Ejecutan plan para atender emergencia ambiental en Norte de Santander tras atentado

Junio 17, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Colprensa
Ejecutan plan para atender emergencia ambiental en Norte de Santander tras atentado

Sobrevuelo sobre el municipio de Teorama, donde se muestra la contaminación por el derrame de crudo causado por el ataque al oleoducto Caño Limón-Coveñas.

Las autoridades ambientales decidieron suspender el servicio de agua potable a 16.000 personas, ya que el hidrocarburo llegó al río y lo contaminó. Con carrotanques tratan de controlar la situación.

Norte de Santander vive una emergencia ambiental por cuenta de dos nuevos ataques con explosivos atribuidos a las Farc, esta vez contra el segundo oleoducto más importante del país: Caño Limón-Coveñas.

Ante la grave situación, fueron socializadas varias medidas durante una reunión de gestión del riesgo que se realizó en Tibú, con la presencia de Ecopetrol, el ministro de Medio Ambiente y el Ejército Nacional. Allí se analizó la situación de las poblaciones de Teorama y Tibú, afectadas por el derrame de crudo. Ante el atentado fue necesario suspender el agua potable en el municipio de Tibú, dejando sin el servicio a 16 mil habitantes, porque el hidrocarburo llegó al río y lo contaminó. 

El primer ataque contra el oleoducto Caño Limón-Coveñas se produjo en la tarde del martes en el municipio de Teorama, en Norte de Santander, explicó Julio César Silva, secretario de gobierno de ese departamento. 

El otro atentado se registró en la localidad de Tibú, también en Norte de Santander y 465 kilómetros al noreste de la capital colombiana, hubo otra voladura del oleoducto, informó Gustavo Becerra, alcalde del mencionado poblado. Aún no se ha establecido cuánto crudo se derramó en los dos ataques. Unos 20 operarios de la estatal Ecopetrol fueron enviados a la zona para evaluar los daños. Unas 10 personas afectadas, principalmente por el humo, fueron atendidas, pero ninguna de ellas presentaba riesgo. 

Según el reporte de las autoridades, debido al fuego que se generó tras el ataque 30 familias debieron abandonar la zona.

Gabriel Vallejo, ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, catalogó el hecho como una catástrofe ambiental e informó que con carrotanques tratan de asistir a la población que está sin el suministro del líquido. 

“Los pescadores no pueden desarrollar sus actividades y la ganadería también se ve afectada. Hay muerte de peces y daños a ecosistemas. Pedimos a la comunidad tolerancia y calma, porque varios días estaremos suministrándoles el agua con carrotanques, por eso los instamos a horrarla pues no es una tarea fácil”. 

Ecopetrol decidió además asegurar la protección de la bocatoma del acueducto municipal de Tibú y la instalación de dos puntos de control operativos en la desembocadura de Caño Cinco y Los Samanes sobre el río Tibú, con el fin de contener el crudo derramado.

Adicionalmente se activó un punto de control permanente en la vereda Club de Leones, en el mismo afluente, y se mantiene activado otro punto en La Gabarra sobre el río Catatumbo.

La Empresa precisó que la emergencia será apoyada con 12 carrotanques de agua, los cuales serán entregados al Consejo Municipal de Gestión del Riesgo y Desastres de Tibú para su distribución a la comunidad.

La tubería afectada se extiende 780 kilómetros y lleva unos 80.000 barriles de crudo cada día desde campos petroleros del noroeste en la frontera con Venezuela hasta el puerto de Coveñas, sobre la costa del Caribe, en el norte del país. 

La red de transporte colombiana es de alrededor de 9.000 kilómetros entre oleoductos y poliductos, de acuerdo con Ecopetrol, propietaria del tubo Caño Limón-Coveñas, el segundo más grande del país después del Oleoducto Central, de 837 kilómetros de longitud. La estadounidense Occidental es la que extrae el crudo del campo Caño Limón, que alimenta la tubería. 

El mayor general Juan Bautista Yepes, jefe de Operaciones de Ejército, informó que el orden en la zona está controlado, hay una sala de crisis en funcionamiento para mantener a raya a los grupos armados y la Fuerza Pública se encuentra desplegada.

Con la presencia del Ejército en la zona tratan de garantizar que los operarios de Ecopetrol puedan ingresar para realizar la limpieza de áreas afectadas y reparación de la infraestructura.

En 2014 se registraron más de 67 atentados contra oleoductos del país y en 2013 hubo 47 atentados, la mayoría atribuidos al ELN. 

 

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad