“En El Dovio hay una confrontación entre ‘Los Rastrojos’”: Comandante de Policía Valle

“En El Dovio hay una confrontación entre ‘Los Rastrojos’”: Comandante de Policía Valle

Octubre 04, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Javier Jaramillo, reportero de El País.
“En El Dovio hay una confrontación entre ‘Los Rastrojos’”: Comandante de Policía Valle

Coronel Nelson Ramírez, comandante de la Policía del Valle del Cauca.

El coronel Nelson Ramírez dijo que ya se envió un grupo especial para investigar los asesinatos en este municipio.

Un supuesto enfrentamiento entre dos grupos de la banda criminal ‘Los Rastrojos’ estaría detrás del asesinato de dos hermanos del alcalde del municipio El Dovio, Miguel Guzmán, quienes fueron asesinados en menos de 48 horas. Esa es la hipótesis del comandante de la Policía Valle, el coronel Nelson Ramírez Suárez, quien afirmó que, al menos, el homicidio de uno de ellos: Héctor Fredy Guzmán, ocurrido el pasado domingo en el corregimiento de Sonso (Guacarí), “obedeció a retaliaciones entre esta banda criminal.En entrevista con El País, el oficial anunció que se envió a El Dovio al Grupo de Operaciones Especiales, Goes, que se encargará de desarrollar planes para restablecer el orden público en esta localidad.El coronel Ramírez también se refirió a la intervención que 500 uniformados realizan desde hace quince días en Tuluá, otro de los municipios más impactados por la violencia. La situación de orden público en El Dovio es preocupante: el domingo pasado asesinaron a un hermano del Alcalde y el martes, cuando estaban en su velorio, hombres armados mataron a otro de los hermanos del mandatario, ¿qué esta pasando en este municipio? Una vez conocimos lo que había pasado en El Dovio nos trasladamos hasta allí y sacamos la conclusión de que en esa población se está presentando un enfrentamiento entre bandas criminales. Aunque eso no quiere decir que el homicidio que se registró en el velorio del hermano del Alcalde obedezca a esa situación. ¿Quiénes están enfrentados y por qué? Son dos facciones de la organización criminal ‘Los Rastrojos’ que se están disputando el territorio y algunas propiedades y fincas ubicadas en esa zona del departamento. ¿Entonces la muerte de uno de los hermanos del Alcalde sí está relacionada con esa guerra criminal? El homicidio del señor Fredy Guzmán, que se registró el domingo pasado en el corregimiento de Sonso, Guacarí, obedeció en primera instancia a retaliaciones y enfrentamientos entre la banda criminal ‘Los Rastrojos’. ¿Cómo avanza la investigación de estos asesinatos? Hemos dispuesto un grupo especial de investigadores, conformado por inteligencia y Policía Judicial, que está adelantando la investigación para establecer las causas de los hechos. ¿Qué va a hacer la Policía para evitar el recrudecimiento de la guerra en este municipio del norte del Valle? Ya se trasladó al Grupo de Operaciones Especiales, Goes, del Valle del Cauca, que está desarrollando unos planes con el propósito de neutralizar el accionar de esas bandas criminales. Se dice que el problema de El Dovio es que allí hay un maridaje entre el narcotráfico y la clase política... Hay algunas situaciones relacionadas con la política de tiempo atrás, de acuerdo con algunas informaciones que nos han llegado. ¿Se puede decir que hay un resurgimiento entre ‘Machos’ y ‘Rastrojos’ en El Dovio? No precisamente, más bien hay una confrontación entre ‘Rastrojos’ con el propósito de apropiarse de algunos bienes en ese municipio. Muchas personas en Tuluá siguen creyendo que alias El Indio, a quien ustedes presentaron hace poco el máximo jefe de ‘Los Rastrojos’ en esta zona de la región, no era un cabecilla. ¿Usted sigue considerando esta captura como un golpe letal a esa organización? Claro que sí, de acuerdo con las investigaciones y las confrontaciones que se hicieron, esta persona sí corresponde al delincuente que estaba enfrentado con alias Jhon Estiven. Pero este señor tenía un negocio de alquiler de maquinaria registrado en la Cámara de Comercio de Tuluá... Como todos los delincuentes, mantienen siempre sus fachadas, obviamente porque tienen que legalizar los dineros obtenidos producto de su actividad ilícita. Sin duda que con la captura de estos cabecillas se afectan esas estructuras que funcionan como verdaderas empresas criminales. ¿Entonces con la detención de este hombre se acaban los problemas de violencia que tienen azotado a Tuluá? Quedan otros cabecillas como alias Porrón, ‘Picante’ y ‘Diego Huesitos’. Todos nuestros esfuerzos están direccionados a dar con estos delincuentes. Nuestro objetivo es desarticular las bandas criminales generadoras de la violencia en el centro del Valle. Tuluá es una ciudad donde confluyen bandas criminales, reductos del paramilitarismo, guerrilla en la zona rural y microtráfico, ¿la llegada de 500 policías sí es la respuesta a todos esos generadores de violencia? Ellos están desarrollando unos planes de control y prevención, durante la intervención hemos obtenido resultados importantes como la captura de varios delincuentes, entre ellos 15 extorsionistas, y el decomiso de armas y cargamentos de estupefacientes. Coronel, pero a pesar del aumento del pie de fuerza y la presencia de los uniformados en las calles, a la gente de Tuluá le sigue dando miedo salir en las noches... La violencia se está generando entre estas dos bandas criminales, no contra la gente de bien. Sabemos que el 70% de los homicidios corresponde a personas que tenían antecedentes judiciales. ¿El fenómeno que se presenta en Tuluá es el mismo de Palmira, el del microtráfico? En Palmira no hemos detectado bandas criminales, allí opera la delincuencia común en sus diferentes manifestaciones, como el microtráfico y la microextorsión. Son bandas organizadas como la de ‘Loreto’, ‘Los Gordos’, ‘Los 300’, la ‘Simón Bolívar’, ‘El Paisa’ y ‘El Ronco’, entre otras. A estas bandas durante este año las hemos afectado en un 70%. Tuluá es una ciudad pequeña, que apenas alcanza los 200.000 habitantes, ¿qué la hace tan atractiva para estas organizaciones delictivas? Indudablemente, su posición geográfica. Es un municipio que está equidistante del Eje Cafetero y el puerto de Buenaventura. Muchos comerciantes tulueños están muy preocupados por el aumento de la microextorsión, ¿qué se está haciendo para contrarrestar este delito? Lo que se ha establecido es que cerca del 70% de las llamadas extorsivas proviene de centros carcelarios, el Gaula ha atendido 238 casos y afortunadamente la gente dejó el miedo y está denunciando. Prácticamente, se resolvieron esas denuncias: no se pagó y los delincuentes dejaron de llamar a los comerciantes. Una de las hipótesis que se maneja frente a la violencia en el Valle es que ‘Rastrojos’ y ‘Urabeños’ están en guerra en la región. ¿Esa batalla está salpicando a Tuluá? Aquí no están ‘Los Urabeños’, lo que existe en Tuluá es una división al interior de la organización criminal de ‘Los Rastrojos’, tras la entrega de ‘Los Comba’ y la captura de alias Diego Rastrojo, lo que ha generado un reacomodamiento al interior de esa organización. ¿Se ha detectado presencia de ‘Los Urabeños’ en otros municipios? En algunas poblaciones del norte del Valle como Zarzal, Roldanillo y La Victoria se están presentando enfrentamientos entre ‘Machos’, ‘Urabeños’ y ‘Rastrojos’, pero no podemos generalizar que esta guerra corresponde a esa misma dinámica, en cada municipio la situación es diferente. ¿Cuál es el compromiso de los jueces y la Fiscalía para combatir estas manifestaciones delictivas, pues se dice que más se demora la Policía en capturar a los delincuentes que ellos volver a la calle? Se han presentado algunas dificultades, pero hay que resaltar que se han conformado dos grupos en Tuluá, integrado por investigadores de la Fiscalía y la Sijín, conjuntamente con un juez que se ha designado especialmente para investigar todos los homicidios. Asimismo, se ha creado otro grupo similar para tratar el problema del microtráfico y en los próximos días se va a conformar un grupo contra la extorsión.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad