EE.UU. cambia su estrategia antidrogas de 2013 y la centra hacia la salud pública

EE.UU. cambia su estrategia antidrogas de 2013 y la centra hacia la salud pública

Abril 24, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | EFE

Así lo reveló el zar antidrogas de ese país, Gil Kerkikowske, quien aseguró que este "no es solo un asunto de la justicia criminal sino también una gran preocupación de salud pública".

EE.UU. divulgó este miércoles su estrategia antidrogas para 2013 que marca las prioridades del presidente Barack Obama para su segundo mandato y la cual incluyen ampliar los fondos y el acceso a programas de tratamiento y salud mental a más de 60 millones de personas para 2020 mediante la reforma sanitaria.El documento, que será presentado en la Universidad de Johns Hopkins en Baltimore (Maryland), propone que las políticas antidrogas se basen en la "ciencia y no la política" , por considerar que la drogadicción "no es solo un asunto de la justicia criminal sino también una gran preocupación de salud pública"."El mensaje principal es que nos estamos centrando por completo en un modelo de salud pública y la importancia de tratar a personas con problemas de drogas, porque no podemos solucionar este problema mediante arrestos ni mediante la legalización de las drogas", dijo el zar antidrogas de EE.UU., Gil Kerlikowske, horas antes de presentar la estrategia junto a otros expertos."Esperamos que entre la solicitud de fondos del presidente Obama y la reforma sanitaria, millones de personas recibirán la ayuda que necesitan y eso nos ayudará a reducir los costos del sistema judicial", agregó Kerlikowske, quien destacó que la reforma sanitaria de 2010 exige que las aseguradoras cubran a personas con problemas de drogadicción.Entre más de un centenar de medidas contra el consumo de drogas en EE.UU, el plan incluye un incremento de unos 1.500 millones de dólares en fondos federales respecto a 2012, para programas de prevención y tratamiento del abuso de drogas.En 2011, de los 21,6 millones de estadounidenses a partir de los 12 años de edad que necesitaban ayuda por el consumo de alcohol o drogas ilícitas, sólo 2,3 millones o un 10,8 % recibió tratamiento. Por ello, la estrategia busca ampliar el tratamiento entre grupos vulnerables como veteranos de guerra y estudiantes universitarios, entre otros.Según datos oficiales, Estados Unidos invirtió 9.200 millones de dólares en programas de tratamiento y prevención en el año fiscal 2012. Para el ejercicio fiscal de 2014 Obama ha solicitado 10.500 millones de dólares para programas de prevención y tratamiento del abuso de drogas.El documento, que tiene unas 104 páginas en siete capítulos, hace énfasis en políticas para el combate "inteligente" contra el crimen derivado del consumo de drogas de tal forma que, en vez de ir a la cárcel, los infractores no violentos vayan a programas de tratamiento. La estrategia incorpora reformas del sistema de justicia criminal, incluyendo los tribunales para drogadictos y programas para reducir las tasas de encarcelamiento, además de programas comunitarios. La oficina de Kerlikowske aseguró que el énfasis en la prevención, en particular entre los jóvenes, rinde mayores frutos, tomando en cuenta que por cada dólar invertido en este tipo de programas escolares hay un ahorro potencial de hasta 18 dólares en el tratamiento de drogadictos.En aras de la "responsabilidad compartida" , el documento destacó la urgencia de continuar la cooperación en la lucha antidrogas con México y Centroamérica, para que los progresos registrados con esos países "no resulten en el desplazamiento de la amenaza (del narcotráfico) a la región" del Caribe.La estrategia también subraya la necesidad de combatir el abuso de medicamentos recetados, incluyendo analgésicos, muchos de los cuales contienen opioides y crean dependencia, como la codeína, la metadona, hidrocodona y Oxycontin.El abuso de esos analgésicos sin fines médicos ha hecho sonar la alarma entre las autoridades de EE.UU., donde sólo en 2010 se registraron más de 1,3 millones de visitas a urgencias, más del doble de la cifra de 2004 y superando incluso el número de visitas por el abuso de todas las drogas ilícitas en su conjunto, indicó el documento.En 2010, más de 38.300 estadounidenses murieron por culpa de una sobredosis con recetas médicas, en particular analgésicos con opioides, agregó.En general, el consumo de drogas en EE.UU. ha bajado sustancialmente en los últimos 30 años, en parte por la cooperación entre las autoridades locales, estatales, federales e internacionales.En años recientes el consumo de la cocaína ha bajado en un 50 %, mientras que el de metanfetaminas ha bajado en casi una tercera parte desde 2006. Sin embargo, el uso de la heroína aumentó de 373.000 personas en 2007 a 620.000 en 2011. Según el documento, para algunos drogadictos, el camino hacia la heroína comienza con el uso de opioides con receta médica. "Continuar arrestando gente no resolverá el problema: Zar antidrogas de EE.UU.El zar antidrogas de la Casa Blanca, Gil Kerlikowske, defendió el enfoque del Gobierno del presidente Barack Obama de impulsar programas de salud pública para combatir el consumo de drogas, e instó a otros países a que adopten ese paradigma."No podemos solucionar este problema mediante arrestos ni mediante la legalización de las drogas", dijo Kerlikowske, titular de la Oficina Nacional de Políticas para el Control de las Drogas (ONDCP, en inglés) de la Casa Blanca, horas antes de divulgar la estrategia nacional antidrogas para 2013.Parte de la estrategia incluye el fomento de la cooperación de EE.UU. con otros países en la lucha contra los narcóticos, además de la inversión de poco más de 10.500 millones de dólares en programas de prevención y tratamiento.Para el año fiscal 2014, Obama ha solicitado además 9.600 millones de dólares en programas policiales internos, 3.700 millones para la interceptación, y 1.600 millones para programas internacionales."Mi experiencia de casi cuatro décadas como jefe de policía me ha enseñado que éste es un asunto de salud pública muy importante y que el continuar arrestando a la gente no resolverá el problema, y eso es lo que mis colegas en todo el país piensan", observó. Su esperanza, aseguró, es que "otros países se unan a nosotros y adopten un enfoque de salud pública al problema".Aparte de visitar algunos centros de tratamiento "Nueva Vida" en México, Kerlikowske destacó centros similares en Guatemala, Perú y Colombia. La cooperación internacional es clave si se toma en cuenta que, por ejemplo, Brasil enfrenta "un problema significativo de cocaína" dentro de sus fronteras, señaló."En los flujos (de cocaína) hacia África, España, la Comunidad Europea y desde luego el Reino Unido, hemos visto un cambio en muchos de estos patrones porque nuestro consumo de cocaína ha bajado de forma significativa, en un 40 % en los últimos seis años", precisó.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad