Dos años después, las heridas por la masacre de la Barra La 44 siguen abiertas

Dos años después, las heridas por la masacre de la Barra La 44 siguen abiertas

Noviembre 07, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Andrés Felipe Becerra Ibáñez | Reportero de El País
Dos años después, las heridas por la masacre de la Barra La 44 siguen abiertas

La familia Rojas Rojas asistió a la Universidad Santiago de Cali el pasado martes 13 de octubre a la entrega del grado póstumo como abogado de Carlos Augusto.

En esa fatídica noche de aquel viernes 8 de noviembre de 2013 murió Carlos Augusto Rojas, un joven estudiante de Derecho de la Universidad Santiago de Cali. El mes pasado, su familia recibió el grado póstumo del alma máter.

"Queremos agradecer este reconocimiento a la Universidad. Quisiéramos que hubiera sido muy diferente. Es un legado que Carlos Augusto le deja a su hijo”.  Silvia María Rojas, de 61 años de edad, saca fuerzas para hablar, pero  lo puede hacer solo dos minutos. Luego se  quiebra, llora un poco..., hace silencio. Tiene la cabeza gacha y con sus manos sostiene un diploma. Está parada frente a unas 30 personas en un salón llamado Punto de Bolsa del Bloque 2, Edificio de los Egresados de la Universidad Santiago de Cali. Son las 12:30 p.m. del martes 13 de octubre.  Todos los presentes, incluyendo su esposo Luis Carlos Rojas de 63 años, su hija Paola Andrea Rojas de 32 y su nieto Sebastián  de 14, hijo de Carlos Augusto, hacen lo mismo: están en silencio. Silvia, contará luego, siempre le estuvo huyendo a este momento. Su familia también. La mujer, de cabello corto, ojos muy claros, es la mamá de Carlos Augusto Rojas Rojas, una de las nueve  víctimas de la masacre del   viernes 8 de noviembre de 2013 en la Discoteca Barra La 44, Comuna 12, en el   nororiente de Cali.   Esa noche,  un grupo de hombres, en especial uno  con una pistola adaptada para disparar 30 balas,  causaron una de las matanzas  más graves de los  últimos  años en Cali. Fue un ajuste de cuentas entre bandas delincuenciales del sector. El arma había sido incautada en tres ocasiones, en Cali, Bogotá y Medellín y hasta el 2004 fue una pistola  legal, cuyo dueño fue asesinado ese mismo año en la capital vallecaucana. 

[[nid:479978;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/11/victima-barra-la-44-interna.jpg;left;{Carlos Augusto Rojas Rojas, abogado asesinado en la masacre de la Barra La 44. Especial para El País}]]Para la época, Carlos Augusto, de 33 años de edad, estaba estudiando y finalizando Derecho y se encontraba haciendo la judicatura en la Cárcel de Villahermosa. 

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad