En el 2012, la Policía ha incautado 2.473 armas de fuego ilegales en Cali

Noviembre 23, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Yefferson Ospina Bedoya | Especial para El País.
En el 2012, la Policía ha incautado 2.473 armas de fuego ilegales en Cali

El costo de una arma hechiza puede estar entre $50 mil y $600 mil, dependiendo del tipo de arma. Armas orginales se encuentran desde un millón de pesos.

Pistolas, revólveres y fusiles que, según un investigador de la Sijín, ingresan a la ciudad desde la costa pacífica provenientes de Norteamérica, o desde el Cauca, provenientes de Brasil, Argentina, Chile.

Fueron 69 las armas de fuego incautadas por la Policía el 28 de octubre pasado. 49 pistolas, 18 revólveres y 2 fusiles Colt R-15. La mayoría, armas de fabricación estadounidense que antes del decomiso pudieron haber sido intercambiadas por droga en altamar, después de haber sido traídas hasta algún punto de la costa chocoana y atravesar la selva a lomo de mula.Desde ahí, ese pequeño arsenal pudo haber sido escondido bajo los asientos de automóviles o en el piso falso de camiones cargados de plátano o pescado con destino a Cali. Y ya aquí llegaron al Distrito de Aguablanca, la zona en que se ha incautado el mayor número de armas este año: 1.049 de las 2.473 decomisadas hasta el pasado 21 de noviembre. Allí, según las autoridades, aquellas 69 armas llegadas quién sabe de dónde iban a ser entregadas a Los Rastrojos.Su procedencia es una incógnita. Aunque la probabilidad de que hayan seguido la ruta descrita es alta: ese es uno de los caminos por los que entran con más frecuencia las armas a la ciudad. Un investigador de la Sijín habla de dos vías: desde la costa Pacífica, por la selva del Chocó o el puerto de Buenaventura; o desde el sur, por los departamentos de Vichada, Guainía o la Amazonía.Hay una diferencia entre las armas que entran por uno y otro lado: cuando se trata de armas europeas o chinas, llegan por los puertos. Por la zona sur del país, cuando se trata de armas brasileras, argentinas, venezolanas o chilenas, afirma el hombre de la Sijín.Las rutas señaladas coinciden con incautaciones recientes: el 27 de septiembre la Policía incautó en la vía que de Potrerito conduce a Jamundí un fusil AK-47; por esos mismos días, en Suárez, Cauca, se decomisaron 23 armas de largo alcance propiedad de Los Rastrojos. La Armada, durante lo que va del año, lleva decomisados 87 fusiles y 205 pistolas en toda la costa pacífica.***Un hombre de inteligencia de la Policía revela ciertos detalles de las armas procedentes del Cauca: muchas entran camufladas en los bultos de alimentos: de papa, cebollas, mangos. En cada carro llegan máximo tres. No se traen más porque pueden ser detectadas con facilidad. El primer retén de esas armas, en muchos casos, está en inmediaciones de la Galería de Santa Elena: allí se alquilan, se distribuyen por la ciudad, se usan para custodiar los centros del microtráfico.“Se trata de armamento usado por bandas criminales u oficinas de cobro para defender el negocio del microtráfico. Ante todo armamento de largo alcance. Por ejemplo, entre 2009 y 2010 fueron incautados en cali 400 fusiles. Los fusiles no son usados para la delincuencia común, son utilizados por bandas criminales fuertes. Este año van 25 fusiles, un rifle y cuatro subametralladoras”, afirmó el investigador de la Sijin. “Cali está armada por las bandas criminales que necesitan cuidar el negocio del narcotráfico”, agregó. Son 12 oficinas de cobro, según los reportes de la Policía, que se alimentan de la venta de droga y que requieren conformar pequeños ejércitos para cuidar las rutas del microtráfico, para vengar a quienes se roban “la mercancía”, para ensanchar las zonas de venta. Según estadísticas del Observatorio Social, durante el 2011 se presentaron 1.845 muertes violentas de las cuales el 43% correspondieron a hechos relacionados con organizaciones delincuenciales: cerca de 900 muertes atribuidas a venganzas, retaliaciones o ajustes de cuentas entre los pequeños carteles de la ciudad. ***Pero en esta ciudad armada, hay armas que no vienen de ninguna parte. Armas cuya ruta comienza, precisamente, en Cali. De las 4.723 armas que la policía ha incautado este año, 1.409 eran de fabricación artesanal, hechizas: armas hechas con un par de tubos y algunos puntos de soldadura con las que se dispara una sola bala.Al respecto, Maria Isabel Gutiérrez, directora de Cisalva, afirma que los altos niveles de fabricación de armas artesanales en Cali, en donde según la Policía se desmantelaron entre 2011 y 2012 siete fábricas de armamento, obedecen no solamente al fenómeno del microtráfico: “el problema de las pandillas también tiene mucho que ver. Los jóvenes que defienden fronteras imaginarias y que se tienen que resguardar de los enemigos de otras zonas o que salen a robar no pueden comprar un arma original. Entonces aprenden a hacerlas”.En 2011, los asesinatos atribuidos a enfrentamientos entre pandillas sumaron más de 200. ***No es posible determinar el número de armas que se mueven en la ciudad. Aunque según estudios de la Personería Municipal, hasta principios de octubre la Tercera Brigada expidió 2.500 permisos para porte en Cali, esa cifra habría que sumarla con el número de armas ilegales y con el número de armas hechizas para tener el total de armas de fuego en Cali. Evidentemente, una suma imposible.  El Observatorio Social, no obstante, estima que en la ciudad hay 280.000 armas, una cifra suficiente para armar más del 10% de los caleños.Para el comandante de la Policía de Cali, general Fabio Castañeda, el hecho de que Cali sea una ciudad con tan altos índices de personas armadas, es “un resultado del coletazo del narcotráfico, que dejó una ciudad armada, una ciudad en donde predomina la cultura de la ilegalidad. Las bandas criminales que arman pequeños ejércitos para defender las rutas del microtráfico y las guerras entre pandillas son las principales causas de la situación”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad