Documentos de Wikileaks revelan información contundente sobre las Bacrim

Documentos de Wikileaks revelan información contundente sobre las Bacrim

Febrero 22, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I Redacción
Documentos de Wikileaks revelan información contundente sobre las Bacrim

Desmovilización. Los jefes de las AUC le advirtieron al Gobierno y a la OEA que estando ellos en la cárcel sus mandos medios se volverían inmanejables.

Los hechos parecen darles la razón pues son precisamente, muchos de esos mandos medios de los antiguos paramilitares, los que hoy lideran las llamadas bandas criminales.

Documentos de Wikileaks conocidos ayer revelaron la realización de varias conversaciones acerca del proceso de paz con los grupos paramilitares. En uno de los cables, entregado al diario El Espectador, Sergio Caramagna, de la OEA, le contó a la embajada de Estados Unidos de una reunión que se hizo a instancias del alto Gobierno, el Ministerio de Defensa y los mandos militares, en la que los jefes de las AUC les advirtieron que sus mandos medios se volverían inmanejables.Esa reunión, según el cable del Departamento de Estado de EE.UU. ocurrió el 10 de noviembre del 2006. En la información revelada se dice que Caramagna, quien hacía parte de la misión de apoyo al proceso de paz de la OEA, le presentó al Gobierno un informe en el que revelaba que existía información sobre 22 estructuras criminales en todo el país, creadas a sólo un año de la primera desmovilización. Además, indicó que esas estructuras estaban conformadas por paramilitares medios y rasos.Los cables revelan que esas bandas, para el año 2006, estaban compuestas por trece mil personas, entre las que había delincuentes, desmovilizados, paramilitares que no se desmovilizaron y narcotraficantes.En otro de estos cables, fechado el 19 de diciembre del 2006, Caramagna le dijo al Departamento que nunca se imaginó que los jefes de las AUC iban a ser enviados a la cárcel. Preocupación por rearmeLa Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (Codhes) emitió ayer un informe, en el que señalaba que las bandas crininales son una reedición de los paramilitares.Para Codhes las denominadas bandas criminales - bacrim - son simplemente la presencia paramilitar a pesar de la desmovilización. ¿Quién provee de inteligencia a las bacrim? ¿De dónde sacan listados de más de 120 líderes sociales y sus familias que hoy están amenazados? Una banda criminal no tiene esos niveles de inteligencia”, aseguró el presidente de Codhes, Jorge Rojas.Recordó además que el Gobierno hizo público en días pasados el riesgo electoral que había en 67 municipios por culpa de los grupos ilegales, entre los cuales hay 32 por causa de las bandas criminales. “Si el Gobierno considera que esas bandas criminales, así llamadas, están interviniendo en procesos políticos entonces estamos ante una reedición del paramilitarismo con nuevos nombres pero en esencia sigue siendo una terrible realidad” , precisó Rojas. El presidente de Codhes dijo que las Bacrim hacen lo mismo que hacían las AUC en materia que quitar tierra a campesinos, imponer candidatos, asegurar la operación de grupos narcotraficantes y cuidar a fincas de grandes ganaderos. La diferencia sería que antes había un jefe reconocido y ahora hay una forma de delinquir fragmentada.“No todos los ‘paras’ se desmovilizaron, no todos los que se desmovilizaron eran paramilitares y buena parte de los nuevos grupos paras (Bacrim) son una prolongación del modelo de paramilitarismo de antaño en Colombia”, puntualizó.Asimismo, la ONG llamó la atención sobre la ley de Justicia y Paz . “El marco de impunidad de esta ley se pondrá en evidencia en un año, cuando varios paramilitares vinculados dentro de procesos judiciales empiecen a salir de las cárceles por pena cumplida”, indicó la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (Codhes), al advirtir el riesgo de la lentitud en que se lleva a cabo el cumplimiento de dicha norma desde su entrada en vigencia en 2005.Atentado contra políticos colombianosLos documentos de la embajada estadounidense revelan atentados contra la ex senadora Piedad Córdoba, el ex candidato presidencial Gustavo Petro y ex presidente Álvaro Uribe.Según una fuente consultada en el informe, que fue elaborado el 21 de diciembre de 2006, los ataques eran planeados por los paramilitares para frenar la presión política que había para que se iniciara en su contra un proceso judicial.En varias ocasiones se cita a Petro, quien le comenta a la fuente y a los medios de comunicación que tiene temor por su seguridad y la del ex presidente Uribe. El informante reporta que habló con el jefe de seguridad del Palacio de Nariño y dijo que habían tomado esas amenazas en serio.Roberto Gerlein, líder conservador, en diciembre 6 dijo que una fuente de un ministerio le reveló que los paramilitares planeaban realizar un magnicidio y que el hecho iba a “sacudir el país”.En noviembre 30, cuando el actual general de la Policía, Óscar Naranjo, dirigía la Dijín, informó al autor del comunicado que tenía conocimiento que los objetivos eran Córdoba, Petro y un líder conservador. El oficial reveló que el objetivo era intimidar a los críticos de los paramilitares.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad