las cuales 31 tenían etiquetas de Aguardiente Blanco del Valle y otras cuatro de Aguardiente Antioqueño. En el lugar fue detenida una mujer.Las autoridades investigan si en este alambique se fabricó el licor que consumieron las personas en el bar de la Villa de las Palmas. Hicieron un llamado a la comunidad para que consuma licor en sitios autorizados o en almacenes de cadena y desconfíen de aquellos donde venden a precios bajos.Por su parte, el secretario de Salud de Palmira, Miguel Roa Tabares, precisó que la gente debe prestar atención a síntomas como dolor de cabeza intenso, visión borrosa, fatiga en la boca del estómago y mucha ansiedad, así como dificultad para respirar. “Estamos haciendo un llamado para quien presente estos síntomas se dirija de forma inmediata al centro asistencial o puesto de salud más cercano donde se le brindará el respectivo tratamiento”, anotó el funcionario.Hasta este martes, once pacientes se encontraban en el Hospital San Vicente de Paúl. Entre ellos están una mujer con catorce semanas de embarazo y un hombre quien expresó que cuatro de sus amigos también ingirieron licor adulterado pero que hasta el momento, al parecer, no han acudido a un centro asistencial. Los casosEn el caso ocurrido en El Cerrito, los miembros de una misma familia que departían en una fiesta resultaron afectados con aguardiente, que, al parecer, fue comprado en Palmira.La secretaria de Gobierno de El Cerrito, Paula Martínez, informó que los hechos se registraron en una fiesta familiar, en el barrio Santa Bárbara. Estas personas, que estaban celebrando un cumpleaños, llevaban más de un día ingiriendo licor.El comandante del Primer Distrito de Policía, coronel Miguel Henao, aseguró que se está analizando la versión de las personas que organizaron la fiesta en el El Cerrito, quienes indicaron que el trago fue adquirido a través de una conocida quien llamó por teléfono a alguien de Palmira. Katherine Asprilla, prima de Víctor Asprilla, el joven a quien le estaban celebrando el cumpleaños el sábado, indicó que “contactamos a la señora para que nos consiguiera el trago y ella fue la que llamó a Palmira”.La joven, quien también está en observación en el hospital San Rafael de El Cerrito, explicó que el aguardiente venía envasado en un porrón de agua cristal y les costó $150.000.De acuerdo con la Oficina de Rentas Departamentales, este año se han incautado 50.000 botellas de licor adulterado y de contrabando. En las horas de la tarde de este lunes, la sala de urgencias del Hospital San Rafael, en El Cerrito, se congestionó con la llegada de pacientes que se quejaban de fuerte dolor de cabeza y otros síntomas de intoxicación por ingesta de licor adulterado. Liliana Murillo, de 35 años, falleció cuando era atendida en el centro asistencial. En total fueron 29 personas que llegaron intoxicadas, diez de ellas fueron trasladadas al Hospital Universitario del Valle, en Cali, debido a la gravedad de su estado.La crisis de salud se inició en la noche del sábado en un establecimiento público ubicado en la salida de Palmira hacia Candelaria, donde un grupo de personas se intoxicó.El coronel Henao indicó que ya visitó el lugar donde estas personas ingirieron el aguardiente. “Es un establecimiento público en la Carrera 32 con Calle 15, que no tiene razón social, ni licencia de funcionamiento y obviamente será cerrado”, reiteró el oficial.Debido al licor adulterado, Kelly Johana Suárez, de 19 años, murió en Palmira , mientras que otras tres personas de la Villa de las Palmas son atendidas en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Universitario del Valle, HUV. Se trata de Mayerlín Castillo, de 23 años; Víctor Manuel Álvarez Quintero, de 28; y Lina María Lozano. La primera, quien está en estado delicado, presenta alteración de conciencia, acidosis metabólica y falla renal y respiratoria. Por su parte, Víctor Manuel Álvarez tiene dolor abdominal, disminución de la agudeza visual y fue sometido a diálisis. Entretanto, Lozano fue trasladada este martes al centro asistencial en Cali debido a que presentaba un intenso mareo y mucho vómito.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad