¿En qué va la investigación por el robo de 700 cajas de aguardiente de la ILV?

¿En qué va la investigación por el robo de 700 cajas de aguardiente de la ILV?

Octubre 20, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
¿En qué va la investigación por el robo de 700 cajas de aguardiente de la ILV?

La Industria de Licores del Valle (ILV) vendió el año pasado alrededor de 10 millones de unidades en el mercado local y nacional.

Parte del material probatorio contra los diez capturados iniciales ya está en poder de la Fiscalía.

Seis meses después del robo de 700 cajas de la sede de la Industria de Licores del Valle, el paradero de las 8.400 botellas sigue siendo incierto y las versiones sobre lo que pudo haber pasado aún dejan interrogantes. 

En el operativo inicial que la Fiscalía desarrolló el pasado mes de septiembre, capturaron a diez personas como presuntas responsables del robo de licor.

Entre ellas, hay ocho que harían parte de la empresa que brinda seguridad a la compañía. Asimismo, dos sujetos más estarían vinculados con el esquema de seguridad de un empleado sindicalizado de la ILV.  

A pesar de que a estas personas se les imputó cargos por concierto para delinquir y hurto calificado, el Juez de Control de Garantías decidió dejarlas en libertad al considerar que no eran un peligro para la sociedad.

Según informó la ILV en el momento del robo, el licor estaba en una bodega donde almacenan producto que debe ser procesado nuevamente por inconsistencias mínimas, pero que no representa un peligro para la persona que lo consume.

Un día después que se diera a conocer el robo por parte del gobernador del Valle, Ubéimar Delgado, siete hombres llegaron a la sede principal y amordazaron a los guardas de seguridad para ingresar a la empresa y se llevaron el material videográfico, clave en la investigación del hecho.

Los investigadores del caso informaron que recuperaron tres de los cuatro videos que desaparecieron del cuarto de monitoreo de las cámaras de seguridad.

Pese a que los videos fueron hallados en inmediaciones de la sede de ILV en el corregimiento de Rozo, en Palmira, las botellas de aguardiente aún continúan sin encontrarse.

Este material permanece bajo custodia de la Fiscalía como material probatorio para la etapa de juicio que deberá iniciar en los próximos meses.

Uno de los investigadores del caso indicó que días después de que se robaran las 700 cajas, fueron encontradas 70 cajas en la residencia de la hermana de uno de los guardas de seguridad que prestaba sus servicios en la Licorera del Valle.

Este guarda fue uno de los primeros relacionados a la investigación del robo, quien sorpresivamente renunció y se marchó de la ciudad. Sin embargo, días después de la imputación de cargos contra los diez detenidos, el exempleado de la empresa de vigilancia se presentó voluntariamente ante las autoridades.

Las botellas halladas fueron llevadas hasta la sede de la ILV para su análisis y confirmaron que el licor hacía parte del lote que robaron de la sede en el corregimiento de Rozo.

Sin embargo, una de las preocupaciones de las autoridades es que aún no se ha incautado el total de botellas extraídas de la bodega.

“Es muy difícil poder establecer dónde se encuentran esas botellas, por ejemplo hace tres días incautamos cinco cajas de aguardiente Blanco del Valle en Pradera que tenían inconsistencias, pero para determinar si pertenece al lote del licor robado, debe ser analizado por la empresa”, añade la fuente judicial.

Por su parte, Edilia Quintero, jefa de producto terminado de ILV, señaló que el número del consecutivo de las botellas hurtadas fueron entregadas a la Policía y el CTI, el día que se descubrió el hurto.

Para uno de los investigadores del caso, el hecho que el material de grabación fuera hurtado después de cometer el hurto, es una pista clara de que los involucrados sabían del funcionamiento al interior de la Industria de Licores del Valle y que el robo se hizo durante varios días.

Víctor Escobar, presidente del Sindicato de Trabajadores de las Empresas Licoreras, Sinaltralic, dijo que era sospechoso que el licor hurtado perteneciera a producto en devolución por inconsistencias.

“Cuando se dio a conocer el hurto, se tuvo la sospecha que personal de la empresa estaba vinculada en el mismo. Tal vez los responsables pensaron que al ser un producto en devolución su reprocesamiento se demoraría un poco más, lo que les daría tiempo suficiente para comercializar las botellas”, dijo el líder sindical.

Además, añadió que era inconcebible que el material de grabación de las cámaras hubiera sido hurtado. “Qué pasa con la auditoría de la empresa a los esquemas de seguridad”, agregó.

La Fiscalía informó que aunque un Juez de Control de Garantías dejó en libertad a los once implicados en el hurto, el proceso judicial continuará para pasar a la etapa de juicio, donde serán presentadas cada una de las pruebas contra los capturados por su presunta participación en el robo continuado de las 8.400 botellas de Aguardiente Blanco del Valle, cuyo costo sería de $184.800.000.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad