Elementos externos amenazan el proceso de paz en Colombia

Octubre 16, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Elementos externos amenazan el proceso de paz en Colombia

Disminuida. Las Farc, que hace diez años tenían cerca de 20.000 guerrilleros, hoy sólo contaría con cerca de 8.000 hombres, según los cálculos de las autoridades. En los últimos años han sufrido fuertes golpes.

Analistas aseguran que son muchos los intereses que están en juego y que le estarían apuntando a un fracaso de los diálogos.

La posibilidad de alcanzar la paz en Colombia es un tema que no pasa exclusivamente por las posiciones que logren conciliar el Gobierno y las Farc. También existen elementos y fuerzas externas que abogarán por el fracaso de esta iniciativa.Entre esos ‘ruidos’ que ya se han generado desde el anuncio de los diálogos, existen intereses políticos, jurídicos y militares, según los analistas, que se verían afectados si ya la fuerza del Estado se centro en combatir la delincuencia común u organizada, y voces que no comparten que los jefes guerrilleros puedan participar en la vida política del país.Entre esos elementos políticos el que más se destaca es la oposición que ha manifestado el expresidente Álvaro Uribe Vélez a estas negociaciones porque considera que el grupo guerrillero no es de fiar y que el Gobierno ha otorgado demasiadas concesiones sin recibir nada a cambio.De hecho el llamado ‘Canciller de las Farc’, ‘Rodrigo Granda’, denunció que el exmandatario quiere boicotear el proceso y que en esta oportunidad “el diálogo lo apoyan Estados Unidos, la Unión Europea y muchos países y personalidades... el único que intenta poner palos en las ruedas es un pequeño movimiento de extrema derecha liderado por el expresidente Álvaro Uribe”.El exmandatario ha indicado en varios escenarios que el acercamiento de paz entre el Gobierno y las Farc “es muy grave porque es empezar un proceso de paz sin cese de actividades criminales por parte del terrorismo: asesinan a los colombianos y siguen dialogando”, dijo Uribe Vélez, quien fue la primera persona que hizo públicos los acercamientos que Gobierno y las Farc adelantaban en La Habana.El expresidente Ernesto Samper aseguró que no quisiera ser catastrófico frente al proceso que se inició y que sólo espera que todos esos obstáculos se superen y que el país rodee estos nuevos diálogos.“Hay que organizar la participación de la sociedad civil. Nosotros hemos propuesto unos acuerdos sobre unos mínimos humanitarios y espero que el proceso marche bien porque no es bueno hacer previsiones apocalípticas”, indicó Samper.Los otros elementosEl director de la Fundación Nuevo Arco Iris, León Valencia, aseguró sobre el particular que además de las personas que disparan con discursos a este proceso, como la gente que acompaña al expresidente Uribe, “tenemos también una gente muy peligrosa que le va a disparar con balas a los diálogos de paz”.“Hay grandes enemigos en el campo militar porque al crimen organizado no le interesa que haya una desmovilización o un desarme porque eso significaría que el Estado concentre sus fuerzas en perseguir al crimen organizado. A las mafias lo que les conviene es que se mantenga el conflicto y el caos, y que la Fuerza Pública se divida en dos para combatir a unos y otros; no sólo a ellos”, indicó Valencia.El ex alcalde de Bogotá y exconstitucionalista Jaime Castro agregó a ese listado de amenazas ajenas al proceso, el papel que muy seguramente pueda cumplir la Corte Penal Internacional, CPI, en Colombia.“Hay un elemento externo también que es la existencia de la Corte Penal Internacional que no tolera la impunidad y frente a la cual ya no son viables la amnistía y el indulto a que estábamos acostumbrados. Ese es un elemento que puede en un momento determinado ser negativo porque los militantes de las Farc aspiran a no pagar un día de cárcel, pero si los declaran culpables de delitos de lesa humanidad o contrarios al Derecho Internacional Humanitario, la Corte Penal los va a perseguir”, indicó Castro.Otro elemento externo que afectará el proceso, según el exviceministro y analista Rafael Nieto es el triunfo de Hugo Chávez en Venezuela. “ Con un triunfo de la oposición teníamos más posibilidades de que saliera adelante la negociación”.“En la medida que hubiéramos tenido un gobierno de oposición en Venezuela que les cerrara los espacios territoriales de retaguardia, apoyo logístico, refugio y de referentes políticos e ideológicos a las Farc, estábamos más cerca de la paz”, dijo Nieto.De una u otra forma, varios analistas han insistido en que el proceso no sólo puede traer cosas muy positivas para el país, sino que obtendrían un gran provecho las partes en la mesa, el Gobierno y las Farc, en materia política y electoral, y que las amenazas siempre estarán latentes en una negociación tan concluyente como esta.Los otros factores que también podrían incidirTanto el Gobierno Nacional como la guerrilla de las Farc han considerado que para no afectar las negociaciones, se cuidarán de filtrar información a los medios de comunicación y que sólo harán ruedas de prensa conjuntas.Otra de las medidas que han tomado para garantizar que la discusión se dé sin presiones externas, es no permitir la presencia de organizaciones sociales, de ONG o personas que no están relacionadas directamente con la negociación para evitar que intereses particulares desvíen la agenda.Sólo después de que haya unos acuerdos ya construidos se va permitir la participación de la sociedad civil con aportes o elementos que puedan ayudar a redondear detalles.Más datosAnalistas creen para seguir el proceso son obstáculos, es necesario crear un marco legal para que los combatientes de las Farc que podrían desmovilizarse luego de los diálogos de paz, puedan hacer política de manera activa.El ex combatiente del M-19, Antonio Navarro Wolff, dice que el Gobierno debe evitar que los cultivos ilícitos de las Farc queden en manos de ilegales porque eso desataría una guerra por el control.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad