En el Gobierno de Uribe no hubo tranquilidad para el periodismo: Hollman Morris

Abril 08, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
En el Gobierno de Uribe no hubo tranquilidad para el periodismo: Hollman Morris

Periodista bogotano, Hollman Morris.

Ante la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, el periodista dijo que había sido declarado objetivo militar por parte del DAS.

Ante la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, el periodista Hollman Morris aseguró que “no hubo un minuto de tranquilidad para el periodismo independiente en este país bajo la administración de Álvaro Uribe”. En desarrollo del juicio que se adelanta al exdirector del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), Jorge Noguera, por su presunta responsabilidad en el escándalo de las ‘chuzadas’, Morris narró los seguimientos y las amenazas de los cuáles fue víctima producto de su trabajo periodístico e indicó que “había sido declarado objetivo militar por parte del DAS”. Conozca aquí toda la información sobre las 'chuzadas'De acuerdo con Morris, los hostigamientos iniciaron cuando en 'Contravía', programa periodístico que dirigía, se denunciaron vacíos e irregularidades en la investigación que estaban adelantando las autoridades por el homicidio del humorista y periodista Jaime Garzón. Lea aquí: Exfuncionario del DAS aceptó haber torturado a periodista Claudia Julieta DuqueLas amenazas siguieron y se agudizaron luego que se hiciera un programa periodístico con los habitantes de la comunidad de paz de San José de Apartadó luego de la masacre de ocho personas en febrero de 2005, hechos en los cuales los campesinos señalaban a la Fuerza Pública de ser los responsables en conjunto con paramilitares. De acuerdo con Morris, luego de que 'Contravía' saliera al aire, el 16 de mayo de 2005, llegaron a su casa dos coronas fúnebres que obligaron a que desde ese día, hasta hoy, tenga que vivir con escoltas. Además, reseñó la indignación que sintió cuando la Fiscalía le enseñó una de las carpetas del DAS titulada como ‘Operación Puerto Asís’, en la cual se tenía en detalle información sobre su familia, su esposa, su hermano, los horarios de colegio de sus hijos con fotografías y el detalle de las labores de Morris en su recorrido en San José de Apartadó, entre otros. “En esa carpeta pude ver minuto a minuto mi vida transcrita entre 2003 y 2005. Estaba el minuto a minuto de lo que había sido mi recorrido en esos días y la producción del documental. Es decir, que para el 16 de mayo del 2005 cuando a mi casa llegan coronas fúnebres, el DAS tenía seguimiento a mis actividades, sabían plenamente que estaba pasando, sabían que yo no estaba en la casa”, señaló. Morris resaltó además el hecho que el mismo día que recibió dos coronas fúnebres en su casa, también llegaron estas amenazas a la oficina del periodista Daniel Coronell y de Carlos Lozano. “¿Obra de un desquiciado, u obra de un aparato criminal que en cuestión de minutos hace la misma operación en la ciudad de Bogotá a tres periodistas que nos habíamos atrevido a denunciar?”, se preguntó. Morris señaló además que tras esas amenazas, tanto él como Coronell y Lozano fueron convocados a una reunión con el Vicepresidente de la República de entonces, Francisco Santos, y el entonces director de la Policía, general Oscar Naranjo, en donde se les anunció que les iban a dar un esquema de seguridad. “¿Y saben qué encontramos en la carpeta Puerto Asis? Que esos escoltas y esos esquemas de seguridad se convirtieron en parte instrumental del G3 del DAS, no para cuidarnos, no para garantizar nuestras vida, ni la de mi familia, sino para espiarnos, para lograr algo que el señor Jorge Noguera dice en algún informe o entrevista, ‘que podíamos escuchar hasta sus ronquidos’”, dijo Morris. En su narración, Morris aseguró que el DAS en su caso cumplió con la labor de desestabilizar a su familia, como orden impartida desde el organismo de seguridad de inteligencia: “Mi hijo menor no sabe montar cicla, ¿por qué? Porque no le gustaba salir a aprender a montar cicla con dos hombres que se burlaban de él, porque le daba pena que los amigos lo vieran con dos hombres que no sabían quiénes eran, eso es desestabilizar una familia”, afirmó. “Y no es como lo dice un reconocido periodista de radio, el doctor Darío Arizmendi, que aquí hay gente que nos inventamos las amenazas para vivir con escoltas. Cuanto diéramos muchas de estas familias por no saber un minuto de lo que es vivir con escoltas, lo que es para mí un síntoma más de subdesarrollo, vivir con escoltas”, puntualizó. Además, Morris indicó que las amenazas se volvieron a presentar luego de que el entonces presidente Uribe Vélez afirmara en medios que él tenía conocimiento previo de un ataque de la guerrilla, perpetrado en el Putumayo, en el que fallecieron varios uniformados. “(…) cosa que era falsa, que implica una serie de amenazas y que desvirtúa lo que tantas veces ha dicho el presidente Uribe públicamente en foros nacionales e internacionales, que aquí en su administración se protegió la vida de los periodistas. Falso. En la mañana se decía una cosa y en la noche se nos acusaba de aliados del terrorismo. En la mañana nos daban escoltas y en la noche desde el poder presidencial se nos señalaba de aliados del terrorismo. Eso generaba inseguridad y por eso, con todo respeto, como periodista digo, no hubo un minuto de tranquilidad para el periodismo independiente en este país bajo la administración de Álvaro Uribe”, puntualizó.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad