En Cali han sido asesinados 60 menores de edad en lo que va de este año

Abril 21, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
En Cali han  sido asesinados 60 menores de edad en lo que va de este año

El promedio de homicidios de menores en Cali, indica que en la ciudad es asesinado un menor cada dos días. La comuna más afectada este año es la 13.

De acuerdo con las autoridades, la principal causa de las muertes es la violencia entre pandillas. En 2013, 248 fue el total de menores asesinados.

La noche del pasado viernes, un adolescente de 16 años fue asesinado a la salida de una sala de velación en el suroeste de Cali. La Policía indicó que el joven salía del lugar cuando otros dos jóvenes a borde de una moto se acercaron hacia él y le dispararon hasta matarlo, al parecer, por venganzas relacionadas con pandillas. Al día siguiente, en el centro de la ciudad, un niño de 2 años cayó muerto luego de que un hombre disparara en repetidas ocasiones contra otro que, dice la Policía, bebía unos tragos en un bar del barrio El Calvario.Familiares afirmaron que el niño se encontraba en una tienda cercana al lugar en el momento de los disparos y una bala lo alcanzó. Esa misma noche, la Policía reportó el asesinato de un menor de edad, indicando solo que se trataba de un chico que podría haber estado cursando décimo de bachillerato, sin dar más detalles sobre su nombre o edad y las razones por las cuales pudo haber muerto.Las tres muertes, la del chico que murió en medio de la guerra entre pandillas, la del niño de apenas 2 años de vida que murió por una bala perdida en una guerra de la que no sabía nada en absoluto, y la del otro joven que sería un estudiante de bachillerato, constituyen todas las caras de la violencia en la ciudad. Una violencia que es ejercida y sufrida por los niños. Las causas de la violenciaEn lo que va corrido de este año, de acuerdo con datos de la Personería, 60 menores de edad han sido asesinados en Cali. La cifra indica que durante este año ha habido una disminución del 14 % de las muertes violentas de menores de edad en la ciudad respecto al año pasado. En total, durante el 2013, de acuerdo con estadísticas del Observatorio Social de la Alcaldía de Cali, en la ciudad fueron asesinados 248 menores de edad. Puestas así, esas cifras parecen no decir mucho. Cuando se comparan con las estadísticas de Medellín y Bogotá, adquieren sus verdaderas proporciones. De acuerdo con Medicina Legal, entre enero y noviembre de 2013 en la capital del país habían sido asesinados 67 menores de edad, mientras que en Cali, solo durante los primeros cuatro meses de ese mismo año, el número era de 70. Es decir, de acuerdo con los números que maneja Medicina Legal, en Cali asesinaron tres veces más menores de edad que en Bogotá durante el 2013. Comparada con Medellín, la cifra de Cali equivale al doble de esa ciudad. El comandante de la Policía de Cali, coronel Hoover Penilla, indica que ese alto número de asesinatos de menores de edad se explica por un crecimiento constante de pandillas compuestas por menores de edad. “Hemos venido observando que cada vez más las pandillas en Cali reclutan a menores que están entre los 9 y 16 años”. De acuerdo con el coronel Penilla, ese aumento de menores en estructuras criminales, se debe a su vez a las altas tasas de decersión escolar que tiene la ciudad, que convierte a los niños y adolescentes en blancos fáciles para los reclutadores.“Esta situación, que es a la vez social como delincuencial, hace que los adolescentes sean no solo blanco de agresiones sino también agresores. Conocemos muchos casos de niños de 10 o 12 años que hacen parte de estructuras criminales y que mueren delinquiendo”, afirma el oficial. Para el personero Andrés Santamaría, la situación de homicidios de adolescentes se debe analizar desde varios puntos de vista. Por una lado, afirma el Personero, están las muertes debidas a balas perdidas que deben conjurarse extendiendo el Plan Desarme a toda la ciudad. Por otro lado, están las muertes debidas a violencia entre pandillas que, de acuerdo con las cifras oficiales, son más del 50 % de los casos. “Para esta situación de violencia entre pandillas, lo que se requiere es atención integral por parte del Estado, atención en materia de protección y prevención para los menores”, afirmó Santamaría. Según el funcionario, más allá de acciones de orden judicial, se requieren acciones que tiendan a mejorar la difícil situación social en la que viven los menores que los hace más vulnerables. “No tienen educación, se les violan los derechos más básicos, no tienen alternativas de esparcimiento y oportunidades laborales. En Cali, la situación tiene que ver con la desigualdad social de la ciudad”, dice el Personero.El arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve, concuerda con Santamaría al afirmar que en la ciudad, las acciones políticas no están a la altura de la realidad social.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad