En trece días, cinco mil desmovilizados se deberán acoger a la ley

Diciembre 15, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Daniel Suárez Pérez | Reportero de El País
En trece días, cinco mil desmovilizados se deberán acoger a la ley

El director de la Agencia Colombiana para la Reintegración, Alejandro Éder Garcés.

El director de la Agencia Colombiana para la Reintegración, Alejandro Éder Garcés, se refirió a los retos que debe afrontar para que 5.000 desmovilizados se presenten a la justicia en trece días.

Los desmovilizados de las autodefensas que no se presenten el próximo 28 de diciembre ante la Agencia Colombiana para la Reintegración para gozar de los beneficios de la ley 1424, se convertirán en prófugos de la justicia. Alejandro Éder, director de ese organismo, habló con El País del proceso para contactar a los ex combatientes que aún faltan. Explicó las dificultades y logros del programa de reinserción. ¿Cuántos desmovilizados se han presentado hasta el momento?Hay 17.000 desmovilizados de las AUC que estaban activos en el proceso de reintegración y hay aproximadamente 8.000 que están por fuera, de los cuales ya 3.500 han contactado a la Agencia Colombiana para la Reintegración para reactivarse, y de esos hay 2.800 que ya reingresaron al proceso. Pero aún esperamos a cerca de 5.000 que no se han acogido y que, de no hacerlo, serán prófugos de la justicia desde el próximo 29 de diciembre.¿De esos 5.000 que faltan no hay ningún rastro?No hay un contacto directo, pero sabemos que más o menos el 25% está trabajando en el sector formal de la economía y lo conocemos porque son contribuyentes al sistema de seguridad social. Hay un 30% ó 40% que labora en la legalidad, pero en el sector informal, y calculamos que un 20% ha reincidido en algún tipo de actividad delictiva. ¿Qué problemas han tenido para contactar a los desmovilizados?Hemos llamado a las personas desde hace dos meses para recordarle el plazo y estamos trabajando con la Mapp/OEA en el terreno: buscamos a los 5.000 que faltan para explicarles la ley e invitarlos a que se acojan a ella. Pero al final del día nos encontramos con algunos que tienen dudas, no tienen confianza y temen ser engañados. Lo que les digo es que esta es una oportunidad para resolver su situación jurídica, que es una solución definitiva.Desmovilizados de los paras que están recluidos en La Picota sostuvieron en el noticiero CM& que no van a colaborar con la justicia y los de la guerrilla de ese penal amenazaron con unirse a esas protestas. ¿Se trata de una traba que quieren ponerle algunos grupos a la Ley 1424?Los que están en la cárcel están en Ley de Justicia y Paz, que es un proceso para los comandantes y los máximos responsables por las violaciones de los Derechos Humanos; son cerca de 4.000 personas, en su mayoría ex miembros de las AUC. Y la Ley 1424 es para resolver la situación jurídica de los rasos de las AUC, que son aproximadamente 26.000.Estos detenidos también dijeron que el Gobierno de Juan Manuel Santos no ha sabido manejar el proceso de desmovilización, ¿qué opina de eso?En Colombia y en cualquier parte del mundo este proceso es sumamente complejo y tiene muchos retos.La reintegración ha sido exitosa, hay más de 9.000 desmovilizados (entre ex paras y ex guerrilleros) que trabajan en el sector formal de la economía, hay 10.000 que reciben formación laboral, y hay 20.000 que estudian. Las personas que quieren aprovechar el proceso pueden salir adelante y reintegrarse a la sociedad. Es normal que hayan personas inconformes, pero el balance es positivo.Pero ese descontento se estaría sumando a los temores que han encontrado ustedes en los ex paramilitares que no han resuelto su situación jurídica. ¿Habrían saboteadores detrás de esto?No, lo que hemos visto más bien es un temor de algunos desmovilizados de las AUC de acogerse a la ley porque no la entienden bien, pues ven que han pasado tantos años y no comprenden por qué ahora tienen que hacer esto.A pesar de que hay ejemplos exitosos de desmovilizados que han creado su propia empresa y tienen un buen empleo, ¿han fallado en la divulgación del programa?A esta altura ya no es el caso, lo que hemos visto es que los que ya tienen su empleo no entienden por qué tienen que volver a acogerse a esta ley si ellos ya están reintegrados. La respuesta es que tienen que dar un paso que es fundamental para resolver su situación jurídica.Después de la decisión del juzgado 26 penal del circuito de Bogotá de suspender los beneficios de los ex integrantes del Frente Cacica La Gaitana, ¿que pasará con la reintegración de esos desmovilizados?La Cacica la Gaitana es una compañía que se desmovilizó en el 2006, fueron 62 personas, de las cuales 52 ingresaron al programa de reintegración y de las cuales actualmente hay 30 que aún están en el proceso. El juez le suspende los beneficios a estas personas mientras se aclara la situación.¿Puede haber una apelación?Es un proceso que todavía está andando. La reconciliación y la reparación incluye a las víctimas. Con el Marco Jurídico para la Paz que cursa en el Congreso, se podrían seleccionar sólo los casos de mayor gravedad, ¿con esto la reconciliación y reparación quedarían a medias?Lo que hay que ver es que en un proceso de justicia transicional uno debe priorizar y seleccionar los casos más representativos que hubo en una época de violencia, de lo contrario es prácticamente imposible procesar a cualquier persona. Eso sucede en cualquier parte del mundo, inclusive es la metodología que funciona en la Corte Penal Internacional.Ahora nos hemos encontrado con dificultades en la Ley de Justicia y Paz. Después de seis años sólo ha habido una condena en firme y tres en camino. Hay que entender que una justicia transicional es una herramienta útil para hacer la transición entre el conflicto y la paz, pero toca encontrar un balance muy fino entre esos dos temas, porque de lo contrario no se logra el objetivo de tener una sociedad en paz que respete los derechos de las víctimas.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad