En medio de polémica, llegó el último grupo de víctimas a La Habana

En medio de polémica, llegó el último grupo de víctimas a La Habana

Diciembre 16, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Resumen de agencias

Vallecaucanos Isabella Vernaza y Mauricio Armitage están en el grupo de 12 personas. Debate por inclusión de Piedad Córdoba. Mujeres piden tregua en Navidad.

Seis hombres y seis mujeres integraron el quinto y último grupo de víctimas que el lunes arribó a Cuba para reunirse con las delegaciones del Gobierno y de las Farc en el marco de las negociaciones de paz que se realizan en La Habana.El grupo seleccionado por las Naciones Unidas, la Iglesia Católica y la Universidad Nacional incluye víctimas tanto de la guerrilla como de autodefensas, militares y policías. Se trata de defensores de derechos humanos, líderes sindicales, religiosos y, por primera vez, un empresario secuestrado dos veces.Fabrizio Hochschild, coordinador de la ONU en Colombia, indicó que en esta oportunidad “las víctimas tienen cuatro demandas claras: verdad, reconocimiento, reparación y no repetición”.Sin embargo, el anuncio de los nombres de la última delegación estuvo acompañado por una álgida polémica, ya que, en primer lugar, un medio de comunicación filtró los nombres de algunos, quienes recibieron amenazas e insultos, según confirmó Hochschild. Además, el nombramiento de la exsenadora Piedad Córdoba resultó altamente controversial, ya que, por ejemplo, los simpatizantes del Centro Democrático consideran su inclusión como un “show mediático”.“Entendemos que es un personaje político y hay muchos que no lo comparten, pero no podemos desconocer los hechos victimizantes que ha sufrido a lo largo de su vida”, dijo el funcionario de la ONU.Según él, Córdoba “por más de dos décadas ha sufrido amenazas, algunas contra su vida. También ha recibido ataques graves a su dignidad como persona”, ha sido objeto de “varios intentos de asesinato”, fue plagiada por paramilitares en 1999 y “ha tenido que salir del país hacia Canadá y hasta el día de hoy, tres de sus cuatro hijos tienen que vivir por fuera de Colombia, lo que la ha mantenido separada de su propia familia”.Hochschild enfatizó que “en la ONU pensamos que el no compartir su posición política no implica desconocer los graves hechos victimizantes que ella ha tenido que vivir”.Sin embargo, para el exalto Comisionado para la Paz Camilo Gómez, “una de las razones para no admitir esta presencia (la de Córdoba) es el hecho de que las Farc han sido muy ambiguas con las víctimas que ellos han causado”.“No tiene mucho sentido que una víctima de los paramilitares esté hablando en un proceso con las Farc. La decisión de involucrar a las víctimas de otros grupos es del Gobierno, y eso suena a exigencia de las Farc”, explicó.Para él, la guerrilla es el principal “victimario de Colombia y, como tal, debería estar lista a reconocerlo, a contar la verdad y a reparar a las víctimas que han causado”. Las Farc “tienen que entrar en el proceso de reconocer a sus víctimas, pero sin condiciones ni teorías, y de una vez anunciar con qué bienes van a reparar, cómo va a ser la reparación y el perdón que van a pedir”, indicó.A su vez, el senador del Centro Democrático Alfredo Rangel calificó como “una ofensa para el dolor de las víctimas que una colaboradora de las Farc, como lo señaló el Procurador General, haga parte de esa delegación de víctimas”.“Las Farc se salieron con la suya, porque en lugar de grupos de víctimas exclusivamente suyas, se llevaron víctimas de otros grupos irregulares, de esa manera se diluye su responsabilidad de cara a sus víctimas”, añadió Rangel.En contraposición, el profesor Carlos Eduardo Jaramillo, quien fue consejero de Paz del expresidente César Gaviria, señaló “que la presencia de Piedad Córdoba en La Habana es válida, pues esa posibilidad se abrió a las víctimas de todas las organizaciones armadas”.En su opinión, “es muy bueno que participen víctimas de todos los grupos, porque la paz se tiene que hacer con todos” y añadió que “los que no quieren que el conflicto se termine, se opondrán a todo lo que plantee el Gobierno, pero eso es lo que se está negociando y, si se van a oponer, tienen que hacerlo con mejores argumentos”.Como se sabe, en estos momentos las partes están discutiendo en la mesa el punto referente a las víctimas, considerado por expertos y observadores uno de los más complejos y polémicos. Sin embargo para el padre Darío Echeverry, las víctimas “le han dado un valor especial a la mesa de La Habana”.Por su parte, el presidente Juan Manuel Santos defendió este último viaje diciendo que las conversaciones de paz “tienen como base el respeto a los derechos de las víctimas” y que este tipo de encuentros dan solidez al proceso.Piden treguaAntes del encuentro programado para hoy con el último grupo de víctimas, delegados del Gobierno y la guerrilla presentes en La Habana se encontraron el lunes con seis mujeres que les solicitaron un acuerdo “de cese de hostilidades militares en la época de navidad y año nuevo”.Patricia Ariza, de la Corporación Colombiana de Teatro y quien leyó parte de un comunicado, aseguró que un cese de hostilidades bilateral sería el regalo para el país y la estrella de esta navidad para las víctimas del conflicto armado.Además las mujeres, que hablaron con la subcomisión de Género de Gobierno y Farc, pidieron que sean “pactantes y no pactadas”; es decir, que las mujeres sean tenidas en cuenta para determinar la reconciliación y el destino del país.A la rueda de prensa realizada en La Habana asistieron también Olga Amparo Sánchez, de la Casa de la Mujer; Ángela Cerón, de Iniciativas de Mujeres por la Paz; Ana Elsa Rojas, de la Asociación de Mujeres por la Paz; Claudia Mejía, de Sisma-Mujer, y Esther Marina Gallego, de la Cumbre de Mujeres y Paz.Las solicitudes que hicieron fueron “impulsar la participación de las mujeres en todas las fases del proceso de paz; reconocer la diversidad de las mujeres negras, indígenas, campesinas, rurales, urbanas, jóvenes y Lgtbi; garantizar la distribución de bienes y servicios, recursos y riquezas para las mujeres en igualdad de condiciones respecto a los hombres, y garantizar los derechos de las mujeres víctimas del conflicto, a la verdad, la justicia y la reparación; garantías de no repetición y una comisión de la verdad”.Por último, el grupo de seis mujeres les exigieron tanto al Gobierno y a las Farc el pronto desescalamiento de las acciones armadas y no pararse de la mesa hasta que se logre la paz.El último grupo de víctimasFrancia Márquez: Presidenta del Consejo Comunitario La Toma, Cauca. Ha luchado por el respeto a la consulta de los pueblos étnicos. Su comunidad está amenazada por megaproyectos de extracción minera.Isabella Vernaza: Activista de Vallenpaz, que en mayo de 1999 fue secuestrada por el ELN, junto con su esposo, sus 2 hijos y más de 150 personas que se en encontraban en la iglesia de La María, en Cali.Magda Correa. De Andreis: Hermana del sociólogo e ingeniero agrónomo y defensor de Derechos Humanos, Alfredo Correa, asesinado en septiembre de 2004. Había sido acusado de ser ideólogo de las Farc.Susana Portela: Alcaldesa de Florencia, que en el 2002, cuando ejercía como diputada de Caquetá, fue objeto de un atentado de las Farc en el que recibió 7 impactos de bala, por lo que debió someterse a 7 cirugías.Camilo Villa: Hijo del reconocido abogado defensor de Derechos Humanos, Ricardo Villa Salcedo, quien fue asesinado en 1992. Es coordinador del Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado, Movice. Piedad Córdoba: Exsenadora que en 1999 fue secuestrada por paramilitares, lo que la obligó a refugiarse con su familia en Canadá. Tras ser destituida del Senado, trabaja en pro del proceso de paz y sus víctimas.Jairo Barreto: Coordinador de la Asociación de Víctimas de Chengue, que perdió a familiares en la masacre de Montes de María, en 2001, a manos de ‘paras’. En esa época, allí habrían muerto 500 víctimas.Domingo Tovar: Integrante de la división de Derechos Humanos en la Central Unitaria de Trabajadores, que ha sido objeto de amenazas de diversos actores armados, desde que se integró a la misma en 1988.Mauricio Armitage: Empresario caleño plagiado mes y medio por las Farc en 2002. En 2008, volvió a ser secuestrado. Reparte utilidades de la Siderúrgica de Occidente a sus empleados y apoya la renovación de SIloé.Juan Manuel Hernández: Cabo Primero del Ejército, que en agosto de 2002 fue afectado por la explosión de un carro bomba en San Vicente del Caguán. Trabaja para ayudar a soldados heridos en combate.Nilson Antonio Liz: Líder de la Junta de Acción Comunal de Tambo, Cauca, e integrante de la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos, que ha sido objeto de varios atentados. 90 de sus dirigentes han muerto.Hermana Gloria Cecilia Londoño: Trabajó junto a la hermana Yolanda Cerón en la Pastoral Social de Tumaco, por el reconocimiento de la dignidad de las comunidades afrocolombianas, quien fue asesinada en septiembre de 2001 en Tumaco por paramilitares del Bloque Sur de las Autodefensas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad