El 2013 es el año del puntillazo final contra las bacrim: general León Riaño

El 2013 es el año del puntillazo final contra las bacrim: general León Riaño

Febrero 10, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
El 2013 es el año del puntillazo final contra las bacrim: general León Riaño

El general José Roberto León Riaño, director de la Policía Nacional.

Para nadie es un secreto: hay una guerra en las calles. El director de la Policía, general José Roberto León Riaño, habla del intento por conjurarla.

Tener apellido de fiera no debe resultar asunto sencillo. Apellidarse León y haber sido un chico flacucho, por ejemplo, es un detalle que la crueldad de la niñez seguramente tuvo que capitalizar en burlas y mofas. Apellidarse León y ser policía, tampoco debe ser fácil. En esta jungla de narcotraficantes en que se ha convertido Colombia, alguna bestia huidiza, metida en una ratonera, debe estar riendo de la ironía de tener a un león a sus espaldas. El león, este León, sin embargo, se toma las persecuciones en serio.La semana pasada cayó 'Chicho'. 'Chicho' era el último miembro del Clan Urdinola y jefe militar de 'Los Machos', el ejército de matones de Don Diego, antiguo cabecilla del cartel del norte del Valle. Con esa captura, la banda criminal, en teoría, habría llegado a su fin. Pero las cosas en la jungla no son tan simples: muchos de los antiguos 'Machos' se transformaron en 'Urabeños', otra banda criminal a la que justamente 'Chicho' le habría abierto la puerta de la región. Y con los 'Urabeños' entrando al departamento se desató una guerra que ha dejado cientos de muertos en las calles. Esta no es una exageración de la selva: el año pasado se contaron 123 muertes violentas en Buenaventura, 199 en Tuluá, 288 en Palmira. Cali tampoco se ha salvado: los mandos medios de la mafia se pelean la territorialidad de la ciudad, mientras se teme que el reacomodo derivado de la captura de 'Chicho' deje más cadáveres en los andenes.El general León está ahora en su despacho en Bogotá. Uno de sus hombres le contesta el celular mientras él atiende el teléfono. Si respondiera todas las llamadas que le hacen al móvil, tal vez rugiría del desespero. León tiene los minutos contados. Es cosa de todos los días. En un par de horas se montará a un helicóptero, se reunirá con el Ministro de Defensa, hablará con el Presidente, volverá a la capital. La Policía le ha declarado la guerra frontal a la mafia. Y este año, dice, será definitivo. La promesa, sin embargo, no parece tan fácil de cumplir. En este jungla, hay fieras que no creen en leones.Cayó 'Chicho' y con ello se anunció el fin de ‘los Machos’. ¿De verdad es posible en medio de este panorama, donde unos se cambian al bando de los otros, pensar que ‘los Machos’ llegaron a su fin?Con esa captura comienzan a desmoronarse. Nosotros continuamos las operaciones contra estas bandas. El año 2013 es el año del puntillazo final contra las Bacrim. Todas nuestras capacidades y nuestra inteligencia estarán dirigidas a diezmarlas y quitarles ese dolor de cabeza a los colombianos.Con 'Chicho' tras las rejas, ahora se habla de 'Guacamayo'. Y después de 'Guacamayo', se hablará de otro. Y luego de otro. Entonces se repetirá lo de la cola del lagarto. Si al Valle se lo están peleando los mandos medios de la mafia, ¿qué tan fácil es conjurar esa guerra si ellos son aun más invisibles que las cabecillas que ya no están?Sin importar el nombre o el alias, tenemos la firmeza y la decisión de luchar contra cualquier cabecilla, llámese como se llame. Lo que hemos venido demostrando es que se ha respondido a toda responsabilidad asignada y así ha pasado con el desmantelamiento de los grandes carteles: el de Cali, el del Norte del Valle, el de la costa Atlántica, de Bogotá. Y también se han venido diezmando las bandas criminales; cuando nacieron en el 2006 había 33, hoy son unas pocas. Y frente a esa nueva realidad, es decir, frente a los movimientos de las Bacrim, ¿qué movimientos está haciendo la Policía?Este año vamos a inaugurar la Central de Inteligencia para la Seguridad Ciudadana, el CI3 24/7. Y con eso empezaremos a aplicar las lecciones aprendidas, las fórmulas del éxito en la lucha contra el narco, para llevarle más seguridad al ciudadano.Pero a pesar del esfuerzo, las bandas criminales siguen ahí y sus efectos se siguen viendo en las calles...Sí, pero esta es una nueva realidad. Hoy hemos diezmado su accionar violento. Nosotros somos víctimas del éxito: los grupos se han atomizado y ahora algunos están dispersos, sobre ellos estamos empezando a trabajar. Pero sobre esos grupos y sus mandos medios ya se han hecho capturas, por ejemplo en el Valle. En Buenaventura empezó a desmantelarse ‘la Empresa’; esta semana se le hicieron unas capturas importantes. ¿Quién es alias Guacamayo?Alias Guacamayo estuvo ya detenido y ahora está incidiendo criminalmente en el Valle. Pero aquí, le reitero, estamos trabajando. Y lo que le hemos anunciado al país se lo hemos cumplido: cuando inicié mi gestión dije que íbamos por 'El Loco Barrera' y está capturado; después se habló de 'Sebastián' y 'Sebastián' está capturado; luego dijimos 'Mi Sangre' y está capturado; después 'Chicho' y fue 'Chicho'; dijimos 'Don Leo' y fuimos hasta Perú por él... A los colombianos les vamos a responder.En el Valle el panorama es aterrador: 'Martín Bala' peleándose el control territorial de Cali, 'El negro Orlando' reclamando Buenaventura, ‘Gafas’, Cartago; ‘Cristian’, Zarzal. La gente sabe esos nombres, comenta de los miedos que suponen. ¿Qué decirles a esas personas que están quedando en medio de toda esta guerra?El primer mensaje que quiero enviar es para los delincuentes: lo mejor es que se entreguen, porque está toda la firmeza de la Policía para capturarlos o neutralizarlos y ya hemos demostrado que sí cumplimos. El otro mensaje es para los ciudadanos: denuncien, que quienes deben sentir miedo son los delincuentes.Hace un tiempo usted dijo que con la captura de 'Picante' había logrado información valiosa sobre la conexión de bandas criminales colombianas con carteles mexicanos. Aquí en el Valle se habla de que algunos de los descuartizamientos ocurridos el año pasado en Tuluá tuvieron que ver con eso. ¿Qué tan mexicanizado está el crimen en el Valle?Ha habido un vínculo fuerte. Lo que llamaron en un momento como la 'mexicanización' de Tuluá respondía a un intercambio de prácticas criminales entre bandas y carteles mexicanos, pero eso se ha venido aclarando, se han venido dando capturas importantes en Tuluá. La gente debe tener confianza.General, ¿usted no cree que si se legalizaran las drogas, la lucha contra el narcotráfico podría conjurarse más fácilmente, quizás en menos tiempo?Colombia es uno de los países que más han sufrido el narcotráfico, pero de igual manera es uno de los países que han tenido mayor éxito en la lucha. Estamos de acuerdo con el presidente Santos en que Colombia tiene la suficiente autoridad moral para revisar la estrategia y mirar otras alternativas que puedan llevar a tener mayor contundencia en la lucha contra las drogas. Usted fue comandante de la Policía en Cali. Cuando llegó, los homicidios iban en alza, la gente tenía una percepción de inseguridad alta. Siete años después las cosas no parecen haber cambiado mucho...Cali ha tenido toda la atención de la Dirección General de la Policía y el Gobierno Nacional. En este momento en Cali están los insumos necesarios para quitarle ese estigma de ser una de las ciudades más violentas del país. Por instrucciones del Gobierno Nacional, en la primera semana del año a la ciudad se le asignaron otros mil policías, se ha aumentado casi al doble el número de cuadrantes, se les ha dado tecnología, equipos de movilidad; esperamos que cuando todos estos refuerzos se empiecen a ejecutar, se marque una diferencia.En esa época usted llegó a estar de acuerdo con el plan desarme total en la ciudad. Aquí el 90% de los crímenes son perpetrados con armas de fuego, ¿no cree que esa medida de restricción debería al fin aplicarse en todo Cali, tal como pasó en Bogotá donde la restricción influyó en la disminución de homicidios del 6%? Claro, hay que mirar los ejemplos de éxito. Mirando las particularidades de la ciudad, aquí habría además que hacer unas campañas preventivas, adelantar campañas para que las armas se entreguen y motivar entre la gente otras maneras de dirimir los conflictos. ¿Usted estaría de acuerdo con que se les otorgue beligerancia a las Bacrim y así puedan ser combatidas también por el Ejército en las ciudades?Tenemos un debilitamiento en diferentes municipios. Por ejemplo, en el Valle 'los Rastrojos' tienen injerencia solo local, no hay un cabecilla de la banda a nivel nacional y además nosotros no lo vamos a permitir.Pero no me respondió...No, yo creo que la Policía Nacional ya ha demostrado, a través de la historia, que responsabilidad que asume, responsabilidad que le cumple. En esta materia, han sido contundentes los golpes a las bandas criminales y vamos con todo para combatirlas. Quedaría la banda 'Renacer', pero hace pocos días capturamos a su máximo cabecilla en el Chocó; continúan las disidencias del Erpac, el Bloque Meta y la disidencia de Libertadores de Vichada. El problema son esos miembros que quedan sueltos. 'Los Machos', por ejemplo, ya no existen como tal, pero la mayoría de sus hombres están trabajando para 'los Urabeños'...Por eso, ya le dije que vamos con todo contra esas bandas criminales. Hay una decisión institucional en ese sentido, siguiendo los lineamientos del Presidente y el Ministro de Defensa. Nosotros tenemos una estrategia que, por obvias razones, no le puedo decir.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad