En Florida se aplaza la celebración por la llegada del mayor Solórzano

En Florida se aplaza la celebración por la llegada del mayor Solórzano

Febrero 13, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Pese a que este domingo se ofició en Florida una mina en acción de gracias por la liberación del mayor de la Policía Guillermo Javier Solórzano, su regreso no hizo efectivo como se esperaba.En esta población, donde había gran expectativa por el retorno de quien fuera comandante de Estación en dos oportunidades, hubo gran decepción de parte de quienes habían preparado celebraciones.Leonor Cadavid, amiga y antigua vecina del Oficial en Florida, se mostró desilusionada por el aplazamiento de la liberación. “Teníamos preparados unos ‘cuetes’ y habíamos hecho varias pancartas dando gracias porque nuestro amigo había recobrado su libertad, sin embargo, todo se quedó para otra oportunidad”, señaló doña Leonor, quien esperaban el momento preciso en que Solórzano tocara suelo tolimense para iniciar la celebración con voladores.Entre tanto, en la iglesia San Antonio de Padua su párroco Camilo Villa alcanzó a realizar una eucaristía a las 4:00 p.m. en la que dio gracias por la liberación del Policía de quien destacó que “ha sido muy querido por el pueblo floridano”.El sacerdote igualmente se refirió durante la homilía al hecho de que Florida volvía a estar “en el ojo de huracán luego de haberse descartado como zona de despeje”. Asimismo, agradeció “por los hermanos que han sido liberados”.El capitán de la Estación de Policía local, mayor Rubén Darío Berrio, también participó de un sencillo acto simbólico a través del cual, con algunos de sus hombres, entregó durante la misa el tricolor nacional y un cuadro con la fotografía de Solórzano al padre Villa. Igualmente se quemaron en una pequeña hoguera unas cadenas fabricadas en papel dorado, en lo que también participaron muchos fieles que hicieron lo mismo con pequeños papeles.Por su parte el comerciante, Humberto Loaiza, quien estuvo secuestrado junto con el mayor Solórzano, colocó frente a su residencia una pancarta de bienvenida, la cual aspira “que permanezca en el lugar hasta cuando pueda visitar el pueblo que tanto lo quiere”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad