En diez años fueron secuestradas 2.600 personas en Colombia

En diez años fueron secuestradas 2.600 personas en Colombia

Marzo 31, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Agencia EFE

En manos de la guerrilla quedan diez canjeables, los últimos diez policías y militares que a partir de lunes podrían volver a la libertad, todos secuestrados entre 1998 y 1999.

El drama del secuestro, un "arma política y de guerra" en Colombia, ha convertido a este país en el más azotado históricamente por ese flagelo en el mundo y donde en los últimos diez años más de 2.600 personas han sido privadas de su libertad en condiciones infrahumanas."Colombia es el país con mayor número de secuestros registrados en el mundo", afirmó a Efe la subdirectora de la organización no gubernamental País Libre, Claudia Llano, que desde hace años contabiliza el secuestro en Colombia bajo un estricto estudio de campo que supera a los realizados por los sucesivos gobiernos.Los datos de País Libre se complementan con los ofrecidos, también a Efe, por el periodista Herbin Hoyos, director del programa "Las voces del secuestro" de Caracol Radio, quien aseguró que el mayor número del secuestro se dio en el año 2000, cuando los grupos armados llegaron a tener cautivos a más de 3.700 colombianos.Y es que desde la década de los años sesenta del siglo pasado, en coincidencia con el nacimiento de las guerrillas, el secuestro ha sido en esta nación un mecanismo de financiación para los grupos armados.Según Hoyos, las guerrillas "se dieron cuenta de que el secuestro además de una herramienta de financiación, también podía ser un arma política", por eso comenzaron a secuestrar a políticos, policías y militares con un importante impacto mediático internacional.El programa de este periodista, que permite a los familiares de los rehenes enviar mensajes a sus seres queridos a través de la radio, el único medio de comunicación al que los secuestradores permiten acceder a sus cautivos, se ha convertido además en una gran oficina que maneja estadísticas, algunas abrumadoras.Y es que Hoyos apunta a que desde la década de los ochenta en Colombia han podido ser secuestradas hasta 21.000 personas, la gran mayoría civiles.Ese dato, según el periodista, incluye "a todo aquel que haya sido tomado a la fuerza y por quien se haya exigido una recompensa económica, política o lo que sea".Sobre los denominados "secuestros políticos" indicó que "no pasan de los 1.021 casos", y las víctimas son policías, militares, concejales, gobernadores, alcaldes, legisladores y candidatos en épocas electorales.El caso más sonado fue el de la excandidata a la Presidencia, la colombo-francesa Ingrid Betancotourt.Y de las 2.600 personas secuestradas entre 2002 y 2011, según País Libre, "no se sabe de 405 de ellos", quienes en esos años fueron hechos cautivos "y no han regresado".Llanos matizó que en 2002, un sólo frente de las Farc que al igual que el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el disuelto Ejército Popular de Liberación (EPL), optaron por buscar fondos para financiar su lucha armada con rescates pedidos a familias de centenares de ganaderos, agricultores, industriales y algunos extranjeros al servicio de multinacionales.También buscaron proyección política en la retención de personas el disuelto Movimiento 19 de abril (M-19), nacido en los años setenta del siglo pasado y que secuestró a personalidades como el dirigente sindical José Raquel Mercado, asesinado semanas después.Otras víctimas cayeron en manos de la delincuencia común y de los paramilitares de las ultraderechistas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), disueltas entre 2003 y 2006 durante el gobierno del expresidente Álvaro Uribe.Ese arma fue asimismo usada por las mafias del narcotráfico en los años ochenta, en concreto por el cartel de Medellín, liderado entonces por Pablo Escobar, que privó de libertad a, entre otros, el expresidente colombiano Andrés Pastrana en 1998, cuando era alcalde de Bogotá; y al exvicepresidente Francisco Santos en 1990, entonces periodista del diario El Tiempo.Estos hechos y estas cifras vuelven a salir a la luz en vísperas de que las Farc pongan en libertad a partir del próximo lunes, tal y como se han comprometido, a los diez últimos uniformados que tienen en su poder.Entre 1997 y 2000, esta guerrilla se hizo con centenares de rehenes en combates, ataques a puestos policiales o bases militares en zonas remotas y en tomas de localidades enteras, como ocurrió en Mitú, capital del selvático departamento del Vaupés, que dejó 16 policías muertos y 61 secuestrados.Con una bolsa de más de 70 "canjeables", como se denominó a los secuestrados que las Farc intentaban intercambiar por guerrilleros presos, se inició un proceso de liberaciones paulatina de ese grupo en 2007.Hoy sólo quedan en manos de la guerrilla diez canjeables, los últimos diez policías y militares que a partir de lunes podrían volver a la libertad, todos secuestrados entre 1998 y 1999.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad