ELN anuncia que liberará a los dos militares secuestrados tras emboscada en Boyacá

Octubre 27, 2015 - 12:00 a.m. Por:
ElPaís.com.co | Colprensa

Además el grupo guerrillero aseguró que en la emboscada murieron 17 soldados y un policía, y no 12 uniformados como informó el Ministerio de Defensa.

El Frente de Guerra Oriental de la guerrilla del ELN confirmó anoche, mediante un extenso comunicado, el ataque perpetrado el lunes pasado en Gúican, Boyacá, a una caravana militar. Lea también: ELN asume responsabilidad de la emboscada perpetrada en Güicán, Boyacá.

En las aclaraciones, el grupo armado asegura que murieron 18 uniformados y no 12 como informan las autoridades. 

Además,  aseguran que el ataque se dio debido al “alto nivel de militarización y represión en todo el país, el cual afecta de manera grave los territorios donde opera el ELN”. 

También aseguraron que el ataque fue perpetrado por tropas del Frente de Guerra Oriental-Comandante en Jefe Manuel Vasques Castaño, el día 26 de octubre, a las 4:00 de la mañana. 

En el comunicado se afirma que no había miembros de la Registraduría Nacional en los lugares donde fue la emboscada. 

Además reiteran que dieron de baja a 17 soldados y a un policía y que además secuestraron a los soldados profesionales Andrés Pérez, oriundo de Tuluá, Valle, y Keider Rodríguez, de Aguazul, Casanare. 

La guerrilla explicó  que luego del ataque se apropiaron de abundante material y armamento de los militares y aseguraron  que en el lugar donde fue la emboscada no hay población civil, ya que es un camino de herradura a una altura de 3.500 metros sobre el nivel del mar, camino que se encuentra a 60 kilómetros del casco urbano de Güicán. 

Por último, dijeron que la operación “no contradice nuestros anhelos de paz, sino que corresponde al contexto de la guerra que vive Colombia, donde hay intensos operativos contraguerrilleros en las áreas mencionadas, lo que produce una respuesta”. Así pues, expresaron que están dispuestos a pactar con el Gobierno un cese bilateral de fuego, para crear un clima favorable de diálogo. 

Horas antes del comunicado del ELN, tres guerrilleros de ese grupo, que habrían participado en la emboscada a los uniformados que custodiaban una misión electoral en el norte de Boyacá y que dejó (como se ha dicho desde un principio) doce muertos, fueron capturados por tropas del Ejército. 

La información fue confirmada por el   general Adelmo Fajardo, comandante de la Octava División, al explicar que luego de la emboscada fueron llevados a la zona unos 200 militares para que capturaran a los responsables del hecho. 

La presencia de los militares originó fuertes  combates en el piedemonte llanero contra subversivos del frente ‘Domingo Laín’, que hace parte del  Frente de Guerra Oriental del ELN, la estructura militarmente más activa de esa guerrilla, que opera en Arauca, Casanare y norte de Boyacá. 

Los tres guerrilleros, uno de los cuales se encuentra herido y a quien se le prestó atención médica, fueron capturados en Saravena, Arauca, y serán entregados a la Fiscalía para que inicie el proceso de judicialización. 

Luis Carlos Villegas, ministro  de Defensa, recalcó que el ataque del grupo armado ilegal no fue una operación militar, sino de una ofensiva terrorista contra la Fuerza Pública, contra el proceso electoral y los indígenas y campesinos que habían votado en esa municipalidad, pues los militares custodiaban a personal de la Registraduría que llevaba 242 tarjetas electorales de 113 de Bachira y 129 de Bocota, lugares en los cuales habían votado indígenas Uwa.

 El procurador Alejandro Ordóñez condenó el ataque y sostuvo que el Gobierno debería suspender las negociaciones exploratorias que lleva con el grupo guerrillero hasta que  haya, por parte de los comandantes elenos,  un compromiso de no repetición de estos actos. 

“Lo que debería hacerse es precisamente suspender cualquier género de conversaciones y reiniciarse cuando el ELN se comprometa a no volver a reiterar estos actos de barbarie, esto debe tener consecuencias, que es lo que el país exige; lo que las víctimas desean es un acto de elemental prudencia”, explicó Ordóñez. 

Para el Procurador es claro que también se debe exigir la liberación de los  dos soldados secuestrados.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad