El exguarda presidencial de Uribe que pasó a jefe de finanzas de los 'Urabeños'

El exguarda presidencial de Uribe que pasó a jefe de finanzas de los 'Urabeños'

Noviembre 12, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
El exguarda presidencial de Uribe que pasó a jefe de finanzas de los 'Urabeños'

El capitán retirado del Ejército, Johan Arenas Rúa, presunto jefe de finanzas de los 'Urabeños'

La Policía capturó a Johan Arenas Rúa, presunto jefe de la banda criminal en Antioquia y quien había sido oficial del Ejército.

Uno de los principales cabecillas financieros de la organización criminal 'los Urabeños' en la actualidad, tuvo antes a su cargo una de las misiones más honoríficas de las Fuerzas Armadas: proteger la vida y la integridad del presidente de la República, de los congresistas y de los demás funcionarios que trabajan en el Palacio de Nariño y el Capitolio Nacional. Se trata del capitán retirado del Ejército, Johan Arenas Rúa, quien en la mañana de este martes fue presentado por las autoridades como el jefe de finanzas de la banda en las subregiones antioqueñas del Nordeste, Magdalena Medio, Occidente y Valle de Aburrá. El Colombiano de Medellín estableció que hasta el año 2007, Arenas fue un oficial con una hoja de vida impecable. Esto lo llevó a integrar el Batallón de Infantería N°37 Guardia Presidencial, el cual custodia las sedes del poder Ejecutivo y Legislativo en Bogotá, entre ellas el Palacio de Nariño. Como oficial de dicha unidad militar, protegía no solo al Primer Mandatario de Colombia, sino a los familiares que vivían con él en la sede presidencial. El 16 de agosto de 2007, durante un acto público por la conmemoración del aniversario N°79 del citado batallón, el presidente Álvaro Uribe Vélez valoró “el esfuerzo de ustedes por cuidar a quienes trabajamos en las instalaciones de la Casa de Nariño, de estos edificios públicos adyacentes, por cuidar a mi familia, por cuidarme a mí. Muchas gracias, son detalles de la vida democrática que tocan el fondo del alma”. Acto seguido, el Jefe de Estado impuso condecoraciones a nueve miembros de la Guardia, incluyendo al capitán Arenas, quien recibió una medalla en el grado Mérito Militar. Al final de su discurso, Uribe Vélez resaltó la gratitud hacia estas personas e hizo énfasis en que “aquí cumplen una tarea, la de apoyar un designio, una patria sin terrorismo guerrillero, sin terrorismo paramilitar. Una patria sin narcotráfico. Una patria sin corrupción. Una patria que con la entereza de la fuerza pública, la firmeza del Gobierno, el seguimiento de todos a la Constitución, el valor de sus armas, haga que las nuevas generaciones vivan felices en su suelo”. Sin embargo, el camino que tomaría luego este oficial, traicionaría ese sueño. De oficial condecorado a cabecilla de banda En 2008 Arenas se retiró de las Fuerzas Armadas y se dedicó a la vida civil, presuntamente como empresario del gremio de taxis. Su camino volvió a cruzarse con las autoridades cuatro años más tarde, aunque esta vez del otro lado de la ley. En un operativo de la Policía en el municipio antioqueño de Remedios (24/7/12), perdió la vida Jorge Iván Arboleda, el líder de 'los Urabeños' en la subregión del Nordeste. Los investigadores judiciales que lo investigaban comenzaron a buscan a sus socios y así emergieron dos apodos: 'Marcos' y 'el Capi'. El poder lo asumió el primero de ellos, de nombre John Jairo Restrepo, pero también fue dado de baja en otro operativo (16/2/14) en el municipio de Maceo. Los agentes continuaron el seguimiento y determinaron que, tras esta última muerte, se incrementó el poder de 'el Capi', al punto que la organización criminal le encomendó el manejo de las finanzas en el Nordeste, el Magdalena Medio, el Valle de Aburrá y el Occidente, según el relato del coronel Ramiro Riveros, subcomandante de la Policía Antioquia. Incluso, añadió el oficial, “coordinaba cargamentos de cocaína por vía marítima hacia Centroamérica”. El ascenso en la estructura llevó a este personaje a trabajar con el jefe político del grupo: Albeiro Feo Alvarado, alias Benavidez. Con su intermediación, 'el Capi' ganó más vuelo y comenzó a extender sus redes en el área metropolitana. El CTI de la Fiscalía y la Policía enfocaron sus esfuerzos en descubrir quién era este hombre misterioso, que en tan poco tiempo había cobrado tal importancia en el bajo mundo. El cerco empezó a cerrarse con la captura de su patrón 'Benavidez' en Tolima, el pasado 28 de septiembre. Aunque 'el Capi' ya manejaba un bajo perfil, le tocó reducir sus acciones. No obstante, ya las autoridades lo habían identificado: era Johan Arenas Rúa, aquel valeroso capitán conmemorado por el Presidente de la República. Investigadores del CTI adscritos a la Dirección de Policía Judicial contra el Crimen Organizado, en equipo con la Fiscalía, lograron expedirle una orden de captura por concierto para delinquir agravado. Al trabajo se sumó la Policía Antioquia, logrando ubicar a 'el Capi' en la tarde del pasado domingo, cuando estaba almorzando en un restaurante de la vereda Carrizales del municipio de El Retiro, en la vía a Santuario. Los policías lo llevaron a la estación local para verificar sus antecedentes y hasta allá se desplazaron los agentes del CTI para notificarle el arresto. Esa misma noche la Fiscalía 22 de la Dirección contra el Crimen Organizado solicitó el allanamiento a un apartamento del Edificio Punta Luna, en el barrio Calasanz de Medellín, el cual presuntamente era utilizado como “oficina” por la banda. Allí incautaron 7 millones de pesos, celulares y equipos de cómputo. Este lunes 'el Capi' fue presentado ante el Juzgado Tercero Penal Ambulante de Antioquia, donde aceptó el cargo de concierto para delinquir agravado que le imputó el ente acusador. Le dictaron medida de aseguramiento y lo enviaron a la cárcel de máxima seguridad de Itagüí, según fuentes cercanas al caso. De esta manera va llegando el ocaso en la carrera de Arenas Rúa, al pasar de protector de altos funcionarios, a custodio de los dineros de la mafia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad