En Cali las bandas delincuenciales pasaron de ser 'oficinas de cobro' a 'outsourcing' del crimen

Noviembre 17, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Así funcionan actualmente las bandas delincuenciales de la ciudad, que se están reacomodando. Las autoridades han identificado 38 de estos grupos.

El pasado puente festivo, Cali fue escenario de una masacre atribuida a las disputas de las bandas delincuenciales de la ciudad: ocho personas habían sido asesinadas en la noche del viernes en una discoteca del barrio Nueva Floresta, en la Comuna 12.Aunque los altos índices de homicidios en la capital vallecaucana han sido una constante desde hace casi dos décadas, una matanza con tal número de víctimas y en un establecimiento nocturno no ocurría desde hacía nueve años cuando los capos del Cartel del Norte del Valle: Diego León Montoya, ‘Don Diego’ (ya extraditado), y Wílber Varela, ‘Jabón’ (muerto), se enfrentaron. En esa época, entre los años 2002 y 2004, ocurrieron matanzas como la de la discoteca Cañandonga o en una finca en Villa Gorgona, Candelaria, entre otras. Detrás de esos enfrentamientos estaban las llamadas ‘oficinas de cobro’: grupos de sicarios al servicio de cada uno de estos capos. “Cali llegó a tener una ‘oficina’ en cada comuna y habían zonas como Mariano Ramos o República de Israel, donde funcionaban hasta cinco. Eran sitios establecidos con fachadas como talleres mecánicos, compraventas de carros, peluquerías o almacenes. Algunos muy conocidos funcionaron en barrios como La Flora o San Vicente”, recuerda un agente de inteligencia de la Policía, quien lleva años persiguiendo a estos grupos. Pero, esas ‘oficinas de cobro’ mutaron y son conocidas para las autoridades como redes criminales. No tienen tantos integrantes en su estructura, sino que se aprovechan de bandas más pequeñas o pandillas para ‘alquilar’ los servicios de estos para hacer las ‘vueltas’.Ya no hay capos visibles que ejerzan un control total de estos grupos. “Establecer un organigrama piramidal es casi imposible. Aquí en Cali, a diferencia de lo que ocurre en Medellín con la oficina de Envigado, aunque muchas de las bandas delincuenciales trabajan bajo las franquicias de los ‘Rastrojos’ o ‘Urabeños’, el desorden es tal que no hay jefes que tengan un control total sobre ellas. Ahora es como un ‘outsourcing’ criminal, bandas que trabajan al mejor postor”, explica otro investigador de un organismo judicial.Agrega que en muchas ocasiones, las bandas delincuenciales se surten de menores de edad, que son “alquilados para cometer cada ‘vuelta’ pero no ingresan en la nómina de la estructura como ocurría años atrás”.Actualmente, la Policía tiene identificadas 38 redes criminales y 72 pandillas, estas últimas agrupaciones en muchos casos prestan sus servicios a las bandas criminales para cometer homicidios o robos. Y toda esta red de bandas y pandillas, sobrevive de la economía criminal de la ciudad -que es el control desde los asesinatos, narcomenudeo, microextorsiones hasta las mafias de las economías informales que se transforman en ilegales como los ‘motorratones’ en Aguablanca o los reducidores de autopartes-. Entonces está dinámica criminal, que está siempre cambiante y en movimiento debido a las capturas o muertos de los jefes de estructuras, genera homicidios por la lucha por el poder o las propiedades que quedan de los detenidos.Y es esta complejidad de esta maraña criminal, que en muchos ocasiones tiene un historial de generaciones, ha sido una de las causas de la espiral de la violencia en Cali. Los análisis criminalísticos realizados por el Observatorio Social, dan cuenta de que de los 1480 homicidios en los primeros nueve meses del 2013 las venganzas o disputas entre bandas fueron el 53 % de los casos.La masacreDetrás de la matanza de la discoteca la Barra de la 44, del fin de semana pasado, para las autoridades hay un reacomodo de algunas de las bandas de Cali.Los tentáculos de este reacomodo tocaron a las redes criminales que delinquen en la Comuna 12. Según la Policía y el CTI de la Fiscalía, entre los muertos estaba alias TK o Kirry, presunto miembro de la banda ‘La 40’. Asimismo, otro de los integrantes importantes de esta agrupación había salido momentos antes de la llegada de los pistoleros. Entre tanto, uno de los sicarios que esa noche irrumpió en la discoteca (quien fue detenido) era integrante de la banda ‘La 39’. Este hombre, alias El Cabezón y quien es soldado profesional retirado, tenía una pistola Glock que había sido un arma con permiso de porte hasta el 2004 y figura en reportes de las autoridades decomisada en tres ocasiones.Estas dos bandas que se enfrentaron tienen influencia en los barrios de la Comuna 12 como El Rodeo, Doce de Octubre y Eduardo Santos. En esta comuna, según los reportes de las autoridades, existen confrontaciones entre varias bandas como ‘La 8’, ‘La 39’ y ‘La 40’, que por un lado se dedican a controlar rutas de microtráfico. Entre los crímenes hubo un caso ocurrido a finales de agosto pasado cuando dos hombres fueron asesinados a fusil en El Rodeo. El crimen fue atribuido a la disputa entre un reducto de la banda de ‘La 8’ -a la que le habían detenido 23 de sus integrantes el año pasado- y ‘La 40’.Pero en el caso de La Barra de la 44 la principal hipótesis se encamina a que tras la captura de alias Palustre -uno de los miembros de la antigua estructura de los ‘Comba’ que tenían influencia en redes criminales en Cali- se presentó una confrontación entre dos de sus lugartenientes, uno de los cuales se cambió de bando.En el enredado organigrama de los ‘Rastrojos’ o herederos de los ‘Comba’ que quedan en la ciudad, las autoridades tienen identificado a alias Don César, un antiguo sicario que escaló hasta conseguir rutas para enviar droga.Por debajo de él estarían tres estructuras criminales -que a su vez tienen relaciones con bandas de la ciudad- encabezadas por los alias de Avestruz, Fresa y Búho.Este último, quien tiene influencia en las bandas ‘la 39’, de Eduardo Santos y de San Pedro, según las investigaciones de las autoridades, se cambió de bando. “Alias Búho promovió el problema que desembocó en la matanza. Él actualmente está trabajando con los ‘Urabeños’”, explicó una fuente de la Policía.Búho se asoció, según los investigadores, con alias Camilo, máximo jefe, y Mono o Cachetes, coordinador de brazo armado en Cali y Buenaventura, y Chimenea y Diego.Al parecer, este cambio generó una disputa con alias Fresa, quien había sido su aliado y que también tiene influencia en bandas de la Comuna 12, una de ellas ‘La 40’.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad