El oeste y el norte, los sectores de Cali preferidos por los atracadores

El oeste y el norte, los sectores de Cali preferidos por los atracadores

Noviembre 20, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
El oeste y el norte, los sectores de Cali preferidos por los atracadores

El atraco a mano armada, en moto, es la modalidad más usada. Y los celulares son el botín que más buscan los delincuentes. ¿Qué dice la Policía?

Ya sé lo que les dicen los ladrones a sus víctimas antes de matarlas: ‘pasame el celular, #$%$&/, sino querés que te pegue tu tiro’. Ya sé qué es tener un cañón en la frente, ya sé que es tan frío como seguro lo es la muerte misma. Ya sé que en cuestión de segundos vos repasás toda tu existencia y te arrepentís de no haberles dicho ‘te quiero’ a esa gente que amás. Ya sé que incluso pensás cosas como ‘hoy es domingo, el domingo es un pésimo día para morir’ o ‘mi mamá seguro está haciendo almuerzo, no debería saber que voy a morir o que ya morí’. (...) Ya sé que aun cuando entregas todas tus pertenencias, el ladrón quiere más, su arma le pide más. Entonces te dice que cerrés los ojos &%$#$# y dispara. La bala no salió y cuando abrí los ojos, él ya se había ido. Sigo sintiendo el cañón frío en la frente y sigo pensando que de alguna forma ya morí. (...) Esta descripción tiene el vuelo de una  pieza literaria, pero infortunadamente no lo es. Es la cruda realidad en la expresión  de una periodista de El País que fue asaltada, el pasado domingo, a pleno sol de mediodía en el Bulevar del Río, el sitio emblemático de Cali donde ya  no se está a salvo de los delincuentes armados. Lea también: Caso de Jimmy Saa prende alarmas por aumento de hurtos en fin de año. Los demás 7473 mortales que fueron atracados en Cali entre el 1 de enero y el 15 de noviembre de 2015 o los 8235 que creyeron vivir el último instante de su vida  en el mismo periodo de 2016, según estadísticas de la Policía Metropolitana de Cali, seguramente lo refieren en lenguaje común. Pero la sensación es igual de escalofriante: la muerte de frente, algunos paseándose en moto, tomando a sus víctimas por sorpresa, chantajeándolas: me pasas el celular, la plata  o te morís. Ese incremento de 762 casos más (10 %) en los hurtos a personas en ese lapso, generalmente tiene como móvil el celular. Es el  delito que más ha aumentado en la Comuna 2 (oeste y norte de Cali)  este año. Cifras de la institución dicen que en la Estación de Policía de La Flora, encargada de este sector, que va desde Los Álamos hasta Santa Teresita y desde La Campiña hasta Normandía, es la que más denuncias por  hurto a celulares ha atendido: 372 desde el 1 de enero hasta el 15 de noviembre de 2015. Y  497 en el mismo lapso de 2016, con un incremento de 125 casos más (34 %). Lea también: La Comuna 17, la zona de Cali más azotada por los robos. Carlos Arturo Izquierdo, presidente de la Junta de Acción Comunal, JAC,  del barrio Centenario, zona mixta de la Comuna 2, lamenta que a pesar de tener buena colaboración de la Policía con la comunidad, los ladrones continúan cometiendo robos. El líder comunal dice que solo en los últimos 15 días han ocurrido tres robos en su barrio. Justamente una integrante de la JAC  iba para el banco y en la puerta de su casa, un hombre la saludó  muy amable, diciéndole que si no se acordaba de él, que había vivido en el mismo edificio, la distrajo con esa conversación y a los dos minutos llegó otro hombre en moto y arma en mano, le  robaron el dinero que llevaba al banco. Otras dos chicas que salieron de un gimnasio hacia su casa, fueron abordadas por la muerte disfrazada de  motociclista que les hurtó los celulares a cambio de no atentar contra ellas. Una  mujer que caminaba cerca al Edificio Siglo XXI, se salvó cuando un motociclista se subió al andén por donde iba y la cerró para atracarla, pero ella arrancó a correr y a gritar y se refugió en un almacén, donde la auxiliaron. Lea también: Así cayó ladrón que tenía azotado el norte de Cali. “Lamentablemente la Policía no da abasto, un robo en la calle es muy difícil de predecir, de evitar, pero los ladrones siempre andan motorizados, parece que les queda fácil venir de Terrón Colorado y escabullirse por la Avenida 4 Norte”, dice Izquierdo. En efecto, el atraco a mano armada es la modalidad imperante en la ciudad. Del total de hurtos a personas en Cali, 3556  se realizaron con el frío de un gatillo apuntando a la humanidad de sus víctimas, en dicho periodo  de 2015. Método que usaron los delincuentes  en los 4141 atracos  cometidos en el mismo lapso de 2016,  585 casos más, con un incremento del 16 % respecto al año anterior.    De los  robos a celulares en todo Cali,  por atraco se perpetraron 2120 en  el periodo señalado de 2015, y 2646 en el mismo lapso  de 2016. Es decir,  526 víctimas  más (25 %) que sintieron la muerte respirándoles al frente. El teniente Luis Parra, comandante encargado de la Estación de Policía de la Flora, Distrito 3, bajo cuya jurisdición está la Comuna 2, atribuye la situación a que esta zona está rodeada de barrios de estratos más bajos de donde  vienen a robar a los estratos más altos. Por ejemplo, de Terrón Colorado y  Altos de Menga, de un lado, y Floralia, La Isla, Popular, del otro lado.      Rosario Hernández, presidenta de la JAC del barrio La Campiña, cree que los robos se han incrementado en los últimos dos meses,  como históricamente ocurre antes de la temporada navideña. “Saben que  la gente anda de  compras y aprovechan las motos para el robo exprés, quitándoles  los paquetes o  a otros los siguen al banco”, cuenta. “Le hemos pedido a la Policía incrementar el pie de fuerza e instalar más retenes para hacerles controles a los de las motos, porque este vehículo se presta mucho para los robos”, explica la líder comunal. Pero insiste en que los operativos  también tienen que ser para los taxistas, “porque así como los hay   muy honorables, también hay  conductores de taxi que roban”, afirma.   Sin embargo, Rosario admite que también son comunes en el sector los hurtos a residencia en carros de alta gama. “Uno los ve al frente de una casa y cree que están de visita, pero resulta que son campaneros pasando información a otros con celulares; es que ellos  tienen carros, motos, celulares, armas y así es más  fácil el robo”, comenta esta residente de La Campiña. La modalidad de robo con escopolamina se mantiene. Según ha escuchado, los delincuentes se  untan esta sustancia después de aplicarse en la mano colbón para que la primera no les causa efecto a ellos, pero a quien tocan sí les hace perder la voluntad. “Uff, hay gente que hasta va al banco y sacan la plata y se la pasan a ellos”, afirma. El problema de su barrio es que tiene cuatro salidas a Yumbo. Por ejemplo, por  la Calle 41 pasan las motos a toda velocidad. “Uno no sabe si es que van robando, pero suben  la loma hasta un mirador muy reconocido, allá se reúnen  y la Policía lo sabe. Otros huyen hacia Alto Menga, otro refugio”, dice. El teniente Luis Parra destaca que hace quince días, tras labores de inteligencia de la  Sijín, la Policía  desarticuló la banda Los del Vagón, una estructura que delinquía en ese  sector  homónimo, en Altos de Menga. Allí fueron capturadas cinco personas.  Pese al creciente número  de hurtos a personas, la Policía muestra también un alza  en el número de capturas por hurto a personas y hurto a celulares, tanto en Cali, como en la Comuna 2. El  más reciente aprehendido fue el hombre presentado por la Policía esta semana, como  responsable de un robo de un iPhone a una señora en la Calle 41N con Avenida 4N del barrio Vipasa. El hombre no pertenecía a ninguna banda, pero robaba mediante ruleteo (al que da oportunidad).  Su captura se logró  gracias al registro de las cámaras de seguridad del sector, con el cual fue identificado e investigado hasta ser detenido  en su residencia del barrio San Carlos.  Como él,  en 2016 los uniformados han capturado por hurto a 1070 personas en la ciudad, 113 personas más que en el mismo periodo referenciado de 2015, que sumaron 957, con un aumento del 12 %. Y en la lucha contra el robo de celulares, las personas aprehendidas fueron 318 hasta el 14 de noviembre de 2015, pero en el mismo lapso de 2016, totalizaron 474, para un incremento del 49 % con 156 ladrones más puestos a disposición de las autoridades. Son 792 atracadores menos que no pondrán el cañón frío sobre la frente de más víctimas, bañadas por el sudor helado ante la inminencia de la muerte. Pero aún rondan más. Puntos calientesEl teniente Luis Parra, comandante (e) de la Estación de Policía La Flora,  Distrito 3, bajo cuya jurisdición está la Comuna 2, dice que los puntos críticos en materia de hurtos de la Comuna 2, están sobre el corredor vial: el round point de Sameco, en la Calle 70 con Avenida 3 N; la Av. 3 Norte con Calle 52, Av. 2 Norte con Calle 70, barrio Los  Álamos.  La Policía lleva un plan con personal de apoyo en esos puntos para reducir los hurtos. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad