‘El Alacrán’, a juicio por asesinato del padre Tiberio

Enero 05, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País I Cali y Tuluá
‘El Alacrán’,  a juicio por asesinato del padre Tiberio

Cambió versión. Henry Loaiza siempre había negado su participación en la masacre de Trujillo, sólo hasta hace dos días lo aceptó, al parecer, para obtener beneficios judiciales.

El narcotraficante también deberá responder por la muerte de otras 44 personas en Trujillo (en 1990). La resolución de acusación fue proferida por un fiscal de la Unidad de Derechos Humanos.

Tras 21 años del asesinato del padre Tiberio Fernández Mafla, la Fiscalía llamó a juicio al narcotraficante Henry Loaiza Ceballos, alias El Alacrán, para que responda por este crimen y el asesinato de otras 44 personas en el municipio de Trujillo, Valle del Cauca. La resolución de acusación fue proferida por un fiscal de la Unidad de Derechos Humanos y hace parte del proceso que se sigue por la emblemática masacre de Trujillo, que dejó centenares de muertos. Según la decisión, ‘El Alacrán’ fue acusado como presunto responsable de los delitos de homicidio agravado en concurso con secuestro y desplazamiento forzado de 45 personas en hechos ocurridos entre marzo y abril de 1990. Sin embargo, el fiscal también consideró procedente archivar la investigación contra este narcotraficante por 42 casos de homicidio y uno de retención ilegal en estos mismos hechos.Este anuncio se da un día después de que Loaiza Ceballos, quien está preso en la cárcel de máxima seguridad de Palmira (Valle), aceptara en una carta dirigida a la Fiscalía su responsabilidad en el asesinato y desaparición de 438 personas en este municipio, entre 1986 y 1994.Un crimen que conmocionóAlias ‘El Alacrán’ deberá responder por el asesinato del padre Tiberio, cuyo cadáver fue descuartizado y, como la mayoría de las víctimas, sus restos arrojados al río Cauca.Según las investigaciones, el sacerdote, quien era conocido por su arduo trabajo con la población, había manifestado su intención de denunciar ante Amnistía Internacional la desaparición de campesinos de la zona.Según testigos, desde ese momento el padre empezó a recibir amenazas de muerte e, incluso, algunos habitantes del pueblo cuentan que siempre se veía preocupado y nervioso. El 17 de abril de 1990 el padre Fernández Mafla fue desaparecido y asesinado, junto con su sobrina. Su crimen se convirtió en el símbolo más cruel de la masacre de Trujillo. Un informe elaborado en el 2008 por la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación (Cnrr) estableció que en ella participaron militares, policías, narcotraficantes y guerrilleros. El documento indicó que los objetivos de esta alianza eran despojar a la guerrilla de la zona y asesinar a cualquiera que fuera señalado como simpatizante del grupo subversivo. Claman justiciaOrlando Naranjo Betancurt, presidente de Asociación de Familiares de las Víctimas de Trujillo (Afavit), desde hace años estaba a la espera de que la Fiscalía tomara esta determinación. “Esperamos que esta vez se esclarezca el caso Trujillo, porque este proceso lleva más de 20 años y primero se muere la gente de vieja antes de que se haga justicia”, sentenció Naranjo.El líder de la Afavit dijo que sólo espera que la Fiscalía aporte las pruebas para poder acusar a ‘El Alacrán’ del crimen del sacerdote Tiberio. Por su parte, Luis Enrique García, familiar de una las víctimas y quien se desempeñó durante varios meses como acólito del padre Tiberio, recordó que en Trujillo siempre se ha dicho que alias El Alacrán fue quien asesinó personalmente al sacerdote. “Sólo queremos que se haga justicia”.En su carta, ‘El Alacrán’ dice estar dispuesto a confesar su autoría en la muerte de estas personas, pero aclara que aceptará los cargos con la única intención de recobrar su libertad, después de 16 años de estar preso ya que, según él, es inocente.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad