¿Dónde están los 4.000 colombianos secuestrados por los que nadie responde?

Abril 02, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Luiyith Melo García | Reportero de El País.
¿Dónde están los 4.000 colombianos secuestrados por los que nadie responde?

En el país han sido secuestradas cerca de 4.000 personas en 16 años. En poder de las Farc, que es la que más secuestra, aún permanecen 405. En el Valle hay 72 casos.

Cuatro años y medio lleva Conchita sufriendo la tortura del secuestro de su hija María Claudia Rojas, quien fue sacada a la fuerza de su finca de Dapa, zona rural de Yumbo, el 6 de septiembre de 2007 por delincuentes comunes. Julio César Rojas, el padre, no aguantó más ese suplicio y seis meses después, el Jueves Santo del 2008, se suicidó.María Claudia, una veterinaria de 37 años, solía ir a la finca porque disfrutaba la vida del campo y se deleitaba atendiendo vacas, caballos y los ocho perros que se morían por ella. Cuidaba de ellos como si fueran sus hijos; finalmente eran parte de la familia.Pero esa mañana de septiembre, la adversidad tocó la puerta de la familia Rojas. Poco antes del mediodía, Conchita recibió una llamada desde el celular de su hija. “Mami –le dijo María Claudia, en tono tranquilo— no te preocupes pues me acaban de coger tres señores con cara de buena gente que dizque piden diez millones de pesos para liberarme. Estoy en un filo y desde aquí se ve la finca, pero fresca que yo los estoy transando y seguro hoy mismo vuelvo a casa”.Pero la profesional nunca regresó. Apenas 30 días después de su plagio y después de un intento de liberación se perdió todo contacto, toda señal de vida.Gustavo Adolfo Muñoz, presidente de la Fundación Nueva Esperanza que trabaja por el regreso de los secuestrados, puso tres vallas en la vía a Dapa en las que se ofrecían $50 millones de recompensa a quien diera razón de su paradero, pero las vallas fueron desmontadas. Muñoz las volvió a colocar, pero de nuevo fueron quitadas y luego recibió una llamada anónima que le advertía que no las volviera a colocar porque se desvalorizaban las propiedades de la zona.El caso de María Claudia es el número 3.959 de los secuestrados en Colombia entre 1995 y 2011 que aún no regresan a su casa. Que tal vez ya nunca regresarán. A los cuales ya se les perdió la pista porque sus captores -guerrilleros, autodefensas, delincuencia común y aún familiares- no volvieron a dar pruebas de que estuvieran vivos. Y ya ni siquiera piden plata por un rescate que se ve claramente imposible.3.959 secuestrados en los últimos 16 años que aún no regresan es la cifra que maneja la Fundación Nueva Esperanza, la ONG que cuenta con uno de los más amplios registros de secuestrados en Colombia, acopiado de expedientes de la Fiscalía y organismos de seguridad. Muchos de ellos ya no están vivos y de pocos se han encontrado sus restos.De ese total, 694 secuestros corresponden a las Farc, 524 al ELN, 376 a la delincuencia común, 379 a las autodefensas o paramilitares, 50 a grupos disidentes y 52 sorprendentemente a familiares de la propia víctima.En ese historial de sufrimientos Antioquia lleva la peor parte entre los 32 departamentos del país, con 493 casos, seguido de Cesar con 152, Casanare 134, Bolívar 131 y Magdalena 103 (ver gráfico).Aparte de Antioquia, la costa Atlántica y los Llanos Orientales han sido los otros focos de concentración del secuestro en Colombia. El Valle del Cauca, tiene un registro de 72 secuestros en los últimos 16 años, 32 de los cuales han sido cometidos por las Farc, 26 por la delincuencia común, 6 por el ELN, 6 por las autodefensas, 1 por grupos disidentes y 1 por familiares.Otra miradaPor su parte, Olga Lucía Gómez, directora de la Fundación País Libre, sostuvo que las Farc, el grupo guerrillero que ahora está anunciando el fin de la práctica del secuestro, cometieron entre el 1 de enero de 2002 y el 31 de diciembre de 2011 2.678 secuestros, lo que representa un 28% del total de hechos registrados en el país.Eso posiciona a este grupo delictivo como el mayor secuestrador en Colombia en los últimos años, advirtió Gómez.Pero actualmente hay en poder de las Farc 405 personas secuestradas, según la Dirección Operativa para la Defensa de la Libertad Personal (Fondelibertad). El 75% de los secuestros de esta guerrilla tenía una finalidad de tipo extorsivo, en tanto que un 22% de los casos fueron tipificados como secuestros simples.País Libre también atribuye a la delincuencia común la comisión de 2.530 secuestros entre 2002 y 2011. La cuestión es que este tipo de delincuencia no siempre pide rescate directamente por la víctima, sino que en muchos lugares del país opera en asocio con bandas criminales que venden la víctima a la guerrilla.Gómez precisó que tanto el secuestro político como el perpetrado con fines económicos son extorsivos porque por ambos se pide algo a cambio, bien sea dinero, canje o algún otro beneficio. “Ambos tienen un peso muy grande en la agenda pública y el extorsivo económico tiene un peso muy grande en la dinámica de la guerra y representa casi el 98% de los casos”, aseveró.Nadie tiene una cifra aproximada de cuánto dinero ha podido mover esa industria perversa del secuestro, pero con seguridad son billones de pesos, dice un analista. Lo más grave es que esos recursos han sido un combustible que ha movido el conflicto armado en el último medio siglo, al lado del tráfico de estupefacientes. Para País Libre, Antioquia ha sido el departamento más afectado con el secuestro de las Farc con un 12% del total, seguido por  Cundinamarca con un 9%, Cauca, Valle y Magdalena cada uno con el 6% de los casos sobre el total del país.El ex gestor de paz del Valle, Fabio Cardozo Montealegre, señaló que el secuestro es un delito de enorme impacto en el país, pero a pesar de eso “pareciera que al Estado y la sociedad sólo le importasen los secuestrados que han sido objeto de la propuesta de canje de las Farc y las liberaciones”. De los demás no se dice nada.“Ojala pudiéramos consignar los nombres de todos los secuestrados para que no nos olvidemos que existen y recordar que ese es un delito execrable”, dijo Cardozo.El problema es que las familias no sólo no saben dónde están sus secuestrados, sino que tampoco saben si aún están vivos. Ese es el dolor que no ha dejado tranquila a Conchita durante estos cuatro años y medio. Ni siquiera a Jaime Trujillo, padre del subintendente Jorge Trujillo, pese al anuncio de su liberación. Muchos, incluso, han pagado millonarias sumas por la liberación de su familiar, pero nunca se los han devuelto. Ahora --dice Gustavo Adolfo Muñoz, de la Fundación Nueva Esperanza-- pagan hasta $50 millones para que les retornen sus restos a fin de darles cristiana sepultura. Pero ni así los devuelven.Un concejal perdido en manos de las FarcOswaldo Díaz Cifuentes, abogado y concejal de la ciudad de Palmira fue secuestrado el 15 de octubre de 2001. Hombres armados se lo llevaron de una finca de descanso en la vereda Quisquina, en la zona rural de la Villa de las Palmas.Su hija Paola Johana sostiene que lo plagiaron las Farc. Durante los dos primeros años, guerrilleros identificados con los alias de Orbey y El Paisa le pidieron a la familia el pago de $300 millones por su rescate.Sin embargo, después del 2003 no volvieron a comunicarse. De hecho, alias El Paisa fue dado de baja en combates con el Ejército colombiano en zona rural de Buga.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad