Dos policías mantuvieron secuestrada a una mujer por diez meses

Mayo 09, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa

Fuentes de la Policía manifestaron que los dos policías capturados al parecer hacían parte de una tenebrosa banda dedicada al secuestro y extorsión que opera en la zona sur del departamento de Nariño.

Ciento cuarenta millones de pesos habrían recibido los dos subintendentes de la Policía Antinarcóticos capturados por el Gaula, implicados en el secuestro de una comerciante de la ciudad de Ipiales, quien permaneció 10 meses en poder de sus captores. Se trata de los policías Gustavo Gabriel González de Arco, natural de Barranquilla, y Carlos Rubén Aragón Noriega, oriundo de Tesalia, departamento del Huila, acusados de haber participado en el secuestro de Marcela Cadena, reconocida comérciate de Ipiales. Fuentes de la Policía manifestaron que los dos policías capturados al parecer hacían parte de una tenebrosa banda dedicada al secuestro y extorsión que opera en la zona sur del departamento de Nariño. Los subintendentes González de Arco y Aragón Noriega, quienes laboraban en la ciudad fronteriza, fueron investigados por espacio de un año por agentes del Gaula, quienes lograron establecer su participación en el secuestro de la ciudadana , cuando se dirigía a las 7:00 de la noche, por la vía Panamericana, entre Pasto y la ciudad de Ipiales. Las investigaciones dan cuenta que en el corregimiento de San Juan, distante 5 kilómetros de Ipiales (Nariño), la noche del 22 de enero de 2012, los uniformados montaron un retén, oportunidad que aprovecharon los delincuentes para secuestrar a la mujer. AudienciaEn la audiencia de imputación de cargos y legalización de captura, cumplida en el Juzgado Tercero Penal Municipal de Pasto, por el juez de Control de Garantías, John Jairo Rodríguez, se conoció que los subintendentes implicados recibieron la suma de 70 millones de pesos cada uno. Además, se pudo confirmar que por la liberación de Marcela Cadena los secuestradores exigían a sus familiares la suma de mil millones de pesos. Durante la imputación de cargos se conoció que la víctima el día del secuestro regresaba de la Cárcel Judicial de Pasto a donde había acudido a visitar a su esposo privado de la libertad, investigado por narcotráfico. La mujer retornaba a su residencia, ubicada en la ciudad de Ipiales. Los dos uniformados investigados fueron destituidos de manera fulminante de la institución policial.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad